26 marzo 2019
El Popular

De frente y de perfil

Todos contra el PRI

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / junio . 27, 2017.

Solamente una vez se produjo la unificación de todos los partidos políticos ajenos al PRI en torno a un candidato y la alianza funcionó, ya que Pablo Salazar Mendiguchía venció con el respaldo de ocho partidos al candidato del PRI, Sami David David.

El hecho se produjo en Chiapas en el año dos mil y los comicios se celebraron siete semanas después del histórico triunfo de Vicente Fox Quesada.

Con todo y ello, la victoria obtenida por el expriista sobre su adversario priista no fue tan grande, ya que Salazar Mendiguchía obtuvo 525, 050 votos, un total de 52.7 por ciento, contra 468, 110, sufragios y poco más de 46 por ciento de respaldo.

Este antecedente vale la pena recordarlo como único en la historia moderna de los comicios en México y es el que pretenden revivir partidos como el PRD que lanzan una gran convocatoria a todos para unirse en torno del proyecto que ellos elaboran.

Ya no existen como en el año 2000 partidos como Centro Democrático, Sociedad Nacionalista, Alianza Social y Convergencia, pero llegaron para reemplazarlos, aunque no sean los mismos personajes ni las mismas tendencias ideológicas Movimiento Ciudadano, Movimiento de Regeneración Nacional, Encuentro Social y Nueva Alianza.

La propuesta del PRD es que converjan todos los partidos políticos, con excepción del PRI, en una sola plataforma, cuyo proyecto de Nación pueda asumirse desde 2018.

Esta invitación se gira para todos aquellos que deseen unirse a su estrategia para definir al candidato presidencial, ya que la intención es vencer al PRI en la contienda presidencial, sin importar quien resulte candidato de este partido.

De acuerdo con las conversaciones surgidas entre los dirigentes de Acción Nacional y del partido del sol azteca, el abanderado de esta gran alianza sería el mejor posicionado, sin importar el partido del que provenga.

Incluso, el PRD convida a la dirigencia de MORENA para que se sume al proyecto.

La idea parece buena, ya que una gran alianza no tendría enemigo al frente si se considera que el priismo se encuentra en franco deterioro.

Claro que hasta el momento la idea no pasa de ser simple propuesta y habrá que esperar para saber cuáles de los partidos se suman a esta posible gran alianza.

Por lo pronto, el PT anunció ya que irá en alianza con MORENA; partido cuya dirigencia ya decidió ir con candidato propio, a la par que hace constantes llamados para que los partidos de izquierda se unan en torno a su candidato, Andrés Manuel López Obrador.

Nueva Alianza prefiere ir solo en la contienda presidencial, aunque en esta ocasión le hacen guiños tanto el PRI como el PAN.

Movimiento Ciudadano no define que hará en el proceso electoral federal, si presenta candidato propio o se suma a uno de los otros partidos que cuenten con abanderado como lo han hecho a lo largo de los procesos comiciales presidenciales.

Encuentro Social es un partido que participará por vez primera en una elección presidencial y querrá hacerlo con candidato propio que les reditúa mayores ganancias.

El Verde Ecologista es el eterno aliado del priismo, por lo que se duda atienda el llamado de la dirigente nacional perredista Alejandra Barrales Magdaleno.

Con lo anterior quedan los cuatro partidos que pueden presentar candidatos propios, aunque solamente a tres de ellos se le advierten posibilidades de triunfo.

MORENA, se casa con su candidato y aceptará solamente como compañeros de viaje a los partidos de izquierda o militantes que deseen sumarse a su proyecto de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

El PRI no está invitado a sumarse y presentará a su candidato, tomando el riesgo de que el resultado le sea adverso, como sucedió en 2006, cuando fue enviado al tercer lugar.

De esa forma, la gran alianza podría centrarse en los dos partidos que la buscan, Acción Nacional y el de la Revolución Democrática, aunque dependen las condiciones en que se dé, ya que el PAN lleva mano en la definición del candidato presidencial.

Es ahí donde entra la gran duda, ya que esta estrategia es la que viene anunciando Miguel Ángel Mancera Espinosa y lleva como propósito que el candidato sea el actual jefe de Gobierno de la CDMX.

Y aunque la búsqueda de los puentes para formar esta alianza electoral fueron anunciados hace ya un mes por los dirigentes de los dos partidos, Ricardo Anaya (PAN) y Alejandra Barrales Magdaleno (PRD) y fue ampliada a otros actores políticos se duda pueda consolidarse.

Ambos (PRD y PAN) saben que se necesitan uno al otro para enfrentar a dos grandes adversarios, la maquinaría priista y el arrollador candidato de MORENA.

Solos uno y otro les será difícil competir en igualdad de circunstancias, mientras que los priistas podrían verse beneficiados con la pulverización del voto.

Eso dejaría como algo insólito lo sucedido en Chiapas en el año 2000, cuando ocho partidos se unieron alrededor de un mismo candidato, para derrotar al ya debilitado y herido priismo.

¿Será Eruviel el caballo negro?

La boda sabatina de Eruviel Ávila Villegas, gobernador del Estado de México, lo proyectó nuevamente hacia la posibilidad de competir por la nominación presidencial del PRI.

El gobernante mexiquense siguió la lógica de sus dos antecesores, Arturo Montiel Rojas y Enrique Peña Nieto, quienes llevaban el mismo propósito de competir por la Presidencia de la República, por lo que procedieron a eventos similares.

Los tres más recientes gobernadores mexiquenses se casaron durante sus respectivas administraciones: Montiel Rojas no pudo lograr la candidatura presidencial, pero Peña Nieto sí y hasta ganó la Presidencia de la República. ¿Podrá Eurviel hacer lo propio?

ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar