22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

Se decreta sobrevivir

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / diciembre . 01, 2017.

La clase trabajadora debemos agradecer a los barones del hambre otorgarnos la presea de aumentarnos el salario a razón de 88.36 pesos. ¡Qué lujo, señores!, es decir, con respecto a los 80.04 pesos, apenas subió 10 por ciento, lo que significa que su cobertura salarial en México es de apenas el 77.62 por ciento de la canasta básica, sin sumar otros gastos para una familia, como: escuela, vestir, salud, vida común y satisfactores (imposible). Al grado de que la misma Coparmex, ve insuficiente el “alza salarial” y sus integrantes expresaron que se había acordado que el aumento se aplique a partir del 1 de diciembre y que a más tardar el 30 de abril de 2018 se ajuste para que el salario llegue al 100 por ciento de la ¿“Línea de Bienestar”? “Es un avance limitado y de medio camino para que las personas que trabajan en la economía formal obtengan, cuando menos el 100 por ciento de la suma requerida para (…) que alcancen la Línea de Bienestar”, adujo Coparmex, dirigida por Gustavo de Hoyos.

Entre los barones en el poder, junto con los honorables de las legislaturas y empresarios, no sé a qué le llaman Línea de Bienestar, porque la inflación galopante en México, donde cuatro de cada 10 personas vive en situación de pobreza, ocho millones de trabajadores ganan el salario mínimo de 80.04 pesos al día, el tercero más bajo en América Latina. Sin embargo, el salario mínimo real —que ya considera el aumento en los precios de bienes y servicios— fue de 63.50 pesos en junio, un 20.66 por ciento menos, de acuerdo con datos de la Conasami e Inegi, lo cual se traduce en un ingreso por debajo de la línea de bienestar, de acuerdo con las cifras más actualizadas de dichas instituciones.

En junio de 2016, cuando el salario mínimo nominal era de 73.04 pesos diarios, el real era de 61.73 pesos considerando los precios de bienes y servicios, esto es, 11.31 pesos menos (15.48 por ciento). Este año la diferencia es de 16.54 pesos (20.66 por ciento).

“Tenemos el salario mínimo deprimido desde 1990 y ha perdido su poder adquisitivo en un 80 por ciento. Es alarmante que los aumentos salariales no se han hecho de acuerdo a la inflación; no se ajustan para alcanzar la paridad”, dijo el economista Sergio Saldaña. “A nadie le dicen ‘te hemos reducido tu salario’, pero al no realizar los aumentos salariales proporcionalmente a los inflacionarios, te lo reducen. ¿Dónde están los sindicatos y los partidos populares para defender el ingreso?”.

La Coparmex había propuesto un incremento al mínimo de 95 pesos, mientras que el sector obrero de más de 100 pesos. Según Juan Pablo Castañón del Consejo Coordinador Empresarial, sostuvo que “Queremos ser muy responsables de ni tener un incremento inflacionario, ni tampoco tener impacto entre los empleos porque si se hace un aumento muy significativo en salarios, y si presupuestariamente no alcanza pies disminuyes el número de empleos”, manifestó. Ahora resulta que la vieja postura empresarial y de gobierno capitalistas, mejor salario es causante de inflación. ¡Qué cinismo! En cuanto a que los precios los fijan los grandes oligopolios privados y públicos, quienes carecen de idea que en la tierra sobreviven millones de trabajadores con salarios de sobrevivencia.

Agustín Carstens, gobernador de Banxico, siempre anda atareado en justificar que las tablas económicas y financieras se están “estabilizando”, permitiendo una economía no inflacionaria alarmante;sin embargo, de sus proyecciones de una inflación de 3.85 por ciento para 2018, actualmente ya superamos, pagando los platos rotos la clase trabajadora. Por cierto, nuestro querido Carstens, en 2011, recibía un sueldo bruto anual de 3 millones 895 mil 662 pesos, que disminuía a 2 millones 770 mil 984 pesos (sueldo neto) tras una retención de 1 millón 124 mil 678 pesos por concepto de impuesto sobre la renta.

Además del sueldo de casi tres millones de pesos, Carstens recibía 1 millón 432 mil 634 pesos por concepto de prestaciones, que incluía una prima vacacional por 307 mil 432 pesos, aguinaldo por 830 mil 067 pesos y ayuda de despensa por 285 mil 135 pesos y, por si fuera poco, una canasta navideña por 3,571 pesos.

Un trabajador en Canadá gana un salario mínimo de alrededor de 10 dólares canadienses la hora (aunque puede ir aumentando con la antigüedad), un trabajador en Estados Unidos gana el mínimo de 7.25 dólares la hora y un trabajador en México, donde cuatro de cada 10 habitantes vive en la pobreza, obtiene 80.04 pesos al día.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar