26 marzo 2019
El Popular

La corte de los milagros

De cómo sería el debate de candidatos a la gubernatura

Por Rodolfo RUIZ. / abril . 24, 2018.

Anoche que veía el debate de candidatos presidenciales, me imaginé cómo sería este ejercicio democrático de confrontación de ideas y propuestas si los protagonistas fueran los abanderados a la gubernatura de Puebla.

De entrada llegue a la conclusión que aquí no sería un debate de 4 contra 1, sino de 3 contra 1 o de 3 contra 2. Martha Erika Alonso Hidalgo, Michel Chaín Carrillo y Alejandro Romero Carreto contra Luis Miguel Barbosa o los primeros tres contra Luis Miguel Barbosa y Enrique Doger Guerrero.

También concluí que el formato de la discusión, poco pero muy poco se asemejaría con el realizado anoche en el Palacio de Minería de la Ciudad de México.

Aquí el debate de candidatos a la gubernatura seguramente será a la antigüita: cuatro intervenciones de tres o cuatro minutos por participante sobre diferentes temas; más un minuto para réplicas o alusiones personales; moderado por un periodista a modo que no haría preguntas incisivas, sino que se concretaría a presentar a los candidatos y a intervenir para asignar el uso de la palabra o advertir a un candidato que ha rebasado el tiempo de su participación.

En Puebla lo más seguro es que no haya tres ni dos debates, sino uno sólo para no violar el artículo 224 del Código de Instituciones y Procesos Electorales que textualmente dice:

“En la elección de Gobernador, el Consejo General organizara? por lo menos un debate pu?blico que se llevara? a cabo previo acuerdo de los partidos poli?ticos y candidatos, por conducto de sus representantes acreditados, debiendo propiciar la existencia de condiciones para su realizacio?n; asi? como acordar lineamientos y plazos que regira?n los mismos”.

En este ejercicio imaginario fantasee que el candidato a la gubernatura de la coalición Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa, no saldría a la defensiva, como anoche vimos a Andrés Manuel López Obrador, sino a la ofensiva y crítico de los gobiernos de Moreno Valle y GaliFayad; que Martha Erika Alonso tampoco asumiría la posición de Ricardo Anaya, sino que se comportaría como anoche vimos al priísta Jose Antonino Meade y a la esposa del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Me figuré al ex rector de la BUAP y ex presidente municipal de Puebla, Enrique Doger, como a Ricardo Anaya, repartiendo leña por parejo a la candidata de la alianza Por Puebla al Frente y al abanderado del bloque integrado por Morena, el PT y el PES, y a Barbosa y Doger confrontándose al final del debate por el colaboracionismo que uno y otro tuvieron con el ex gobernador Moreno Valle.

A los que apenas y pude vislumbrar fue a los candidatos del PVEM y el Panal, Michel Chaín y Alejandro Romero, respectivamente. A ambos los imaginé como críticos de Barbosa y de Doger en menor medida, pero sobre todo como comparsas de la puntera en las encuestas: Martha Erika Alonso.

Te puede interesar