17 julio 2019
El Popular

Stalingrado

Aviso oportuno

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / abril . 29, 2017.

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos. Podrán avasallarnos, pero no se destruyen los movimientos sociales ni con el crimen ni con la fuerza”. Últimas palabras de Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973, a través de Radio Magallanes de Chile.

Una vez más, el 1 de mayo, en México como en el mundo, sigue teniendo el original motivo de lucha de la clase trabajadora. Es así, que, el Día de los trabajadores data de los comienzos de la Revolución Industrial en Estados Unidos, una época de gran efervescencia social y política. Debido a las terribles condiciones laborales que sufrían la mayoría de los trabajadores, se generaron protestas sociales en reclamo de horarios y salarios dignos. Uno de los reclamos más relevantes fue el pedido de la reducción de la jornada laboral a 8 horas de trabajo, ya que en la época solía extenderse hasta 16 horas.

Las diferentes movilizaciones en lucha por los derechos de los trabajadores, desembocaron en una huelga nacional. En ella participaron miles de obreros, afectando diversas empresas y fábricas de Estados Unidos que vieron su producción paralizada. Los empresarios comenzaron a sentir miedo por aquel movimiento al que denominaron “revolución anarquista”.

La ciudad de Chicago fue, por su naturaleza industrial, donde se generaron la mayoría de las manifestaciones. El 1 de mayo de 1886, más de 200 mil trabajadores iniciaron la huelga en diversas ciudades del país. En Chicago la huelga se extendió hasta el día 3 de mayo y fue disuelta de manera violenta por las fuerzas policiales.

Durante las manifestaciones de ese periodo, murieron numerosos proletarios. Fue así que luego tuvo lugar la denominada Revuelta de Haymarket, donde trabajadores, policías y civiles resultaron muertos y heridos por la detonación de un dispositivo explosivo. En junio de ese año, los responsables de este hecho fueron juzgados y condenados.

La lucha de los obreros en búsqueda de mejores condiciones laborales para todos los trabajadores fue un hecho sin precedentes, lo que impulsó la creación de una jornada para celebrar la lucha por los derechos y para brindar homenaje a los Mártires de Chicago. De esta forma, por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional llevado a cabo en 1889, se propuso el 1 de mayo como fecha conmemorativa para el Día Internacional del Trabajador.

Pues bien, también tenemos nuestros antecedentes históricos, donde el sistema de explotación era brutal, abarcando a indígenas, campesinos, obreros; en sí, a toda la clase trabajadora en el siglo 19 e inicios del 20, con Porfirio Díaz: todo en nombre del progreso. A principios del siglo 20 dos huelgas de extraordinaria importancia, marcaron la historia del origen del movimiento obrero mexicano. En junio de 1906, en el estado de Sonora, trabajadores de las Minas de Cananea hicieron estallar una huelga por salarios más altos y trato igualitario para trabajadores mexicanos, que en comparación con los empleados norteamericanos padecían discriminación. Varios trabajadores murieron y otros fueron heridos.

Pese a esta situación, al año siguiente otra importante huelga estalló. En enero de 1907, en la región de Orizaba, en el estado de Veracruz, trabajadores de las fábricas textiles de Río Blanco, se pusieron en huelga por las malas condiciones de trabajo a que eran sometidos; entre las que se contaban jornadas de 12 horas, salarios sometidos a multas y control sobre las actividades que realizaban los trabajadores, el resultado fue un importante número de heridos y muertos.

Con la Revolución de 1910, se enmarca un movimiento social y popular en contra de la dictadura porfiriana, dando como resultado nuestra Carta Magna, en ella, entre sus artículos, tenemos el 123, donde se estipula la defensa de la clase trabajadora y su relación obrero patronal. Sin embargo, al correr el tiempo, a la fecha, nos vamos encontrando que los intereses de la clase burguesa, mediante o apoyándose con los gobiernos en turno, acorralan u omiten nuestros derechos laborales, así como también realizan castraciones, que no modificaciones, a puntos neurálgicos de los derechos laborales, a su libre albedrío. Claro está que, ante ello, han surgido movimientos sociales en contra de tales intereses. Es obvio que el poder emplea a los congresos para avalar sus disposiciones. En cuanto al sindicalismo corporativo como CTM, CROC, etcétera, en lugar de ser la vanguardia de sus agremiados y de toda la clase trabajadora, se hacen cómplices del sistema en contra de los trabajadores, sirviendo como esquiroles, provocadores y de choque, cuando el momento lo requiera o, mejor dicho, sus amos.

“La esclavitud no se abolió: se redujo a ocho horas diarias”.

“Ladrón que roba a ladrón”, ¡es político!

La fiebre neoliberal y tecnócrata, dentro de la corrupción e impunidad, golpea con saña y sin miramiento, a un pueblo casi inerte, porque saben que su poder lo puede todo, hasta deformar leyes.

Tras haberse implementado la Reforma Laboral en México hace ya cuatro años, no sólo el trabajador ha perdido los beneficios que de alguna manera equilibraban la desigualdad natural que existe entre él y los dueños de los medios de producción, sino que los propios empresarios han comenzado a sentir los efectos de otra de las malas decisiones avalada en su momento por la mayor parte de los congresistas.

En efecto, vamos dando constancia, para poder apreciar que el ritmo del crecimiento del empleo que se tenía antes de la Reforma Laboral, se ha desacelerado; a la vez que las plazas laborales del tipo formal, de por sí pocas, han perdido también calidad tanto en ingreso como en duración contractual, una condición que contrae el consumo derivado que reduce la intención de adquirir bienes a mediano y largo plazos por parte de la clase trabajadora. Es tal el crimen, la corrupción en la procuración de justicia laboral y la creación de empleos, que está la razón de la historia para ir buscando caminos de justicia.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar