23 marzo 2019
El Popular

De frente y de perfil

En la oposición también hay corrupción

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / abril . 19, 2017.

Hay quienes creen que la corrupción es privativa de los gobernantes priistas, ya que son un mayor número de militantes de este partidos los que terminan en la cárcel, aunque también en los hoy partidos de oposición se dan este tipo de situaciones.

Es cierto que abundan los priistas y es que ellos han dominado los gobiernos estatales y cuando menos mantienen en su poder la mitad de las administraciones estatales (en la actualidad son solamente 15 y uno en alianza con el Verde) desde que ocurrió la alternancia en los estados hace 28 años.

Si bien Mario Ernesto Villanueva, Andrés Rafael Granier, Jesús Reyna García, Flavino Ríos Alvarado y ahora Tomás de Jesús Yarrington y Javier Duarte de Ochoa, todos ellos gobernantes emanados del PRI se encuentran detenidos, hay otros de otros partidos que han sido juzgados y recluidos en alguna prisión y otros que la han librado.

Guillermo Padrés Elías, gobernador de Sonora bajo las siglas del PAN, se encuentra también en prisión, acusado de delitos varios cometidos durante su ejercicio gubernamental.

Luis Armando Reynoso Femat, también gobernó con los colores blanquiazules de Acción Nacional en Aguascalientes y se encuentra bajo proceso por la compra de un tomógrafo a precio inflado, aunque sigue el juicio en libertad bajo caución.

Marcelo de los Santos, exgobernador panista de San Luis Potosí fue inhabilitado 20 años por fraude y desvío de dinero público.

Narciso Agúndez Montaño, exgobernador de Baja California Sur fue detenido por peculado de 55 millones de pesos e inhabilitado por seis años y ahora goza de libertad.

Juan Manuel Oliva, otro panista que gobernó Guanajuato, que es la segunda entidad que vivió la alternancia política, enfrentó denuncias que fueron desde la compra de terrenos a precio elevado en los que se pretendía construir la nueva refinería, así como de otros ilícitos, aunque nunca fue a prisión ni se procedió judicialmente en su contra, aunque se mantienen en revisión miles de millones de pesos.

Pero hay otros que si pisaron la cárcel como es el caso de Pablo Salazar Mendiguchía, exmilitante del PRI, quien llegó al gobierno de Chiapas mediante la más grande alianza jamás formada, todos los partidos opositores contra el PRI, aunque se decantó por los dos principales partidos de esa coalición, el PAN y el PRD.

Salazar Mendiguchía estuvo en prisión, acusado de homicidio culposo y enriquecimiento ilícito, aunque siempre consideró esa acción judicial como una venganza política.

Incluso su salida de prisión ocurrió por un pacto sellado con el entonces gobernador Juan José Sabines Guerrero, para no proceder jurídicamente en su contra.

Sabines Guerrero fue señalado una y otras por una serie de abusos y desmanes ocurridos durante su gobierno surgido de las filas perredistas, pero jamás se actuó en su contra y hoy es un representante consular del gobierno mexicano en Orlando, Florida.

Otros como Mario López Valdez, otro ex priistas que gobernó como parte de una alianza entre PAN y PRD, enfrenta situaciones difíciles como es la no aprobación de la cuenta pública por parte del Congreso de Sinaloa, además de que se habla de que terminó su gobierno con uso irregular de recursos y ocho denuncias de hecho por el mal manejo de siete mil 381 millones 894 mil 200 pesos, que pueden aumentar, dado que están bajo verificación otros dos mil 931 millones 400 mil pesos.

En Morelos no se procedió en contra de Marco Adame, otro exgobernador panista, aunque el actual mandatario Graco Ramírez lo señaló una y otra vez como responsable del desvío de más de 900 millones de pesos del erario, pero luego el propio Graco lo deslindó de ello.

Sergio Estrada Caijgal, gobernó Morelos antes que Marco Adama, también bajo los colores del PAN y fue señalado en diversas ocasiones por abusos, prepotencia y hasta por violencia. Incluso se habló del uso oficial de un helicóptero para enamorar a sus novias.

 Amalia García Medina, exgobernadora de zacatecas bajo los colores del sol azteca (PRD) fue exhibida públicamente por su sucesor Miguel Alonso Reyes en su toma de posesión, por los excesos del gasto y lo comprometido que dejaba las finanzas públicas y amenazó con ejercitar acción penal en su contra, aunque no lo hizo.

Marcelo Ebrard Casaubon, fue priista del Partido del Centro Democrático, pero gobernó el Distrito Federal bajo las siglas del PRD y se le señaló por malversación del dinero público en la construcción de la llamada Línea Dorada del sistema de transporte colectivo metro, la 12, donde el despilfarro fue enorme.

Marcelo decidió vivir fuera de México, dando paso al olvido sobre el tema, aunque se prepara para retornar en plena campaña electoral, para apoyar la nominación presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Estos son algunos ejemplos de lo que sucede con los gobernantes de otros partidos ajenos al PRI.

El búho

Hace algunos ayeres, el entonces diputado federal Miguel Eduardo Valle cruzó una apuesta, subiría a la tribuna para hablar de Los Beatles y lo hizo, tocó el tema del cuarteto de Liverpool, al incluirlo en el tema que trataba para situarlo en esa época.

La anécdota quedó ahí, aunque el tema lo tocó solamente como simple mención.

Sin embargo, en la actualidad, los diputados federales prepararon ayer un homenaje al también músico británico, David Bowie, ofreciendo un homenaje y un recital de su música en  San Lázaro, aunque no en tribuna, ni siquiera en el recinto, sino en una de las tantas explanadas.

Lo curioso ce esto es que lo hacen con un músico extranjero muy del gusto de quienes lo hicieron y no con un compositor mexicano.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar