21 febrero 2019
El Popular

Alquimia de poder

Un país de espías

Por Ruby SORIANO. / septiembre . 04, 2017.

Resulta que en la vorágine de los últi­mos días donde Puebla se ha vis­to inmersa en un escándalo por el espionaje denunciado por un exco­laborador del anterior sexenio gubernamental encabezado por Rafael Moreno Valle, conclui­mos que en los últimos tiempos la sociedad ha votado a puros espías.

La pregunta inevitable es saber ¿quién no figura en todas esas grabaciones que ya están circulando poco a poco en medios de comu­nicación?

La guerra de lodo no se queda solamente en el ámbito político; lo delicado del tema es que alcanza los círculos familiares de políticos, fun­cionarios, gobernantes y exgobernantes que sin ningún escrúpulo espiaron todo y vulneraron toda privacidad con un solo objetivo: saciar sus ambiciones de control a sus opositores para for­talecer sus burbujas de poder.

La política es la manifestación más cercana al arte de mentir diría Maquiavelo, y seguramen­te en estos tiempos que corren también hubiese agregado que espiar garantiza tener hilos para amarrar a los opositores.

Son muchas las grabaciones que en diferen­tes momentos hemos escuchado, en ellas han estado involucrados gobernantes, diputados, parti­dos y hasta la máxima autoridad electoral del país.

Llegar a los círculos más cercanos de quienes gobiernan en México es una posibilidad para abrir esa intimidad que ya vimos será expuesta en cual­quier circunstancia que pueda representar alta ren­tabilidad de poder.

Y lo dicho anteriormente, en los audios que de pronto hemos estado escuchando en los últi­mos días, se revela la naturaleza humana de nues­tros políticos, tal cual. ¿Cómo negocian? ¿Cómo piden favores? ¿A quiénes les pagan para mante­ner impunidad?

Es una quimera pensar que vamos a creer esas versiones donde muchos personajes involucrados han salido a decir que desmienten el espionaje cuan­do los audios circulan por todos lados. Lo real es un crecimiento de la apatía y decepción de una socie­dad que está buscando salidas y que ha dejado de creer en estos personajes de caricatura que están y seguirán estando más preocupados por invertir millones de dólares en un sistema de espionaje que les garantice impunidad.

¿Cuántos espías volveremos a ver en las bole­tas electorales? ¿Cuántos partidos pagarán los platos rotos de los esquizofrénicos gobernantes que se enfocaron a espiar? ¿Quiénes serán los que enfrenten los sacrificios de ser ligados solamente por el partido con espías?

El escándalo del espionaje apenas empieza. Es casi seguro que el pantano aún tiene mucho lodo como para salpicar a todos aquellos que preten­den ser los personajes claves en el proceso electo­ral del año entrante.

 

@rubysoriano

rubysoriano@gmail.com

http://mediatikos

Te puede interesar