17 junio 2019
El Popular

De frente y de perfil

Comicios reñidos, independientes sin posibilidades

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / mayo . 02, 2017.

La algarabía que despertó como candidato independiente el Bronco, Jaime Rodríguez Calderón, parece cosa del olvido, después de su fracaso como gobernante, ninguno otro aspirante por esa vía logra motivar a la ciudadanía.

Después de su arrollador triunfo en los comicios para gobernador de Nuevo León, se desató la fiebre de los nuevos broncos, sin que ninguno de ellos hubiese alcanzado ni medianamente los logros de Rodríguez Calderón.

Y es que el llamado Bronco desalentó a los electores de otras entidades, al dejar muestras de su total incapacidad como gobernante, tanto así que hasta sus patrocinadores se decepcionaron de sus cortas miras políticas.

Rodríguez Calderón se sintió el candidato presidencial independiente, sin merecimiento alguno y el desinterés de los electores potenciales se advierte en las encuestas que sobre el tema se han levantado.

Con todo y que los electores se encuentren desalentados de los candidatos independientes a gobernantes, varios personajes que se dicen no políticos participan bajo ese esquema, sin el respaldo de un partido político en busca de un gobierno estatal.

Varios de ellos han competido en elecciones pasadas bajo los colores de un partido político, del que se separaron, algunos de ellos con anticipación, otros bajo el influjo del nuevo modelo de participación.

Los comicios para la renovación de los gobiernos de Coahuila, Estado de México y Nayarit nos presentan distintos ejemplares de esta nueva forma de candidaturas, aunque ni uno de ellos logra impactar en el ánimo ciudadano.

El más competitivo de esos aspirante independientes en los distintos estados que irán a las urnas el próximo cuatro de junio es uno de Nayarit, Hilario Ramírez Villanueva, mejor conocido como “Layín” y famosos por confesar que cuando fue alcalde de San Blas, con el emblema del PAN, sí robó, pero poquito.

Después de esa declaración, Hilario consiguió ser nuevamente alcalde de San Blas, aunque ahora bajo el esquema de independiente.

Su segundo período ha sido más polémico que el primero, por los bailes y festejos que realiza, con grupos musicales de gran costo económico, además de un auto regalado a una quinceañera que ni siquiera conocía, pero que le redituaba reflectores.

Para colmo de sus males, al anuncio de su candidatura independiente para gobernador de Nayarit, surgieron señalamientos y acusaciones que no se han probado, pero que manchan su participación en este proceso electoral.

El popular Layín ha sido señalado por supuestos vínculos con el crimen organizado y hasta que su campaña está financiada por ellos y el ex procurador general de Justicia del estado, Edgar Veytia, detenido en Estados Unidos, acusado de protección al narcotráfico.

Por esas acusaciones o señalamientos, Layín ha visto descender su popularidad y si ganó al ayuntamiento de San Blas con la figura de independiente, en esta ocasión, las cosas no parecen marchar bien para su causa, ya que se sitúa pode detrás del candidato de la alianza PAN-PRD-PT y el legendario PRS, Antonio Echevarría García y del priista Manuel Humberto Cota Jiménez, quien va con su gran alianza compuesta por el tricolor, el Verde y Nueva Alianza.

En Nayarit compiten otros candidatos independientes nada representativos Antonio Ayón Bañuelos y Víctor Manuel Chávez Vázquez, además de candidatos de Movimiento Ciudadano, Raúl Mejía González; MORENA, Miguel Ángel Navarro Quintero y Encuentro Social, Daniel Sepúlveda Arcega. En total ocho aspirantes para una entidad con pocos electores, pero gran competitividad.

 De los tres independientes poca convocatoria se espera y menos votos a su favor, ya que la refriega se encuentra el panista Echevarría García y el priista Cota Jiménez.

Resulta curioso como entre los competidores se encuentran dos emparentados con ex gobernadores, el de la alianza PAN-PRD y otros partidos, es hijo del ex gobernador, Antonio Echevarría Domínguez que ganó los comicios con esa misma alianza y está considerado como uno de los tres hombres más ricos del estado, pero además su madre, Martha Elena García aspiró al gobierno estatal, primero como sucesora de su esposo y padre del ahora candidato, lo que no concretó y luego como candidata del PAN, quedando en segundo lugar de las preferencias electorales, siendo derrotada por el actual gobernador, el priista Roberto Sandoval Castañeda.

Raúl Mejía González aspiró hace seis años a ser candidato del PRI, pero se quedó en el intento, ya sus lazos de pariente político del entonces gobernador Ney Manuel González se lo impidieron y en esta ocasión, su ex partido, el PRI tampoco lo consideró, por lo que tuvo que buscar otras opciones, recalando en Movimiento Ciudadano.

En Nayarit también destaca que el ex priista Miguel Ángel Navarro que compitió hace doce años con el emblema del PRD, después no ser escogido como abanderado por su entonces partido, compita ahora con el emblema de MORENA.

Con todo y que existen ocho aspirantes en Nayarit, los sondeos muestran que la elección se dará entre dos de los aspirantes, el panista Echevarría García y el priista Cota Jiménez, de los demás poco se espera puedan obtener el respaldo ciudadano para ello y se descarta se produzca sorpresa alguna con el resto de aspirantes.

Los independientes, incluido Layín poco podrán hacer en Nayarit y los saltimbanquis de la política como Navarro Quintero y Mejía González, dejaron atrás sus tiempos en que fueron considerados como opción.

Mañana abordaremos el tema de los restantes estados con elección el próximo cuatro de junio, Estado de México y Coahuila, donde la lucha es más reñida todavía que en Nayarit los independientes, también van como música de acompañamiento.

ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar