26 mayo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Tómelo con calma

Por Fernando MORA. / marzo . 10, 2018.

En la última semana nuestro país ha recibido dos fuertes ataques al Turismo, la principal fuente de ingreso de divisas; al dar a conocer el Ranking de las 50 ciudades más inseguras del mundo, se contemplan Los Cabos, Acapulco, Tijuana, La Paz y Ciudad Victoria, destacando entre las 10 ciudades con más homicidios en 2017; por otra parte, el anuncio del Gobierno de los Estados Unidos al cerrar su oficina consular en Playa del Carmen, y apercibir a sus funcionarios de no viajar a la región y advertir a sus ciudadanos de no visitar el destino sin seguros, es un claro mensaje del Gobierno Norteamericano a las autoridades mexicanas, para atacar nuestra economía; sin duda el trasfondo es político, y obedece a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio y al deterioro de la relación bilateral.

Se prenden los focos rojos con miras al proceso electoral 2018, enfrentando en el contexto internacional el deterioro de nuestra imagen, y la adversidad económica.

Tómelo con atención

Esta semana ha quedado al descubierto aunado a los desvíos de recursos de la SEDATU hacia el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, por casi mil millones de pesos, la ineficiencia y malos manejos en el manejo de fondos de reconstrucción tras desastres naturales. Por lo pronto queda al descubierto lo sucedido en Chilpancingo, Guerrero. Concretamente en el Fraccionamiento El Mirador, donde fueron entregadas más de 200 casas en mal estado tras el desastre de septiembre de 2014. Desde 2016 Protección Civil del Estado, ha señalado la urgente necesidad de derrumbar más de 50 de las viviendas que están en pésimas condiciones, filtraciones de agua, muros cuarteados, y daños estructurales en viviendas que tuvieron un sobre costo de más del 150 por ciento,  cuando Jorge Ramírez Marín se desempeñaba como titular de la dependencia.

También se habla ya de malos manejos en Oaxaca y Chiapas tras los sismos de septiembre de 2017; en fin que la SEDATU será una caja de Pandora de la administración de Enrique Peña Nieto, en la que día a día surgen más rumores sobre estafas, desvío de recursos y mal uso de recursos públicos.

Esta semana los mexicanos hemos vivido el síndrome de la encuestitis; en periodos electorales es normal el que distintas casas encuestadoras emitan sus estudios periódicos de sondeo de opinión; si bien estos estudios no pueden ser considerados como un pronóstico real del proceso, son una fotografía de un momento determinado que puede servir para normar el criterio del electorado; sin embargo, cuando se abusa de estos ejercicios de opinión, se tiende a generar incertidumbre y dudas sobre estas herramientas que más que generar opinión, deben ser elementos que permitan corregir la estrategia que lleva acabo el equipo de campaña que solicito el sondeo.

Cuando un equipo de campaña se vale de múltiples encuestas, en periodos cortos de tiempo, lo único que genera es incertidumbre e inestabilidad al interior del grupo, y ante los electores. En este escenario, esta semana hemos recibido más de cinco sondeos, lo que se traduce en incredulidad y desconfianza hacia los resultados que arrojan estos estudios.

@Fernando_MoraG

Fernando Antonio Mora

 *Maestro  en  Comunicación Institucional  por  la  Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo. Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Te puede interesar