21 marzo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Tómelo con calma

Por Fernando MORA. / mayo . 12, 2018.

Ha existido una gran incógnita sobre qué pasará gane o pierda el candidato de Morena a la presidencia de la República. Sin duda, los más pesimistas establecen un gran retroceso con base en un gobierno paternalista que nos llevará a los setenta; sin embrago, al analizar lo que fue la gestión de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno y al ver su relación con empresarios y la aplicación de políticas públicas, encontramos que como titular del gobierno de la Ciudad de México no fue radicalista ni llevó la ciudad al caos.

Si tomamos en cuenta la situación de nuestro país, en donde a lo largo de las últimas dos décadas se han establecido bases en materia de política pública, que nos llevan al entorno internacional, llegamos a la conclusión de que desde el gobierno federal pocos son los cambios radicales que puede encabezar un presidente si no cuenta con apoyo de gobiernos estatales y municipales. Las autoridades federales no tienen demasiado margen de maniobra y la mayor parte de los presupuestos salen desde el Congreso de la Unión ya anclados para programas y fines específicos.

Un gobierno encabezado por López Obrador y sus grupos, salvo abocarse a generar ahorros y transparencia para tener recursos para sus ocurrencias o compromisos sociales, no tendría de arranque mucho margen de maniobra; menos aún si se diera un contrapeso en el Congreso de la Unión, que es el órgano que autoriza el presupuesto federal, en el caso para 2019.

La gran interrogante, en caso de ganar López Obrador, es qué pasará con los grupos radicalistas que ha alimentado y despertado desde hace varios años el tabasqueño; ese tigre con el que amenaza y al que muy probablemente ni él mismo pueda controlar. ¿Qué pasará con mucha gente que apostó las esperanzas al proyecto cuando Andrés Manuel no pueda o no quiera responderles?

¿Qué sucederá con estos grupos si López Obrador no gana? Sin duda, nuestro país vive momentos complejos derivados de grandes desigualdades, falta de oportunidades, carencia de servicios esenciales como la salud, la educación, la alimentación y los servicios básicos.

Gane o no López Obrador, los mexicanos debemos preocuparnos por cómo se atenderán esos rezagos sociales, por un lado; así como el cansancio y hartazgo de otros grupos sociales, que ya no aguantan la impunidad, la corrupción y los abusos. Será una ardua tarea en la que debiera trabajarse en conjunto, con todos los grupos políticos y sociales.

Tómelo con atención. Esta semana marchas y manifestaciones de familiares de los desaparecidos han tomado fuerza y relevancia por las madres que han decidido alzar la voz; sin duda, las desapariciones han sido un serio problema en la última década. En realidad pareciera que al tema se le ha brindado atención; sin embrago, los resultados son muy pobres y la inconformidad ha venido creciendo. Es un asunto que no hemos visto en las plataformas de los partidos políticos a la Presidencia de la República y que sólo eventualmente ha sido parte del discurso; por ello, es importante que se enciendan los focos de alerta, ya que será un rubro en el que la próxima administración sin importar su bandera o color, deberá trabajar arduamente.

El clima de violencia e inseguridad en el que ha vivido nuestro país se traduce en ataques a políticos, mujeres, periodistas y muchos otros sectores de la sociedad; por lo que la gran tarea es lograr la instrumentación de programas y acciones concretas que permitan recuperar la paz en nuestra sociedad. No se puede permitir que siga adelante el clima de incertidumbre e impunidad, es necesario resolver el tema de la violencia y terminar con las desapariciones, así como con muchos otros delitos que fracturan a nuestra sociedad. Esta será otra de las grandes asignaturas pendientes.

Tómelo con las reservas del caso. El Fondo Monetario Internacional ratificó las perspectivas de crecimiento para México, pero alertó que el proceso electoral es un factor que podría empeorar el ambiente de incertidumbre. Enfatizó el creciente populismo en algunos países y los escándalos de corrupción como los riesgos que podrían tener una fuerte incidencia en los criterios económicos.

Preocupantes los resultados del Reporte de Perspectivas Económicas Regionales dados a conocer por el FMI, ya que exhiben que el retomar políticas gubernamentales populistas se traduciría en un retroceso de más de varios años en el desarrollo y crecimiento de México, así como de otros países de la zona.

@Fernando_MoraG

* Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana.

* Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

*Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

 

Te puede interesar