22 mayo 2019
El Popular

De frente y de perfil

Los seis magníficos

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / abril . 26, 2017.

Fueron seis los personajes cercanos al afecto y al gobierno de Javier Duarte de Ochoa que previeron su futuro, supieron de antemano lo que vendría en caso de que el PRI perdiera la elección para gobernador y que peor sería el escenario si ganaba el que se vislumbraba como candidato del PAN.

Los seis personajes, vinculados la mayoría de ellos con el gobernador Duarte de Ochoa, desde sus tiempos en que uno y los otros se desempeñaban como auxiliares de Fidel Herrera Beltrán, en la Cámara de Diputados.

Ellos intentaron vacunarse, cubriéndose con el manto del fuero constitucional que les otorga la diputación federal.

Alberto Silva Ramos y Jorge Carvallo Delfín se formaron al igual que Duarte de Ochoa con el Tío Fide, mote cariñoso que le endilgaban al que sería gobernador de Veracruz e impulsor de Javier y de los otros.

Los otros cuatro personajes que, al igual que Silva Ramos, prefirieron una diputación federal que seguir expuestos sin fuero a la furia del implacable vengador que preveían ganaría los comicios son: Adolfo Mota, Eric Lagos, Edgar Spinoso Carrera y Antonio Tarek Abdalá.

Todos ellos fueron personajes centrales en la debacle financiera de la entidad y algunos de ellos señalados como participes en la construcción de empresas fantasmas.

Varios de ese grupo  fungieron como importantes secretarios del gabinete de Javier Duarte de Ochoa.

Eric Alejandro Lagos Hernández había sido secretario privado del gobernador Fidel Herrera Beltrán y diputado local, pero con Duarte de Ochoa creció a la dirigencia estatal del PRI y subsecretario y secretario de Gobierno.

Alberto Silva Ramos, el personaje más cercano al afecto de Duarte de Ochoa, bautizado con el mote de El Cisne fungió como subsecretario de Desarrollo Social con Fidel y alcalde de Tuxpan, secretario de Desarrollo Social y coordinador de Comunicación Social y se le consideró como el “delfín” del gobernador, al que no pudo imponer.

Jorge Alejandro Carvallo Delfín fue secretario particular de Fidel Herrera en sus tiempos de senador y coordinador de la agenda del entonces gobernador Herrera Beltrán, además de dirigentes estatal del PRI, aunque su crecimiento se produjo al arribo de Duarte de Ochoa al gobierno estatal. Fue diputado local y coordinador de su bancada, secretario particular del gobernador y secretario estatal de Desarrollo Social.

Adolfo Mota Hernández fue diputado federal y subsecretario de Educación en el período de Herrera Beltrán y secretario estatal de Educación con Duarte de Ochoa, período en que fue uno de los personajes cercanos al gobernador.

Edgar Spinoso Carrera hizo mancuerna con Mota Hernández en SEV, aunque el inició con Duarte de Ochoa como subsecretario de Finanzas y pronto fue enviado de regreso a la oficialía mayor de la secretaría de Educación, cargo que había tenido en la administración de Herrera Beltrán.

Antonio Tarek Abdalá Saad es un personajes de bajo perfil y el más joven de este grupo (apenas 35 años) que se incorporó al grupo de amigos cercanos de Javier Duarte al inicio de su gobierno, fungiendo como director administrativo del DIF y más tarde tesorero del gobierno estatal.

De este grupo hay que destacar varias cosas, ya que todos ellos ganaron sus respectivos distritos y fueron electos diputados de mayoría. La mayoría de ellos se encuentran vinculados a programas sociales o cuestiones financieras y mantuvieron la cercanía con el gobernador Duarte de Ochoa.

Silva Ramos es el de mayor edad, está por cumplir el medio siglo de vida y Tarek Abdalá es el de menor, con escasos 35 años.

Los demás, oscilan entre los 41 y los 43 años y todos ellos son poseedores de grandes fortunas económicas.

Con excepción de Abdalá Saad, los demás formaron parte del círculo dorado de Fidel Herrera Beltrán, con el que colaboraron desde muy jóvenes, incluso varios de ellos antes de cumplir los 30 años.

Su desarrollo político lo alcanzaron con el gobierno de Duarte de Ochoa, quien los empujo a los primeros planos de la administración pública estatal.

Resulta curioso que sea, precisamente el que no colaboró con el gobierno de Herrera Beltrán el que se encuentra sujeto al proceso de desafuero y que ninguno de sus cinco compañeros de partido, con los que mantiene estrecha cercanía siga el mismo procedimiento, con todo y que existen sombras de sospecha sobre su actuación en el gobierno estatal.

Noemí Zoila Guzmán Lagunes es otro de los personajes que participó en el gobierno de Duarte de Ochoa como secretaria de Protección Civil y optó por la diputación federal, aunque ella cuenta con una amplia carrera legislativa, siendo tres veces diputada federal y una más senadora. Ella es otro de los personajes priistas vinculados en el tema de las empresas fantasmas, aunque distó mucho de participar en el gobierno de Herrera Beltrán.

Ahora ellos y otros personajes políticos más saben que se encuentran bajo la lupa del ahora gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien ya consiguió cumplir con su oferta de campaña de ver tras las rejas a Javier Duarte de Ochoa y que ahora pretende que en esa aventura acompañen a Duarte de Ochoa varios de sus excolaboradores.

Bajaron a Eva

Eva Cadena pagó las consecuencias de su inocencia (sería eso) y fue bajada como candidata del partido Morena a la alcaldía de Las Choapas, Veracruz, después de ser evidenciada recibiendo dinero para el patrocinio de las campañas políticas.

Su error, ambición o inocencia tendrá consecuencias, ya que primero ocurrió la pérdida de la candidatura y pueden seguir la licencia permanente de su diputación y local y hasta un proceso judicial.

Esa es una advertencia para el futuro y no sólo para Morena, sino para los demás partidos, operadores y candidatos.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar