17 julio 2019
El Popular

Stalingrado

Bullying

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / noviembre . 17, 2017.

No cabe duda, las formas de evadir o justificarse, ante un cúmulo de errores y culpas, posee infinidad de maneras; todas cínicas, porque resulta que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se rasgó las vestiduras, cuando María Elena Morena, presidenta de Causa en Común, denunció que: “Nuestro sistema de seguridad de justicia y penitenciario, en el mejor de los casos, se encuentra estancado, difícil que pueda empeorar”. Luego de ello, Peña le responde, acusando que: “A veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil (…) que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones”. A pesar de que Peña intentó ser amable, le dolió en el callo.

María Elena fue más directa y certera, cuando aseguró que la violencia en México ha alcanzado niveles que se pueden considerar como una “masacre” es de “proporciones bélicas”, al citar que el Programa Nacional de Seguridad Pública para este sexenio tenía como meta alcanzar, en 2018, una tasa de 12.8 homicidios por cada 100 mil habitantes, misma que no descartó que “esta tasa quede por encima de los 24 homicidios dolosos por cada cien mil habitantes al término de esta administración”.

El 6 de Marzo DE 1994, Donaldo Colosio, en su discurso, rescatando un fragmento: “Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales…Veo a ciudadanos angustiados por la falta de seguridad, ciudadanos que merecen mejores servicios y gobiernos que les cumplan. Ciudadanos que aún no tienen fincada en el futuro la derrota”. El 23 de marzo, es ejecutado Colosio por los mismos que denuncia.

Peña evade que los agravios e injusticia que padece el pueblo, han llegado a extremos absurdos, porque la violencia y criminalidad desatada por Felipe Calderón, con el pretexto de eliminar al crimen organizado, arroja miles de muertos y desaparecidos ciudadanos, producto del crimen organizado. Cifras que crecen más y más, con Enrique Peña.

El bullying lo hace el sistema tecnócrata, con su voracidad de saquear a la nación, de someter al pueblo a la pobreza extrema, en cuestión alimenticia y salarial; también hambre de educación y servicios todos, en cuanto a que el poder político como fáctico, deforman a la Constitución, apropiándose y usurpándola en su beneficio y lucro.

De ahí que María Elena Morera, al afirmar que la violencia que se vive en México ya tiene proporciones bélicas, no se equivoca, porque también hay que agregar que, entre esa matanza, hay que incluir a líderes sociales y periodistas, que pretenden y luchan por denunciar los atropellos y violaciones contra el pueblo, motivo más que suficiente para que el sistema los elimine. “Esta masacre sí la consideramos de proporciones bélicas, los asesinatos, las desapariciones, las violaciones a los derechos humanos, los secuestros, las extorsiones, los robos, ya se hicieron parte de la vida misma de los ciudadanos” … “La violencia que vivimos ya no es temporal ni regional, es endémica y de alcance nacional, no se ha logrado contener y mucho menos revertirla”.

Puebla no es otro país, a pesar de que el diputado Mario Rincón, presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso de Puebla, negó que en Puebla haya presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), a pesar de que esta semana aparecieron tres narcomensajes en la entidad, uno en una manta y dos en ejecutados. Rincón, vive en otro planeta, o como siempre, pretende ser el escudero sin lógica de un amo corrupto, porque no sabe que, en Puebla, desaparecen mil 624 poblanos en una década: 813 son mujeres; que hay un secuestro por semana en Puebla; suman 43 en 2017; también que, en 24 horas, hasta este jueves, más los que se agreguen, son 6 ejecutados, más 91 mujeres asesinadas. Rincón también ignora que, en el estado, desde que llegó CJNG, realiza una “limpia” de sus acérrimos enemigos que les estorba para ampliar su fuerza y mercado, me refiero a los Zetas y Los Rojos.

Puebla era una isla, un paraíso sin violencia extrema, hasta que, desde 2010, con la gubernatura de Rafael Moreno Valle, va deformándose dicho paraíso, al grado de que dejó una plaza ensangrentada, la diferencia es que invirtió dinero del pueblo, para ocultar el mal. Ya en 2016, sobre todo en este 2017, si nos quejábamos de las matanzas en el norte del país, donde la guerra causa miles de bajas, nos alcanzó, sin que autoridad alguna, pueda brindarnos dicha seguridad perdida.

En conclusión. Peña Nieto está equivocado en acusar a los críticos de hacerle bullying, la corrupción de los criminales de cuello blanco en la oligarquía, son los que hacen bullying al pueblo.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx        

El autor es analista político y de prospectiva social

 

Te puede interesar