22 mayo 2019
El Popular

De frente y de perfil

El show del juicio a Duarte

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / julio . 21, 2017.

Ahora es el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, el que se ofrece como testigo de cargo en contra de Javier Duarte de Ochoa, su antecesor en el cargo.

El drama-comedia de enredos y equivocaciones en que parece convertirse la extradición de Javier Duarte de Ochoa hace ver los riesgos que se corren constantemente con este tipo de casos, los más de ellos pocos sustentados por los ministerios públicos, por lo que se corre el riesgo de que se les escapara de las manos y más ante la inexperiencia de unos funcionarios públicos nada duchos en el usos del nuevo sistema de justicia acusatoria.

La forma en que se comportó Duarte de Ochoa a su llegada a tierras mexicanas y la contratación de un abogado experto en estos temas, hacen temer un fracaso por parte de las autoridades judiciales y una gran decepción para unos ciudadanos ávidos de la aplicación de la justicia a los gobernantes corruptos y saqueadores de las arcas públicas.

El tema de los abogados frente a los juzgadores deja en desventaja a los segundos, por más que se busque que los más experimentados sean los encargados de llevar este tipo de procesos, donde lo mediático es fundamental, para devolver la credibilidad de la población.

Y es que en el caso de la justicia mexicana contra el exgobernador de Veracruz hay mucha lagunas que algunos ya dejaron pasar, pero que incluso pueden ayudar a Javier Duarte de Ochoa.

El exgobernador de Veracruz entró en forma ilegal a Guatemala, por lo que el gobierno de ese país tuvo la facultad de deportarlo, aunque no lo hizo y procedió a responder a la solicitud del gobierno mexicano que había emitido la alerta roja y la ficha de Interpol.

Por eso Duarte de Ochoa pudo aprobar su extradición, basada en los delitos federales que se le imputan que son lavado de dinero y delincuencia organizada, aunque tiene otros de carácter estatal presentados por el gobierno de Veracruz.

Ante lo errático que parece el comportamiento de las autoridades es que el gobernador Yunes Linares se ofreció como testigo, al afirmar que cuenta con pruebas suficientes para acreditar el saqueo que hubo en el gobierno de Veracruz que encabezó Javier Duarte de Ochoa.

Yunes Linares afirma contar con filmaciones con los “socios”, cómplices y prestanombres de Duarte de Ochoa, quienes de viva voz narran los elementos probatorios que muestran el acuerdo existente entre ellos para robar los recursos públicos.

Lo que llama la tención es conocer si estas pruebas fueron presentadas para ordenar la detención del exgobernador o se trata de nuevas pruebas que, tal vez, los juzgadores no puedan aceptar por no estar vinculadas desde un inicio, sin importar lo valiosas que puedan o no ser.

También atrae saber si Yunes Linares se conformará con entregar los videos que dice tener o si también quiere participar de viva voz en la explicación de los mismos.

Con varios de esos personajes se entrevistó el ahora gobernador de Veracruz para seguir la ruta del dinero del entonces gobernador, lo que le permitió al gobierno del estado recuperar parte de lo saqueado. Moisés Mansur, Juan José Janeiro y Antonio Bandín reconocieron los abusos cometidos desde el poder, lo que le permitió que estos personajes devolvieran los bienes y recursos que habían extraído en combinación y contubernio con Duarte, varios de esos regresados a la administración pública estatal.

 Y aunque Miguel Ángel Yunes se ofrece de buena fe como testigo de prueba en contra de Duarte de Ochoa, hay quienes lo ven en su plan de vengador implacable que busca mostrar compromiso en contra de los que llamó depredadores del pueblo veracruzano, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa.

Con el segundo ya cumplió su compromiso de meterlo en la cárcel, el primero será más difícil, aunque a ello destinará esfuerzo y tiempo, mientras en Veracruz, la acción de la delincuencia organizada y la violencia no ceden y van en aumento desde que asumió el gobierno el pasado primero de diciembre.

Por lo que respecta al caso Duarte, será el próximo sábado cuando se realice la audiencia de vinculación al proceso, donde el Ministerio Público aporte las pruebas con las que intentará demostrar el o los delitos de los que se le hace responsable.

Corresponderá entonces a Duarte y su defensor presentar los argumentos con los que pretenda demostrar su inocencia.

Posteriormente el juez determinará si el exgobernador es vinculado a proceso o se decide su libertad.

De proceder su vinculación será entonces cuando el juez valore a qué reclusorio es enviado.

Con una u otra decisión del juez de la causa, Miguel Ángel Yunes Linares trata de jalar reflectores hacia su persona y convertirse en el alma de esta fiesta en que se ha convertido el espectáculo que protagoniza Javier Duarte de Ochoa.

Por lo pronto, habrá que quedarse con la frase del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de tener fe en la Procuraduría General de la República para actuar en el caso de Javier Duarte de Ochoa.

¿Delincuencia organizada?

Siempre, las autoridades de la hoy CDMX han negado la presencia de la delincuencia organizada o del asentamiento de los principales cárteles en la capital del país.

Ayer, la secretaría de Marina dio a conocer que ultimaron al líder del Cártel de Tláhuac durante un enfrentamiento en esa zona de la CDMX.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar