18 julio 2019
El Popular

Invitado

2017, el año de los feminicidios

Por Miguel Barbosa Huerta. / diciembre . 29, 2017.

El 2017 será recordado como el año de los feminicidios. De acuerdo a los datos públicos disponibles, el año que termina fue el más violento de cual se tengan cifras cuantificables. Un año marcado por la acción de los grupos criminales y la negligencia corrupta de las autoridades de todos los niveles. En este carnaval de violencia, enfrentamiento entre grupos del crimen organizado, secuestros, asaltos con violencia, robo a combustible o asalto a trenes, los feminicidios se dispararon en el país, de los cuales, nuestro estado registró casi cien hechos de esta naturaleza en 2017. De ninguna manera este escenario puede continuarse en 2018.

Uno de los objetivos fundamentales para el próximo año en Puebla debe ser, sin duda, frenar la ola de violencia y como prioridad realizar acciones para detener los feminicidios. ¿Cómo terminar con este fenómeno delictivo que padece nuestra sociedad? Se debe acabar con la impunidad, y para lograr esto, hay que terminar con el círculo vicioso que forman la corrupción, la negligencia y la impunidad. Estoy convencido que este círculo es el que ha facilitado a los criminales actuar con libertad en la realización de estos delitos.

Aquí podríamos hacer un inventario del calvario que han vivido en este año casi cien familias poblanas. No mencionemos los nombres, simplemente reiteramos nuestra solidaridad con ellas y refrendemos nuestra exigencia de justicia. Reiteramos nuestra indignación por la negligencia de las autoridades al procurar justicia y la urgente necesidad de que estas dependencias estén a cargo de titulares honestos, responsables y profesionales, tres cualidades que en estos momentos se encuentran ausentes en la Fiscalía General del Estado y en los mandos policiales, y qué decir del Gobierno del Estado.

Lamentablemente, las perspectivas para el próximo año resultan desalentadoras. Por una parte, la Reforma de Seguridad Pública está congelada en la Cámara de Diputados y, por la otra, el Gobierno Federal piensa militarizar el país. ¿En verdad, honestamente, la militarización de Puebla será la solución a los feminicidios, al robo de combustible, a los asaltos? ¿La presencia de militares en nuestras calles y plazas es la solución? Honestamente creo que no. La presencia permanente y discrecional de los militares en las calles no sólo no será suficiente para disuadir la acción de los criminales, sino se convertirán en parte del problema y no de la solución. Los delincuentes saben que en estos momentos, con la presencia militar o sin ella, pueden actuar con manga ancha, porque tienen la protección de autoridades corruptas o de cuerpos de seguridad negligentes.

Cómo sería deseable para nuestro estado que contara con mandos policiales profesionales y honestos. Qué positivo sería que la procuración de la justicia estuviera en manos de personas independientes y autónomas, no como se encuentran ahora, al servicio de intereses particulares, en donde los recursos se destinan más a espiar a opositores políticos, antes que a realizar labores de verdadera inteligencia para combatir la delincuencia.

El cambio de fondo en esta situación se encuentra en la sociedad cuando el próximo año, por medio de su voto, logre un cambio de régimen y rompa con esta continuidad que ha llevado a nuestro estado a la ruina económica y social.

 

@MBarbosaMX

*Senador de la República

Te puede interesar