26 mayo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Crisis en el Congreso, inicio del proceso electoral 2018

Por Fernando MORA. / septiembre . 05, 2017.

Desde finales de la semana pasada, nuestro país ha vivido una crisis legislativa, que marca el inicio de un álgido proceso electoral, en el que queda claro, los partidos políticos no tienen conciencia de que la sociedad está cansada de enfrentamientos y división. Una vez más nos topamos con  campañas de desprestigio, sin propuestas y acciones que den certidumbre a la sociedad. No entienden que los mexicanos estamos ávidos de liderazgo y esperanza, de que las cosas cambiarán, y superaremos la crisis interna, que por los partidos nos ha llevado a un escenario de grandes desigualdades; de constante conflicto y ruptura.

Mientras en el Senado de la República operó la conciliación, la negociación, y se logró construir consensos al sumar votos de las distintas fuerzas políticas, para que llegara Ernesto Cordero Arroyo, a la presidencia de la Cámara Alta, en la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya y sus correligionarios, se encargaron de romper los acuerdos, y llevar al congreso a una severa crisis, que derivó en no estar en condiciones de recibir del secretario de gobernación en el quinto Informe de Gobierno.

Es evidente que la designación de un fiscal general de la nación debe ser motivos de análisis y discusión; sin embargo, el llevar a las instituciones a un colapso, no necesariamente es la vía para solucionar la situación. Sin duda debemos propiciar el diálogo y las vías de solución, pero construyendo y proponiendo, no destruyendo lo que queda de nuestras instituciones.

Tómelo con Importancia

El mes de septiembre marca el inicio de los informes de gobierno en muchas entidades federativas. El mes patrio sirve de base para el inicio de actividad política, partiendo del informe de gobierno del presidente de la república. Si bien, el dar a conocer a la sociedad el estado de la nación, es uno de los pilares de la transparencia y rendición de cuentas; debemos analizar los formatos en los que se realiza, ya que los tiempos del triunfalismo, así como  de los actos para engrandecer al mandatario, deben quedar atrás.

Es cierto que como hay malas noticias y situaciones adversas, también hay logros, metas, y soluciones, que se convierten en buenas noticias; sin embargo ante al falla en la comunicación, se ha llegado al extremo de usar el informe presidencial, para comunicar lo bueno; cuando lo que la sociedad espera de un Informe, es el reflejo realista de dónde estamos, y las propuestas de hacia dónde pretenden llevar las riendas del país para encontrar vías de superación y solución.

Siendo objetivos, México enfrenta grandes retos, y las situaciones o condiciones del contexto mundial han complicado mucho la gestión de Gobierno; por lo que los ciudadanos quieren escuchar cómo se pretende superar la campaña anti-México de Donald Trump; cómo estamos enfrentando la posibilidad de una negativa al Tratado de Libre Comercio; cómo se combate a la delincuencia organizada, y se encabezan las acciones de coordinación entre los tres niveles de Gobierno, para combatir la impunidad, y la corrupción, más que escuchar los logros y metas obtenidos, que en realidad son obligaciones de gobierno.

Sin duda el formato de Informe de gobierno debe cambiar, y la base la establece lo que la ciudadanía quiere escuchar, las acciones que le puedan dar confianza hacia delante, y no cómo o por qué se han superado situaciones de crisis, o adversas. Sin duda, los politólogos tienen un gran reto, y no sólo en nuestro país,  encontrar nuevos modelos, esquemas, y acciones permanentes de comunicación hacia la ciudadanía, que permitan dar otro formato al informe presidencial, para que sea más de propuestas y acciones a futuro, olvidándose del triunfalismo, y logros de la gestión pasada.

Tómelo con atención

Pasado por agua, Miguel Ángel Mancera ha llevado a cabo la gira del adiós por más de 10 demarcaciones de la Ciudad de México. Eludiendo los problemas de inseguridad, servicios deficientes, y obras mal planeadas, el jefe de gobierno visita las delegaciones resaltando sus programas sociales, como la pensión de adultos mayores, la ayuda para madres solteras, el médico y el abogado en su casa.

 Los ciudadanos ya apuestan porque el jefe de gobierno entregue su quinto informe, y se retire a la campaña hacia el 2018, que difícilmente lo llevará a buen puerto; mientras deja una ciudad destrozada, semiparalizada  por obras mal planeadas, y mal enmendadas como el distribuidor vial Río Mixcoac, que ante el fracaso lo llaman el deprimido de Mixcoac.

 En fin que el gran reto para quien gane la jefatura de gobierno de la Ciudad de México en 2018, será cómo garantizar la seguridad de la sociedad; disminuir los asaltos, secuestros exprés, el robo de autopartes, y tratar de re orientar acciones claras que garanticen la movilidad, respetando el libre tránsito que garantiza la constitución política, y retirando los obstáculos que a lo largo de cinco años, fueron sembrando Mancera y sus funcionarios. Sin duda necesitamos nuevas formas de Gobierno que deriven de interactuar y escuchar a la ciudadanía.

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

*Maestro  en  Comunicación  Institucional  por  la  Universidad Panamericana.

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Te puede interesar