22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

México: país tóxico VIII

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / junio . 02, 2018.

“Mi deber es no atender a los que sólo representan el deseo de un corto número de personas, sino a la voluntad nacional”. (Documentos, discursos y correspondencia de Benito Juárez)

La postura de Donald Trump, referente a imponer aranceles penosos al intercambio comercial con México, refleja una mentalidad desequilibrada del norteamericano, porque está en guerra contra el mundo. Perfecto.

Sin embargo, México nunca ha tenido una relación fácil con Estados Unidos. Lo que a veces perdemos de vista es cuando comenzó esa convivencia tan complicada, nos es como una muela picada.

Tenemos más que vecinos, ataduras que nos lastiman permanentemente con dicha nación, siendo que históricamente, desde “La doctrina del Destino Manifiesto”, es la creencia de los colonos de Estados Unidos de que su destino era expandirse hacia el Oeste hasta alcanzar el Pacífico. Fue una ideología con consecuencias históricas fundamentales.

• El gobierno de los Estados Unidos, la Constitución y las instituciones del país y, a consecuencia de ello, los propios estadounidenses, poseen virtudes que los hacen únicos y especiales.

• Como consecuencia de lo anterior, los estadounidenses tienen la obligación moral de propagar su forma de gobierno y su visión del mundo.

• Y que en esta misión serán acompañados por Dios.

Esas tres ideas se combinaron, junto con otras como el excepcionalísimo americano, para formar una ideología asumida por muchos estadounidenses que justificaba y veía con buenos ojos a su expansionismo.

Para acentuar dicho proceso de dominio, con la presencia de Joel Poinsett fue uno de los diplomáticos más importantes de Estados Unidos del siglo XIX, creía que el Imperio Mexicano era una farsa y que pronto se vendría abajo por la falta de dinero. Sin embargo, no pudo convencer al ministro del Exterior, Juan Francisco de Azcárate, de que México vendiera Texas, Nuevo México, Alta y Baja California, Sonora, Coahuila y Nuevo León. Motivó reclamos de mexicanos a su política exterior hacia México, por lo que tuvo que salir, para luego de 30 años más tarde, regresa para insistir en dicho cometido. En cuanto al famoso historiador Alberto María de Bustamante en su Gabinete Mexicano: “En esta sazón apareció Poinsett con el depravado designio de fomentar la desunión, no sólo entre los mexicanos y españoles, sino entre los mismos mexicanos, diseminó a todos sus agentes por toda la República, que correspondieron exactamente a su misión, sembrando la discordia entre hermanos. Nuestra República era entonces la imagen del infierno, pues todos se hostilizaron sin piedad; logró por fin, no sólo dividirnos para que su misión sacase todo el partido posible de nuestra desunión, desmembrándose la integridad de nuestra República, sino que se diese la ley de expulsión de españoles, para que, emigrando a Norteamérica con sus inmensos capitales, aumentasen la riqueza de su nación…”

La historia se complica con la Doctrina Monroe. Ha sido una pieza fundamental de la política exterior de Estados Unidos en relación a Latinoamérica. Según la cual cualquier intento de colonización o intervención de una potencia europea en territorio del continente americano será respondido por Estados Unidos, que no tolerará ninguna clase de intromisión en la zona.

A esta doctrina también se le conoce con la expresión de "América para los americanos". Porque el imperialismo gringo, nos considera parte de su propiedad y patio trasero; cuestión que, en el siglo XX, al culminar la Revolución, Álvaro Obregón, urgido de que Estados Unidos reconociera su autoridad, firmó con ese gobierno el 13 de agosto de 1923 los infamantes tratados de Bucareli, donde nos someten a aceptar políticas económicas y territoriales en plena ventaja a los gringos.

Aunque los llamados tratados de Bucareli no fueron aprobados por los congresos de uno y otro país, constituyen uno de los hechos más vergonzosos para México. Obregón entregó dignidad, decoro y soberanía nacional a cambio del reconocimiento de su gobierno. Otorgó a los extranjeros los derechos que no tenían los mexicanos. Ya a 94 años de distancia, desde 2004, se han reformado los artículos 27 y 28 constitucionales, con el propósito de entregar a corporativos trasnacionales el consumo de energía eléctrica de las empresas que facturan 60 por ciento de los ingresos totales de la Comisión Federal de Electricidad, con Vicente Fox, y Felipe Calderón, más Enrique Peña Nieto, vemos las consecuencias de privatización de tierras para minas y PEMEX.

El neoliberalismo nos provoca el deterioro de la economía y la vulnerabilidad en seguridad nacional, derivada de la desigualdad y la pobreza. Por lo que la nación, requiere con urgencia, como bien lo dijo Juárez:  Mi deber es no atender a los que sólo representan el deseo de un corto número de personas, sino a la voluntad nacional”.

Queda claro a Héctor Hernández Pons Grupo Herdez, José Ramón Elizondo de Vasconia, José Antonio Fernández de Fensa, Germán Larrea de Grupo México y Alberto Baillères del Palacio de Hierro.

Continuaremos.

 

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar