17 julio 2019
El Popular

Stalingrado

Hora cero

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / septiembre . 09, 2017.

Al principio, el vil pueblo se heló ante la notica del dizque Honorable Congreso de la Unión, anunció que se paraba “el reloj legislativo” ante no ponerse de acuerdo en la renovación de la Mesa Directiva, porque PRI y PVEM se enfrentaron al PAN, PRD y MC, cada uno pelea el hueso, valiéndoles la opinión y reclamos de quienes votaron para que cobren sin trabajar, es decir, el pueblo. Entre eso, también se evitó se venza el plazo fatal de aprobación del presupuesto, esperando llegar a acuerdo para este jueves. Cabe agregar que Enrique Peña Nieto pretendía imponer como fiscal por nueve años al procurador Raúl Cervantes Andrade (PGR) de manera fácil, es decir, mediante “el pase automático”, cuestión que organizaciones civiles, académicos, intelectuales, empresarios, la CNDH y la ONU se oponen a tal imposición, porque el procurador debe muchas explicaciones a la nación, como el caso de la desaparición de los 43 normalistas, entre otros actos críticos y violentos, para fijar que se establezcan  principios de independencia, autonomía y eficacia. Es tal el reclamo que los colectivos #Vamospor-Más y #FiscalíaqueSirva entregaron un proyecto ciudadano de reformas sobre el tema de “pase automático”. Cabe mencionar que pretender un acto metaconstitucional y gubernamental no garantiza justicia ni democracia, porque nueve años es más para proteger las espaldas al actual presidente Peña una vez que deje el poder.

Casi similar ocurre en varios estados de la República, donde sus gobernadores sometieron a sus congresos para que su procurador se transforme en fiscal, como es en Puebla, siendo gobernador Rafael Moreno Valle, quien dispuso que “su Congreso”, emitió su aprobación para que el procurador Víctor Carrancá ocupe el cargo de fiscal por nueve años. Luego entonces, si llega a la gubernatura un ciudadano responsable no podrá dar seguimiento a problemas heredados de Moreno Valle, en cuanto a que el fiscal es juez y parte. ¡Cómo la ven!

Entre disputas por el poder, un desencuentro entre un pequeño grupo de senadores del PAN y la mayoría del grupo parlamentario provocó que Jorge Lavalle, Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth, Salvador Vega y Ernesto Cordero decidieran votar por este último para la dirección de la Mesa Directiva, en alineación con el PRI y en contra de lo acordado por la bancada blanquiazul, quienes habían elegido a Laura Rojas y Alejandra Dávila, por lo que los cuatro fantásticos fueron acusados de traidores. Incluso, en entrevista con Carlos Loret de Mola, en Radio Fórmula, Lozano acusó al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, de promover un conflicto al interior del PAN para consolidar su liderazgo de cara a los comicios presidenciales de 2018 y evitar los cuestionamientos sobre sus ingresos. Cabe decir que Lozano Alarcón tiene un pesar en su memoria, gracias a señalamientos de la donación de una camioneta de lujo, gracias al mentado Othón Muñoz, El Cachetes, detenido por la Marina.

La división dentro del PAN fue interpretada como un desdoble de los “rebeldes” en favor de los intereses del PRI y de su intención por conceder el pase automático a Cervantes Castillo, que de ser ratificado como fiscal permanecería nueve años en el cargo.

Si el Frente Ciudadano por México integrado por el PAN, PRD y MC, pretende ganar las elecciones en el 2018, aparentemente lo pueden lograr, sin embargo, no se calcula que hoy, es una intención de ponderar sus ventajas numéricas frente a Morena, pero, si en ese frente la coexistencia pacífica es de declaraciones, está bien; sin embargo, no se calcula que en el PAN, la pelea real es entre Ricardo Anaya y Margarita Zavala, por su parte en el PRD, Mancera también tiene su amor, cómo resolver colocar la cabeza de uno de los candidatos al Frankenstein que crearon.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar