19 julio 2019
El Popular

La Brecha

El resultado

Por Eduardo GÓMEZ GÓMEZ. / mayo . 28, 2018.

Recuerda algunos de tus logros o resultados que más orgullo y satisfacción te hayan generado.

Es muy positivo que sean demasiados, y también muy motivante. Es probable que al repasar algunos de ellos, notes que tu cuerpo se siente más sereno, menos tenso, y te sientas más dispuesto a superar tus retos y a plantearte otros más.

Pese a que esto sucede así, es frecuente que concentramos nuestra atención en lo que “no pudimos lograr”, y obviamos lo que efectivamente logramos. Y obtenemos desánimo y agotamiento derivado de eso que no logramos: dudamos de nuestra capacidad, de nuestra fortaleza, de nosotros, y nos hundimos más.

Cada uno de nosotros podríamos hacer con rapidez una lista de lo que no hemos logrado en la última semana, y hasta podría ser una lista muy larga; en cambio, si se nos pidiera hacer una lista de lo que logramos, tal vez tendríamos dudas. En ocasiones, tal vez hasta balbucearíamos: “Creo que…”, y tal vez seguiría un silencio, mientras entramos en un diálogo interno.

¡Haz la prueba!, pregúntale a alguien cercano a ti qué resultados obtuvo en la última semana, y observa qué tan fácil o complejo es para esa persona el poder expresarlos. ¡Hazlo de nuevo con alguien más! Observa el efecto, incluso con la forma en la que tú responderías a tal pregunta.

Será frecuente también que cuando hagamos tal pregunta, la respuesta no sea una lista de resultados, sino una lista de actividades o de acciones realizadas. ¿Puedes notar que hay una diferencia entre una actividad y un resultado?

La Norma ISO 9000:2005 define el término “proceso” como “conjunto de actividades mutuamente relacionadas o que interactúan, las cuales transforman elementos deentrada en resultados”.

¿Te hace sentido?Las actividades o las acciones no son el resultado, aunque sí están encaminadas a obtener o lograr el resultado. Esas actividad es interactuantes se realizan sobre los “elementos de entrada”: sobre los materiales, equipos y personas que intervienen o entran en el proceso, de una forma específica y ordenada. De hecho, en ISO 9000 se precisa: “Los elementos de entrada para un proceso son generalmente resultados de otros procesos”.

Considera este ejemplo:vas a hacer un licuado de fresa, y tienes lo necesario para hacerlo; sí, tienes fresas, leche, azúcar, licuadora, vasos, energía eléctrica y una persona dispuesta para realizar las actividades necesarias para obtener el licuado de fresade tu preferencia, entre otras cosas. ¿Notas que cada ítem mencionado es un resultado o producto por sí mismo? Muy bien, al ingresar en un nuevo proceso esos productos o resultados se convierten en elementos de entrada del proceso, y van a ser transformados para obtener un nuevo resultado o producto.

Ahora, la persona inicia las actividades necesarias para obtener el licuado: limpia las fresas, dispone la licuadora, vierte la leche en el vaso de la licuadora, y ahora las fresas, el azúcar… los complementos que decidas agregar; después, cierra el vaso, lo coloca en la licuadora, la activa, licua por unos minutos, y… sirve el licuado en un vaso. ¿Cuál es el resultado de este proceso? Un licuado de fresa servido en un vaso. ¿Estás de acuerdo? Durante este proceso se hicieron varias actividades, y cada una de ellas podría considerarse individualmente como un proceso específico, pero nuestro proceso principal consistía en obtener un licuado de fresa servido.

Considera ahora lo siguiente: en caso de que la persona omitiera colocar las fresas, ¿habría obtenido el licuado de fresa? O bien, si no colocala leche, ¿qué producto o resultado habría obtenido?

¿Puedes notar que el producto obtenido en tales casos no es el que estaba previsto? En muchas ocasiones hay personas haciendo actividades, muchas, demasiadas, “infinitas”, están muy ocupadas, pero pese a que las están haciendo, están omitiendo hacer las necesarias, y en consecuencia no obtienen el resultado o el producto esperado, ¿cómo le llamarías a esto?

eduardo.gomez@cleverspot.com.mx

Te puede interesar