13 diciembre 2018
El Popular

Invitado

Hecha la ley, hecha la trampa: Javier Valdez

Por Alfonso CHÁVEZ. / mayo . 22, 2017.

Mi estimado lector… No tengo idea de si alguna vez habías pensado que te lo dijera un psicólogo a través de un periódico, pero te cuento algo: ¡Tenemos un grupo político enfermo psicológicamente! Digo, por si te tenía en ascuas o te quedaba alguna ligera duda de que eso pudiera estar sucediendo con nuestra clase política. La enfermedad se llama Trastorno de Personalidad Antisocial, a quienes normalmente se les llamó en alguna ocasión psicópatas o sociópatas.

La gravedad asignada a su enfermedad, la tenencia o no de ella, o la comprobación diagnóstica de la misma, no son motivo, si así me lo permite usted, estimado lector, temas a considerar en esta ocasión, porque ni son mis pacientes ni estoy trabajando. (Además de que se continúa discutiendo en el gremio, por ejemplo de los psicoanalistas, sobre la ética del diagnóstico psicológico a personas a la vista pública.) Por supuesto que cuestiono e invito con urgencia a los colegas, a evaluar cómo podríamos plantear la enfermedad psicológica en el contexto social y como dolencia de nuestros dirigentes, con el objetivo de hacer un bien a la nación. La Ley de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, desde 2012, y aquí aun no pasa nada.

Esta semana ha muerto un periodista

No existen palabras para describir el dolor ante la pérdida de cualquier ser humano que se haya atrevido a cuestionar la desintegración social que nos aqueja, y la cual nos genera tanta desesperanza. Como acotamiento diría que a pesar de no haber leído anteriormente la columna de Javier Valdez, percibí a un gran cronista que criticó dentro de la empatía social y que sólo desde el pueblo lo lograrían grandes almas.

Dice el primo de Jimmy Neutrón que: ¿Quién tiene la capacidad y experiencia para gobernar? ¿Neta? Les confieso algo; como en el “Meme de la Rana René”, hay veces que quisiera mentarles su madre… Luego recuerdo que soy psicólogo y se me pasa.

Y creo entonces que tengo un muy buen recurso como propuesta y es poder entrarle al tema de la gran enfermedad que aqueja a nuestro país: la sociopatía (término que prefiero usar). Con “harta” sabiduría mencionó el papa, “yo pienso que a México el diablo lo castiga con mucha bronca por esto”; en mis palabras: “el diablo castiga a México con mucho sociópata”.

“Estimao lector”, la sociopatía podría ser descrita como toda aquella forma de maldad hacia la sociedad. ¿Cómo ve? La sociopatía es el trastorno de la personalidad que mejor ejemplifica la falta de valores, la capacidad de pensar en los otros, el juicio para entender lo que está mal y la búsqueda de sentimientos de omnipotencia a través del poder.

La sociopatía frecuentemente es vista en las actividades como el robo, el fraude, los asesinatos, la extorsión, el abuso de poder, la negligencia, el pandillerismo, el consumo de drogas, el secuestro, las golpizas, la tortura, es decir, todas aquellas cosas que consideramos que están mal. (Por lo menos la mayoría de nosotros). ¿Conoce alguien así?

Mi aporte ante el asesinato de Javier Valdez es que la discusión tiene que centrarse en varios factores de análisis socio-psicológico de la sociopatía, que desde la sociedad civil puedan aceptar la realidad de una sociedad enferma. Así, para que podamos realizar un cambio, será necesario entender los más grandes directores de la conducta humana, lo que al ser humano lo ha conducido la maldad.

Les pongo un ejemplo. ¿Qué lleva a pensar a un político que no está mal que se desvíen unos pesitos a su cuenta en las Islas Caimán? ¡Esa es la pregunta! ¡Obviamente su enfermedad! ¡Ya dejemos de preguntarnos si eso es robar, por Dios! Eso es lo que está madreando a nuestro país, y de verdad que quiero compartirles un poco de lo que creo que requerimos para aterrizar algunas cosas que nos pueden ayudar a mejorar. Estén pendientes del próximo artículo al respecto, les haré “unas varias” reflexiones sobre la sociopatía per se.

http://www.fronteralibre.com/

Te puede interesar