17 octubre 2018
El Popular

La corte de los milagros

Luis Banck Serrato, ¿el Plan B de la sucesión gubernamental?

Por Rodolfo RUIZ. / mayo . 19, 2017.

Entre los políticos que están metidos de lleno en la sucesión gubernamental de Puebla hay dos corrientes de opinión sobre las posibilidades reales del alcalde Luis Banck Serrato de ser postulado como candidato a la gubernatura.

Los que dicen y se asumen como conocedores o integrantes del primer círculo de Rafael Moreno Valle creen que no, que el exgobernador sólo tiene Plan A y que éste lo personaliza su esposa, la actual secretaria general del Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN, Martha Érika Alonso Hidalgo.

Lo único que impediría que Martha Érika sea la candidata a suceder a José Antonio Gali Fayad en la gubernatura es que Rafael gane la nominación del PAN a la Presidencia de la República.

“Pero si no lo fuera, Margarita (Zavala) o (Ricardo) Anaya, dejarían que Rafael pusiera al candidato en Puebla con tal que Rafael les garantice el triunfo en el estado”.

Para este grupo o corriente de opinión Luis Banck no es más que una estrategia del propio morenovallismo encaminada a blindar a Martha Érika o a evitarle más golpes de los necesarios en la carrera por la sucesión.

Convencidos, dicen que Rafael Moreno Valle no va a entregar o transferir su capital político a Luis Banck y menos si —en términos de posicionamiento y potencial de voto— sus números no son mejores que los de su esposa.

La otra corriente cree que Moreno Valle ha comenzado a valorar que la nominación de su esposa podría representarle un riesgo, el riesgo de perder del estado, lo que significaría para él una derrota electoral en Puebla.

En abono a su hipótesis arguyen tres elementos: uno, que la candidatura de Martha Érika representaría en la práctica una reelección o continuidad de su gobierno, lo que los votantes rechazan como ha quedado de manifiesto con Hillary Clinton en Estados Unidos, con Martha Sahagún en el gobierno de Vicente Fox o con la diputada federal Martha Elena García Gómez que en 2011 fue postulada a la gubernatura de Nayarit que seis años antes había gobernado su esposo Antonio Echevarría Domínguez. (http://www.jornada.unam.mx/2011/03/12/estados/033n3est).

Un segundo son las encuestas, según las cuales Martha Érika sigue siendo la puntera entre los aspirantes del PAN y de otros partidos, aunque cada vez con menos ventaja como consecuencia del crecimiento de los negativos de su esposo a cinco meses de hacer dejado la gubernatura de la entidad.

Un tercer elemento es que los operadores y consultores políticos tanto del PRI como de Morena creen que Martha Érika Alonso les facilitaría en Puebla la implementación de una campaña de contraste o polarización en 2018, sobre todo si Margarita Zavala, la esposa de un expresidente de la República, es la candidata del PAN a Los Pinos.

periodistasoy@hotmail.com

@periodistasoy

Te puede interesar