22 mayo 2019
El Popular

La Moviola

Yo soy Simón: soy superficie

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / abril . 18, 2018.

El pensador hispanomexicano Eduardo Nicol postula que el ser humano es ontológicamente insuficiente y es a partir de la conciencia de tal que precisa expresar. La expresión es la constitución para la existencia de la persona, tanto social como individualmente. La expresión define a la persona, nos apunta Nicol. Sin embargo es la misma sociedad que limita la expresión. Y es precisamente esta necesidad humana la que intenta desarrollar la película Yo soy Simón (Love, Simon, EU, 2018) del director neoyorkino Greg Berlanti, mejor conocido como productor de filmes de superhéroes, y que se queda en una anécdota solamente.

Ubicada en el contexto actual de la clase media suburbana norteamericana, esa donde sólo existen caucásicos y afroamericanos, Simon (Nick Robinson) es un adolescente preparatoriano que ya no puede guardar más su secreto, pero tiene miedo de expresarlo: es gay. Su compañero de prepa Martin (Logan Miller) se entera de este secreto y lo chantajea para no hacer pública esta verdad bajo la condición de que le ayude a tener una relación con Abby (Alexandra Shipp), una de las mejores amigas de Simon. Las cosas salen mal y Simon debe afrontar la presión social de ser señalado por su preferencia sexual y su radical nueva forma de vida, pero para su sorpresa, no hay tal cambio radical y más bien comprensión de la mayoría.

Si bien Berlanti se une a la tendencia de mostrar al homosexualismo como una característica de la persona que no lo hace diferente ni un monstruo, para buscar la reflexión social de que cada persona merece decidir sobre su propia sexualidad y ser respetado por ello, su cinta carece de la profundidad refelxiva que el tema implica y que hemos visto en largometrajes como Llámame por tu nombre (Call Me byYourName, Luca Guadagnino, 2017). El conflicto central de Simon no está en aceptar su sexualidad ni en la reacción de la sociedad ante ello, sino en el miedo a expresarlo y con ello la indefinición de su propio ser para vivir de la apariencia. Este debería ser la reflexión imprescindible de esta cinta, limitación expresiva que obliga a Simon a expresarse en la clandestinidad de anónimos correos electrónicos y a revelar su ser en la red social de su preparatoria. Es decir, la tendencia de la sociedad contemporánea es expresarse, revelarse y mantener contacto por medio de los dispositivos electrónicos para existir ante el mundo. La sociedad actual tiene miedo a la interacción cara a cara, a que el otro —uno con cuerpo que está frente a uno— pueda sentir la verdad de uno, y sea uno mismo el objeto de su reacción ante la revelación. Hoy el otro es una pantalla, no un cuerpo.

Sin embargo Berlantia bandona esa línea de reflexión a mitad de la película y se centra en la anécdota de la reacción a su verdad y de haber hallado al “amor” en correos electrónicos anónimos y no en una persona de carne y hueso. Es decir, el juego de las apariencias continúa a pesar de que la verdad ha sido revelada. Las redes sociales y los dispositivos son en sí mismos, según Berlanti, los únicos tenedores de la verdad. De esta forma, esta historia no pasa de ser una mera anécdota juvenil que se une a la narrativa juvenil norteamericana, siempre superficial, que simula tener una reflexión profunda sobre la vida y su sentido.

Por esta superficialidad, los personajes no están desarrollados como deberían, la fotografía es meramente decorativa al igual que el diseño sonoro y el guión basado en la novela Simon vs. the homo sapiens agenda de BeckyAlbertalli es igual de superficial. Ello nos hace suponer que esta historia es más bien oportunista cuyo fin es el lucro y no buscar establecer un diálogo con la sociedad sobre, al menos, dos temas centrales: el homosexualismo y la importancia de la expresión.

Cine superficial y anecdótico de temas que no deberían ser tratados así. Pero bueno, así es la industria cultural, la del cine y la de la literatura. Así que decir yo soy Simón es como decir yo soy superficie y sólo eso.

Te puede interesar