22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

Recurramos a la memoria

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / agosto . 05, 2017.

México, ha perdido dignidad nacional como internacional, lejos están los principios humanistas nacionales e internacionalistas de personajes de valor, como Lázaro Cárdenas, Genaro Estrada, entonces titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, quien da origen a la Doctrina Estrada, tiene como fundamento el principio de la libre determinación, es decir, el derecho de los pueblos para “aceptar, mantener o sustituir a sus gobiernos o autoridades” —como lo señala la propia Doctrina—, derecho que no depende de que uno o más gobiernos lo reconozcan; por ello -continúa diciendo la propia Doctrina-:“México no se pronuncia en el sentido de otorgar reconocimientos, porque considera que ésta es una práctica denigrante que, sobre herir la soberanía de otras naciones, coloca a éstas en el caso de que sus asuntos interiores puedan ser calificados en cualquier sentido por otros gobiernos, quienes, de hecho, asumen una actitud de crítica al decidir, favorable o desfavorablemente, sobre la capacidad legal de regímenes extranjeros”.

Este último elemento de la Doctrina es un corolario del primero y se funda en el principio de la no intervención, es decir, constituye un rechazo también de las actitudes intervencionistas de algunos países.

No olvidemos que la raíz de dicha doctrina, está en Benito Juárez, siendo una de sus frases: "El pensamiento está sobre el dominio de los cañones". Juárez, hombre de la patria, un hombre que supo ser un líder de valores incuestionables que buscó a toda costa que sus ideales, pero que, sobre todo, que su ideal fundamental, perdure al paso de los años, recordándonos a nosotros como mexicanos y al resto del mundo que “entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno, es la paz”.

Debemos agregar a otro hombre con valor humanitario, sin sentimientos oportunistas, mucho menos apátrida, al profesor, periodista y diplomático poblano Gilberto Bosques Saldívar, quien se enfrentó al nazismo de Hitler, para salvar a miles de judíos y españoles, luchando con el arma de la razón, para darles cobijo a tantas personas, que, de otra forma, hubieran sido asesinadas en campos de exterminio nazis. Gracias a Gilberto Bosques, le agradecen a México, y al entonces presidente de la República Lázaro Cárdenas, el exilio en nuestra patria.

México se caracterizó por ese respeto irrestricto a la paz y soberanía, a su vez, refugio de perseguidos políticos por parte de dictaduras latinoamericanas y de otras latitudes del mundo, como José Martí, Fidel Castro, porque también hubieran sido asesinados si México no les hubiera abierto las puertas.

Esa dignidad y ética internacionalista, que nos permitía emitir nuestra voz ante el mundo y ser respetados, dejó de existir con los tecnócratas en el poder. Hoy, nos sometemos a los dictámenes del imperialismo norteamericano, marginando que siempre han actuado en contra de gobiernos no afines a sus intereses, siendo en los setenta, que la CIA promovió golpes de estado, asesinando a miles de ciudadanos con dignidad. Recordemos que el 11 de septiembre de 1973, la CIA, mediante la dictadura de Pinochet, asesinan al Presidente Salvados Allende, emitiendo sus últimas palabras: “Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa… El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse… Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino... Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar