23 mayo 2019
El Popular

Tómelo con calma

El Coco de las renuncias en Ciudad de México

Por Fernando MORA. / junio . 21, 2017.

En 2015 Miguel Ángel Mancera intentó sorprender mediáticamente a los capitalinos, al solicitar la renuncia de todo su gabinete ante la crisis generada por malos manejos administrativos, malas decisiones en torno de la línea dorada, así como la impunidad hacia la administración de Marcelo Ebrard.

El pasado fin de semana ante un escenario de inseguridad, mala planeación de obras públicas, y graves errores que generan inestabilidad a su proyecto 2018, pretendió volver a sorprender a propios y extraños al demandar de nueva cuenta la renuncia de todo su gabinete, recurriendo según él a un proceso de auto evaluación en el que cada servidor valore su gestión y sus capacidades para seguir en el cargo.

Más allá del show mediático que pretende levantar con las renuncias si la medida solucionara algo estaría muy bien; sin embargo, difícil resulta imaginar la curva de aprendizaje que a estas alturas de la administración genera el relevo de funcionarios, a menos de dos años del término de gestión, la medida se observa más como un acto desesperado e irresponsable para rescatar un proyecto personal muerto desde hace varios meses.

Se sabe que Héctor Serrano dejaría la Secretaría de Movilidad para encabezar la campaña de Mancera rumbo a la Presidencia en 2018; y que el procurador Rodolfo Ríos Garza sería una de las víctimas de esta nueva ocurrencia.

Tómelo con atención

El análisis al marco legal de los 32 estados dejó al descubierto que sólo nueve contemplan un mecanismo de Protección a Periodistas; es decir que en 24 estados el ejercicio queda en el desamparo, y a la suerte de los periodistas; si bien nuestra profesión es un compromiso con la sociedad por dar cuenta en forma objetiva, veraz y oportuna del acontecer local, regional, y nacional, el desamparo que ha permitido constantes ataques a la libertad de expresión deja al descubierto la corrupción e impunidad entre funcionarios de los distintos niveles de gobierno, que se traduce en la muerte de periodistas y comunicadores. No se trata de crear más estructuras burocráticas o mecanismos legales sin resultados; se trata de evitar que la autoridad se observe rebasada como lo señaló el subsecretario Roberto Campa ante la Comisión Permanente del Congreso, y dotar de capacitación y elementos necesarios, a las estructuras ya existentes para alcanzar resultados combatiendo complicidades entre delincuencia organizada y autoridades.

Así van avanzando las acciones del Instituto para la Libertad de Expresión de la Fundación Fernando Mora Gómez, que en estos días ha presentado su segundo informe y un Reporte sobre la Situación de la Libertad de Expresión y los Ataques a Periodistas en México, que será analizado por la Organización de Estados Americanos.

Tómelo con Interés

En días pasados Donald Trump revivió la política hostil contra Cuba. A lo largo de su gestión y bajo la bandera del nacionalismo, ha despertado grandes discusiones, y desatado controversias sobre su forma de pensar y actuar; pese a las manifestaciones y muestras de rechazo, cada día va tomando forma su estructura gubernamental, aunque muchos se ilusionen con una posible destitución, hay un sector de la sociedad norteamericana —aquellos que prefieren hamburguesas y las papas fritas, pizzas y el sushi californiano—, que aprueban lo mal encarado de su mandatario, y que apoyan el que en el ámbito internacional, exista temor hacia Donald Trump y hacia los Estados Unidos.

@Fernando_MoraG

*Maestro  en  Comunicación  Institucional  por  la  Universidad Panamericana.

Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Te puede interesar