22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

Tragedia democrática

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / abril . 08, 2017.

Un axioma más de un guerrillero: “Amen a su país con corazón de un auténtico patriota, y sírvanlo sin miedo en la batalla”.

Estamos en pleno momento de la gran tragedia y violencia nacional, donde todo acto de perversidad es posible, gracias a los amos en el poder, quienes poseen un hambre feroz por resguardar y enriquecer sus intereses, sin importar sobre quién pisoteen, así sea la soberanía y dignidad de un país y su pueblo. Porque saben muy bien que la impunidad con la que desmadran esta nación, les alcanza para mucho más.

Gracias a Carlos Salinas de Atari, perdón, de Gortari, lo anterior cobra forma, quien nos pinta un futuro glorioso en sacar al país del atraso económico y productivo, para hacerlo uno desarrollado y de primer mundo. Con el tiempo, el aprendiz de Nostradamus, tuvo razón, pero no en beneficio de la nación, mucho menos para el pueblo, porque la privatización nacional se plantea con la firma del Tratado de Libre Comercio. Hoy somos tristes testigos, en cuanto ya no somos dueños de Ferronales, de Astilleros de México, de Mexicana de Aviación; en ruta de choque, va PEMEX, CFE, millones de hectáreas agrícolas en beneficio de empresas trasnacionales y de inversionistas nacionales como Carlos Slim, quienes, bajo pretexto del desarrollo nacional, les roban sus tierras a nuestros hermanos del campo, contaminando y devastando tierras, mantos acuíferos, exterminando flora y fauna.

Cierto, amar al país con corazón de un auténtico patriota, no sirve para los tecnócratas, porque son capaces de ejecutar a sus mismos elementos, cuando estos intentan corregir el rumbo, o, también, cuando chocan con intereses de grupo, como el homicidio o ejecución del político guerrerensede José Francisco Ruiz Massieu, el 28 de septiembre de 1994, sacudió al país por segunda ocasión en ese año, tras el magnicidio de quien era candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio Murrieta. Fecha que aún se ignora quién ordenó y por qué de tales asesinatos.

No son los únicos casos, pues en la lista cruel, se agregan cientos o miles de ciudadanos ejecutados por simple hecho: manifestarse y exigir justicia. Cientos aparecen sus cadáveres, como mudos testigos de quién o quienes actuaron su muerte, mientras los autores no sean descubiertos y señalados plenamente, jamás recibirán castigo. Miles más, permanecen en fosas clandestinas, o fueron destrozados y cremados, para no dejar huella.

Del 2000 a 2017, 103 comunicadores asesinados en México en su relación periodística, siendo Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua; Ricardo Monlui, periodista de Córdoba, Veracruz, y Cecilio Pineda, comunicador de Guerrero, los más recientes. Una vez más. Miles de ejecutados en el país, quienes permanecerán anónimos, mientras no se den a conocer sus nombres públicamente, pocos son identificados por la labor de investigación de campo por parte de sus familiares, quienes rastrean posibles lugares donde existen fosas clandestinas. Seguimos esperando se aclare y someta a juicio a los verdaderos causantes de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas.

Según el índice de Paz de México 2017 reveló que la “tranquilidad que Puebla mejoró respecto al año anterior” (Periódico El Popular del 5 de abril 2017), considerando que cada poblano nos cuesta 18 mil 300 pesos. El informe es elaborado por Visión Of Humanity. Sin embargo, los últimos enfrentamientos entre el crimen organizado y el ejército, aunado a ejecuciones, robos a casa habitación, a comercios, a ciudadanos comunes, y más, la ciudadanía opina lo contrario, en cuanto a que sienten miedo e inseguridad.

En este mar de lágrimas, si en verdad existiera la democracia, a la hora de votar por algún candidato de cualquier puesto, ante tales agravios, sumando a que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), sobre que 6 de cada 10 personas se ocupan en la informalidad, pero sólo generaron 23.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) esto, considerando que las estrategias gubernamentales de disminuir la pobreza y desempleo, no dan resultados. Dentro de las contradicciones, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, afirmó que en la primera quincena de marzo la inflación se ubicó en 5.29 por ciento y para el final del año será de 5.5 por ciento; sin embargo, se espera que en 2018 baje de manera muy rápida entre 3.7 y 3.8 por ciento. Indicadores que nos dicen que la inflación será temporal. Si Carstens y el gabinete peñista, más tecnócratas como Rafael Moreno Valle, siguen necios con esto, es claro que viven en un país de maravillas.

La persecución y represión que padece el pueblo, líderes sociales, clérigos comprometidos con el pueblo, periodistas, etcétera, no es gratuito. Al grado de que, en Puebla, hasta panistas contrarios a la política de Rafael Moreno Valle, a pesar de que ya no es gobernador, dio línea s sus diputados locales, para inhabilitar a su enemigo, el exalcalde Eduardo Rivera, así como a otros más, acusándolos de “traicionar al PAN” por haber apoyado a Ana Teresa Aranda, cuando fue candidata independiente. Líderes sociales están presos.

Recientemente, el Presidente Enrique Peña Nieto, en un encuentro con militares y marinos en el Estado de México, aseguró que quienes hablen de crisis, seguramente lo tienen en sus mentes.

"Quienes les digan que vivimos en un país que está en crisis, crisis es seguramente lo que pueden tener en sus mentes, porque no es lo que está pasando, y las cifras hablan por sí mismas, honestamente somos un país que en un entorno mundial complejo y difícil, si hemos venido creciendo, hoy tenemos empleo y cuando hay crisis no hay empleo", aseguró Peña Nieto.

Más claro ni el agua. No hay crisis económica, salarial, de seguridad, pobreza, desempleo. Todo está en nuestras mentes torcidas, pero con hambre, mucha hambre. Ante esto, ¿Cuál democracia?

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx      

Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar