23 marzo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Y vamos de nuevo!!! Así comenzamos 2018

Por Fernando MORA. / enero . 06, 2018.

La cifra acumulada de asesinatos en México hasta el 30 de noviembre fue de 26 mil 573, rozando la cima de los peores años de la guerra contra el narco. Son 80 muertes al día. ¿Cuando nuestro país se volvió tan violento?

La administración de Enrique Peña Nieto superará por mucho las estadísticas reportadas en la administración de Felipe Calderón Hinojosa, la administración que declaró la guerra a la delincuencia organizada. Tan sólo 2017 superó el año más violento (2011), de la anterior administración.

Al entrar en vigor la Ley de Seguridad Interior se ha oficializado la participación del Ejército y la Armada en labores de seguridad; al quedar descabezados los cárteles de las drogas, ahora tenemos huachicoleros, asaltantes de joyería, secuestradores y un sin fin de grupos delictivos. Tal pareciera que el Gobierno Federal actuó sin estrategia y línea de mando, al combatir a los cárteles, y a diferencia de lo sucedido en Colombia, modelo a seguir por las últimas tres administraciones, se logró lo impensable: diversificar la delincuencia, que no se sabe por dónde comenzar.

La joya de la corona es ya la Ciudad de México: el centro del poder en la República, en la que los índices delictivos se han incrementado 400 por ciento y los grupos se pelean los territorios en la forma más violenta.

Noviembre marcó también un punto de inflexión en el modelo de conformar las estadísticas oficiales. La Secretaría de Gobernación dio a conocer una relación donde aparecen desagregados 31 nuevos delitos, contabilizados entre 2014 y 2017. Cumpliendo así con una larga demanda de las organizaciones sociales, tras el agresivo mensaje de María Elena Morera, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, de mediados de Noviembre, en el que con caras desencajadas Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Osorio Chong tuvieron que aguantar los reclamos de la sociedad civil, ahora se desglosa el número de investigaciones relacionadas con los feminicidios. La única fuente federal fiable que se disponía hasta el momento era el Instituto Nacional de Estadística (INEGI). Más de mil 500 investigaciones fueron abiertas por feminicidio. Vinculadas a la violencia contra las mujeres, se registran también en apartados independientes cifras sobre abuso (41 mil 580), acoso (1 mil 540), hostigamiento (2 mil 670) y violencia de género (5 mil 101).

En fin que en este marco delictivo, y bajo las severas críticas a la Ley de Seguridad Interior promulgada al cierre de 2017, arrancamos el año con un panorama cada día más complejo, y un duro reclamo de la sociedad por el dejar hacer, dejar pasar de las autoridades.

Tómelo con atención

Para quienes ejercemos el periodismo, es preocupante observar cómo a lo largo de las últimas tres décadas nuestra profesión se ha vuelto una de las más peligrosas en su ejercicio cotidiano. En los últimos años se han presentado en forma cíclica distintas crisis, que hacen evidente que tras la muerte y los agravios a periodistas y comunicadores, existen fuertes intereses políticos y económicos desde los niveles locales, estatales, y regionales; estudios de organismos internacionales (ONU, OEA y CIDH), y organizaciones de la sociedad civil (Reporteros sin Fronteras, Artículo 19, Comité de Protección a Periodistas de Nueva York) han señalado una constante de impunidad, corrupción y nexos entre autoridades y delincuencia organizada, como el tras fondo del problema.

 

@Fernando_MoraG

* Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo. Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Te puede interesar