22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

Stalingrado

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / mayo . 19, 2018.

"Bajo el sistema federativo, los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes. No pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, disponiéndose a vivir en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley les señala".  (Discursos y manifiestos de Benito Juárez)

Del manifiesto, tal pareciera que los tecnócratas en el poder neoliberal por 30 años, hacen todo lo posible por violar las palabras de Juárez, porque cada vez más, empobrecen, humillan y venden la soberanía nacional. Hacen de la democracia un juego de palabras para persuadir que están apegados al derecho y Constitución, pero por sus actos, están imposibilitados a ser aprobados por el pueblo y nación. Si la democracia no tiene cabida en nuestros hogares para una vida digna, ésta no existe, porque está en proceso embrionario.

Los índices de pobreza y marginación; el empobrecimiento de los contenidos educativos, bajo pretexto de una tal “reforma educativa”; la cada vez más lejana canasta básica, junto con la castración a los derechos laborales de la clase trabajadora toda; el pretexto desarrollista del país, que impulsan la privatización de los bienes nacionales, que se inician con Telmex, Imevisión, Ferromex; en proceso acelerado de Pemex y CFE, por citar algunos. Aunado a que el sustento de una nación en tener el control del capital financiero y bancos pasaron a mejor vida al ser privatizados, más beneficiados con impuestos mínimos o nulos. Por todo eso, es como han hecho de México una nación tóxica que desencadena en la inestabilidad social sin precedentes, porque entre ello, la violencia desatada por el crimen organizado, devienen por la impunidad con la actúa el sistema político y gobernante en turno.

Los tecnócratas, empezando por Carlos de Salinas, quien fue el que orquestó el desmantelamiento de la nación y de sus instituciones públicas, así como de impulsar una política educativa apegada a los intereses de grupo para crear una sociedad analfabeta funcional sin posibilidades de contar con herramientas de reflexión para hacer valer sus derechos. De esta parte, los mismos partidos políticos –todos– también son sometidos al despojo de su dignidad, de sus principios doctrinarios, mismos que ya no representan ni pueden emitir un discurso que se apegue en el fondo a las expresiones sociales, porque resultan cómplices del sistema.

Una vez más, la tecnocracia nociva, como ya lo he manifestado en este tema desde el principio, al recibir una enseñanza ideológica norteamericana, les borraron sentimientos éticos de nación, patria, identidad y conciencia histórica, por una que corresponda a intereses gringos o capitalistas. Mediante poderes fácticos han logrado desmantelar la nación, despojándola de identidad; saben que estamos indefensos de cada acción tóxica y corrosiva de su modelo de gobierno porque tienen secuestrada a la ley y Constitución, porque saben que mientras tengan sin identidad a los partidos políticos, éstos actúan en consecuencia a sus intereses, máxime de ello, en cada legislatura, donde les imponen supuestas iniciativas que son para minar más a la nación, no en su beneficio. Si en las comunidades agrarias e indígenas, en los centros urbanos, en sectores sociales y universitarios se dan actos de protesta, no implica que por hacerlo sean unos agitadores o sean un peligro al desarrollo, como los acusan; no, obedece a que son violados sus derechos sistemáticamente.

Ahora bien, para ampliar y poder explicar cómo desnudar cuáles son los objetivos centrales de estas castas divinas, así como del proceso invasor de apropiarse de la nación mediante estas castas criollas, quienes, en conjunto, perversamente, sin necesidad de invadir militarmente a México, pero siguiendo una política expansionista norteamericana, se pegan a un diseño totalmente aberrante, llamado Doctrina del Shock, misma que iremos explicando en el desarrollo y aplicación sistemática en contra de los intereses nacionales y de Latinoamérica, en especial, México.

Doctrina del Shock

Antes, expongamos el proceso de sometimiento e integración de nuestras naciones a los intereses norteamericanos, mediante nuestros “prominentes” jóvenes gobernantes que han sido adoctrinados en esa mentalidad apátrida, por lo que El Proyecto de Integración Política del Continente transita un camino complejo y contradictorio, con una resistencia creciente del verdadero poder internacional.

En esta lucha debemos tener muy en cuenta y seguir de cerca las acciones políticas, económicas, militares, y “diplomáticas” de EU. Nunca abandonaron sus objetivos hacia América latina y el Caribe, a quienes –pese a los cambios en la región– siempre consideraron “su patio trasero”.

Esa política tiene planteada como misión principal, la de impedir por los medios que sea, los avances de la integración y la unión de los pueblos y países de América Latina y el Caribe. ¿Cómo impulsan sus objetivos?

Continuaremos.

*Analista político y de prospectiva social

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx             

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Te puede interesar