19 mayo 2019
El Popular

La Moviola

Muerte misteriosa: feminicidio y víctimas

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / octubre . 26, 2017.

Sólo alguien puede saber lo que un hombre experimenta cuando su hija es violada y asesinada por otro hombre. Sólo alguien puede comprender totalmente ese dolor que le acompañará por el resto de su vida. Ese alguien es otro hombre que ha perdido una hija en las mismas circunstancias. Bajo esta premisa la película independiente Muerte misteriosa (Wind River, RU/EU/Canadá, 2017) del director norteamericano y también actor Taylor Sheridan (Texas, 1970) plantea una trama basada en hechos reales, sobre las desapariciones de jovencitas indígenas norteamericanas, especialmente en las reservaciones indias.

Durante el crudo invierno de Wyoming, Cory Lambert (Jeremy Renner), un cazador blanco que ya forma parte de la comunidad de la reservación llamada Wind River, encuentra el cuerpo congelado de una adolescente indígena en medio de un desolado, nevado y gélido paraje. Para esclarecer esta muerte, el FBI envía a la joven e inexperta agente Jane Banner (Elizabeth Olsen) quien se enfrenta a las condiciones del clima y a la carencia, por ser una reservación indígena, de suficientes elementos policiacos para ayudar con la investigación. Es por ello que pide a Cory le ayude en la pesquisa para desentrañar el asesinato de la joven.

Este thriller causó buena impresión en la reciente edición del Festival Sundace, donde participa el cine norteamericano independiente, y también le otorgó el galardón a Sheridan como mejor director en la sección Una cierta mirada en la edición de este año del Festival de Cannes. La situación inicial de la película nos recordó a Twin Peaks, la serie televisiva de David Lynch, pero de forma natural Sheridan se despega de ella para llevarnos a la óptica paterna del dolor que implica perder una hija en esas condiciones. Algo que viene muy al caso con los feminicidios que estamos experimentando en Puebla y en otros estados de la República. La sociedad manifiesta su enojo por estos crímenes y presiona a las autoridades a detener esta ola de violencia contra la mujer, pero son pocos los que se detienen a reflexionar sobre las otras víctimas de esta situación: las madres y los padres de estas jóvenes. El indescriptible dolor de saber violada, torturada, mutilada y asesinada al ser humano que ellos criaron, que nació de ellos, que fue motivo de orgullo al verla crecer y desarrollase como persona, de fincar la esperanza de un futuro en esas hijas que nunca volverán a ver.

Sheridan lo comprende y nos acerca a este dolor con los personajes de Cory, quien pidiera a su hija tres años atrás, y con Martin (Gil Birminghan), quien es el padre de la joven asesinada. Un par de escenas entre ellos dos compartiendo el dolor de sus respectivas pérdidas nos deja muy clara la visión del director texano: se trata del doloroso proceso de la ausencia inesperada hacia la resignación. Es la forzada soledad del padre que ha perdido sentido de vida.

La dirección de fotografía a cargo de Ben Richardson propone una metáfora visual a esta soledad con la atmósfera grisácea de amplios paisajes nevados que lejos de mostrar la belleza invernal nos deja una fría sensación similar a la muerte. Y es con esta sensación que Sheridan intenta mostrar en esta cinta dos masculinidades: la del padre amoroso y protector por un lado, y por otro, la del hombre que envuelto en machismo muestra su poder con la fuerza, las armas y una libido incontrolable que lo disminuye a la condición de primate, donde la mujer es solamente un objeto para la satisfacción de sus pasiones más bajas.

En ambos modelos de hombre, tanto en el padre de familia con en el macho hay fortaleza y control, pero la diferencia la hace su capacidad de razonamiento y de sentido de mundo. El padre construye su mundo en función de su otredad, como Cory y Martin lo hacen con su familia, mientras que el macho lo hace solamente consigo mismo y para sí mismo. Este egoísmo es la causa de su fatalidad.

Película independiente con protagonistas de filmes de superhéroes, pues Renner y Olsen aparecen en la saga de Avengers, pero ahora lejos de la fantasía y con algo realmente relevante que decir. Cinta que, dada la situación actual por la que atraviesa nuestra sociedad, debemos ver para reflexionar que las víctimas de feminicidio no son las uno a víctimas en estos crímenes.

 

 

Te puede interesar