21 septiembre 2018
El Popular

La Moviola

El pasajero: cine perfectamente olvidable

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / enero . 25, 2018.

Liam Neeson ha pasado en los últimos años de ser un buen actor a un “protagonista de reparto” en películas intrascendentes. Quizá el prestigio que obtuvo por películas como La lista de Schindler (Steven Spielberg, EU, 1993) son sólo excepciones a su carrera y no la constante. Este actor irlandés nuevamente llega a la cartelera poblana con una película de esas “para pasar el rato” y que contribuyen a su lamentable caída como actor, pero eso sí, a mantener su cartera llena de billetes verdes. Se trata ahora de la película El pasajero (The Commuter, RU/EU, 2018) del director español Jaume Collet-Serra, que intenta ser, con pocos resultados, un thriller psicológico y político.

Michael MacCauley (Liam Neeson) es un expolicía que durante más de una década se ha dedicado a vender seguros con tal de tener una vida familiar promedio. Todos los días toma un tren suburbano para ir a la gran ciudad a ganarse la vida, pero hoy todo ha cambiado: es despedido de su trabajo y el viaje de regreso en tren de siempre, una misteriosa mujer le pide que recupere sus capacidades policiacas para identificar a un misterioso pasajero que será el blanco mortal de una red de corruptos criminales y funcionarios públicos. Ello desata una serie de acontecimientos que medirán la capacidad física de Michael para sobrevivir al viaje y mantener con vida a su familia.

Con un guion bastante flojo e inconsistente, Collet-Serra es incapaz de desentrañar el misterio y lo resuelve de forma gratuita. Sin siquiera tener la intención de explorar el tema de la corrupción, el director español simplemente se avoca a narrar una serie de acontecimientos de acción para mostrar un héroe sexagenario cuyo personaje medianamente construido no exige mucho como actor a Neeson.

La fotografía es igual de inconsistente sin una exploración estética del tema para llevar al espectador a una experiencia de la situación ligada al tema. Es solamente una apuesta para hace visible la acción y la narrativa que se torna monótona eliminando el interés del público conforme avanza la historia.

Es lamentable que un actor de la talla de Liam Neeson termine su carrera con este tipo de películas que no le exigen mostrar en la pantalla el talento que supuestamente lo encumbró con uno de los mejores actores de su generación. Lamentable también es que un director español que ha llegado a la meca de la industria cinematográfica, cuyo camino es difícil para quienes no pertenecen a tal, se preste a ser maquilador y no intentar siquiera aportar el talento que supuestamente posee. Cine que no muestra el talento de quienes participan en él. Cine que es cómodo para quienes lo hacen. Cine que permite tener un atractivo margen de ganancias. Cine, al final de cuentas, perfectamente olvidable.

 

 

Te puede interesar