24 junio 2019
El Popular

Tómelo con calma

El Paso Express de Cuernavaca

Por Fernando MORA. / julio . 19, 2017.

Sin duda los últimos días han salido a la luz un sinfín de malas historias sobre los trabajos que por más de dos años llevó a cabo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para la ejecución de una de las obras magnas del peñismo.

De momento lo más relevante que sale a la luz es que desde la cuenta pública del 2014, la Auditoría Superior de la Federación dejó en descubierto pagos mal justificados, mala calidad de los materiales y la necesidad de sancionar a las dos constructoras por no cumplir con los términos y condiciones pactadas. De igual forma, nos enteramos de que pese a que el titular de la secretaría había señalado que los delegados de SCT en Morelos habían sido recomendados del gobernador Graco Ramírez, esto no se puede acreditar y, en cambio, el Ejecutivo estatal evidenció la solicitud de remoción de uno de los delegados ante la evidencia de malos manejos.

Uno de los talones de Aquiles del gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido la falta de compromiso y responsabilidad de sus funcionarios. El presidente de la República ha tenido que dar la cara en todo momento por sus colaboradores y si bien algunas voces han intentado alzarse para defender lo indefendible al señalar que Peña Nieto no es el responsable de todos los errores de la administración, la realidad es que sí es el responsable al no hacer responsables a los funcionarios que corresponda e invariablemente dar él la cara en los momentos álgidos.

En esta nueva crisis, aunque los responsables deben ser los ingenieros que ejecutaron mal la obra sobre la que pesan más de 200 muertes, 18 meses de retraso y mil 100 millones de pesos de sobre precio, es una vez más Peña Nieto quien da la cara y asume la responsabilidad del socavón, de los desvíos, de los retrasos y todas las irregularidades que salen a la luz pública. Es responsable de la irresponsabilidad de Gerardo Ruiz Esparza al no asumir su compromiso y responsabilidad como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y no responder técnicamente sobre lo que ha sucedido en Cuernavaca y en muchas otras obras mal ejecutadas y hoy cuestionadas.

Tómelo con atención

Este martes el INEGI dio a conocer su reporte trimestral sobre inseguridad, del cual se desprende que 6 de cada 10 mexicanos perciben inseguridad en la ciudad en la que residen.

2017 pasará a la historia como uno de los años más violentos para los mexicanos. El número de delitos se ha incrementado notoriamente en todo el territorio y esto obedece más a un cambio de modelo que llevó a los mexicanos a tener la mínima interacción entre su comunidad.

Qué tiempos aquellos de los años setenta, ochenta e inicio de los noventa, cuando las familias conocían y convivían con sus vecinos; cuando la convivencia de niños y jóvenes era en las calles de la ciudad.

74.9 por ciento de la población respondió que no se siente segura en la ciudad en la que vive. El tema no es mera percepción, sino la realidad a la que día con día nos enfrentamos los mexicanos.

Tómelo con interés

Estamos a un mes del inicio de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Si bien el gobierno de Canadá ha dado muestras de ser aliado de México en el proceso, no se percibe la misma actitud de los norteamericanos, quienes han criticado el actuar y crecimiento de la balanza comercial entre México y Estados Unidos.

Ayer la Secretaría de Economía dio a conocer que en la consulta pública que lleva a cabo por medios electrónicos han participado poco más de 200 especialistas, lo que resulta irrisorio si tomamos en consideración una población superior a 120 millones de habitantes en nuestro país.

Por su parte, el gobierno norteamericano ha dado a conocer los rubros que abarcaría la nueva negociación entre los que destacan Telecomunicaciones, tecnologías de la Información, Comunicacio?n, algunos aspectos del sector energético que hace tres décadas eran temas intocables para México y por los avances tecnológicos y las Reformas Estructurales ahora se pueden contemplar en la negociación.

Quizás las condiciones no sean adversas si México encausa sus fortalezas en el intercambio comercial; claro en los tiempos actuales y por la experiencia de los años, la negociación deberá plantear periodos de gracia para revisar en forma permanente varios de los temas comerciales que contemplará el nuevo acuerdo.

Te puede interesar