19 octubre 2018
El Popular

Bregando

Es hora de revivir El Relicario

Por Jaime OAXACA. / mayo . 15, 2018.

Más pronto que rápido ha terminado la feria taurina de Puebla Capital, la buena noticia fue que se reinauguró El Relicario, la mala que sólo se llenó media plaza en los festejos.

La empresa que organizó las toreadas tuvo como cabeza a Pedro Haces y Curro Leal, aunque el rumor que Rafael Herrerías es parte de la empresa está latente, inclusive se dice que le dieron el paquete de toros y gallos; vaya usted a saber.

El Relicario estuvo abandonado casi dos años, de 2016 a 2018; la plaza fue remodelada para la feria 2018, quedó en buenas condiciones, se presentían llenos, se auguraban corridas con los tendidos pletóricos de aficionados que regresarían a su plaza por el cariño que le tienen; no fue así.

Con el cierre del coso inaugurado en noviembre de 1988, se echó a la gente de la plaza y no es fácil regresarla, nada fácil, mucho menos si sólo se piensa ofrecer las corridas de feria.

El Relicario fue una parte importante de la tauromaquia nacional, llegaron a realizarse hasta 25 festejos en un año, un promedio de un par cada mes; taurina y económicamente era un coso productivo que se perdió.

Probablemente a la nueva empresa le interese abrir El Relicario, tendrá que ofrecer corridas en las que no vengan figuras españolas para que el costo de boletos sea más accesible al público; el costo de los boletos y la poca publicidad, parecieran las razones principales de la ausencia de aficionados.

Sin que fueran elefantes con cuernos, la empresa compró para la feria ganado bien presentado, salvo dos o tres excepciones, si eso se logró a pesar de castellas y ponces, seguramente podrán hacerlo para diestros mexicanos que tengan ganas de jugársela, hay toreros, lo que faltan son oportunidades para ellos.

Ganado con trapío, diestros con hambre de triunfo, boletos a buen precio, auténticas ganas de realizar algo por la fiesta, suficiente publicidad, acercamiento con la afición poblana, harán que la gente regrese al coso ubicado en la zona histórica de Puebla.

Todo indica que este año se mantendrá en pie El Relicario, además se invirtió una buena cantidad de dinero para arreglarlo.

Así que mientras llega un nuevo gobernador, que a lo mejor se le ocurre tirarla, saquémosle provecho.

Tiene varios años que no se definen los triunfadores de feria, la última vez fue cuando Juan Huerta estuvo como empresario, con parte de la prensa definieron los triunfadores; sin embargo, no se entregaron premios, ya pasó la época en que la Asociación Taurina entregaba trofeos a lo mejor de la feria.

Este año, no se entregarán premios, pero nada me impide definir a lo mejor de las tres corridas que se ofrecieron.

El triunfador fue Federico Pizarro quien cortó dos orejas, fue el único que lo hizo en las corridas de feria.

La mejor faena también la logró Pizarro, al toro Seda Blanca de Villa Carmela, quinto de la noche del 27 de abril.

Desierta la mejor estocada.

Los mejores lances fueron las verónicas que logró Arturo SaldívarHasta Siempre de Marco Garfias, lidiado en sexto lugar el 4 de mayo.

El mejor puyazo fue de Daniel Morales al toro Seda Blanca.

La designación a la mejor brega corresponde a Juan Ramón SaldañaPoblano de Villa Carmela, lidiado en sexto lugar el 27 de abril.

Héctor Gutiérrez fue el novillero triunfador; esa noche Juan Ramón Saldaña dio una catedra de lo que es bregar.

Queda mucho trabajo por realizar taurinamente en Puebla, los pocos grupos taurinos pareciera que están alejados de fiesta, únicamente Tradiciones y Cultura realiza las conferencias de Los Toros Hablados, aunque tres charlas al año son insuficientes para rescatar el taurinismo poblano.

Puebla ya recuperó su recinto taurino, no es suficiente, queda mucho por realizar, es hora de revivir El Relicario.

Te puede interesar