18 julio 2019
El Popular

Tómelo con calma

Nula protección a periodistas

Por Fernando MORA. / abril . 05, 2017.

  • La violencia se adueña de México
  • El tránsito de menores migrantes en México

El viernes pasado Luis Raúl González presentó su informe anual al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; uno de los reportes más duros y crudos sobre la nula acción de los tres niveles de gobierno, en materia de Derechos Humanos.

Cabe destacar que el Ombusman señala el nulo cumplimiento a los acuerdos de protección a periodistas, como uno de los focos rojos en materia de Derechos Humanos. Afirma que independientemente de la atención a víctimas, no existen acciones de las autoridades para salvaguardar el derecho a la libre expresión y a la información.

En las últimas tres décadas, el ejercicio periodístico en México se ha vuelto la profesión más violenta. La muerte de periodistas y las amenazas, así como los ataques a medios de comunicación, han sido una constante en nuestro país. La mayoría de los actos contra comunicadores han quedado impunes ante la ausencia de cuidado de las autoridades.

Hace más de una década, me tocó ser parte desde la Asociación Mexicana de Editores, de un grupo de organizaciones gremiales que promovieron, por un lado, la Dirección de Atención en la estructura de la CNDH, por otro la creación de la Fiscalía, que daría atención y seguimiento a los ataques a periodistas y finalmente, a la creación de comisiones especiales para el seguimiento a los ataques a la libertad de expresión en el Congreso de la Unión; sin embargo de nada ha servido el esfuerzo, ya que no existe la voluntad política de atender el tema. Sin embargo es una lucha que como profesionales debemos dar, ya que la libre expresión de las ideas, el derecho a la información, y la transparencia, son fundamentos que consolidan a una sociedad y dan paso a un sistema democrático.

El fin de semana el Diario Norte de Ciudad Juárez, anunció que ante la alta vulnerabilidad que representa el ejercicio periodístico en México y después  del asesinato de Miroslava Breach, queda claro que los medios no pueden proteger a sus reporteros y prefieren dejar de imprimir el diario, a poner en riesgo más vidas.

Es lamentable que ante la evidencia, el elevado número de periodistas muertos y el reconocimiento de la nula actuación y cumplimiento de acuerdos por parte de las autoridades, México este catalogado como el país más peligroso de Latinoamérica, para ejercer nuestra profesión.

La lucha debe seguir y tenemos la obligación de continuar informando de manera objetiva y puntual a la sociedad, sobre el acontecer en nuestro país, es la única forma de acabar con la corrupción e impunidad, que hoy en día aquejan a nuestra sociedad.

Tómelo con atención.- El pasado fin de semana los encabezados en la prensa de la Ciudad de México, giraron en torno a la violencia; lo mismo en Veracruz, Michoacán, Guerrero, que en Baja California Sur, Quintana Roo o Tamaulipas. La delincuencia organizada y muchos grupos locales, aprovechan la oleada de delincuencia para sacar provecho.

Sin duda lo que vivimos es resultado de actividades, que poco a poco tienden a limitar los campos de acción de los grupos de delincuencia ligados al narcotráfico, al secuestro, a los asaltos violentos, al despojo de tierras y otros mucho delitos.

Los cuerpos de seguridad local han sido infiltrados desde hace varios años, y no hay mucho espacio para maniobrar; el trabajo parte de la operación conjunta que permita mediante la participación del ejército, la armada, y cuerpos federales de seguridad por un lado, ir reconstruyendo el tejido social, recuperar espacios de convivencia, e ir reconstruyendo cuerpos locales de seguridad que permitan retomar el andar del país.

Sin duda en todo el territorio se viven tiempos difíciles, y si los tres niveles de gobierno no trabajan en forma coordinada no se logrará sacar adelante a nuestro país, de esta difícil situación. La solución no está en que la gente emigre a otras regiones y busque establecerse en un área desconocida, la forma de solucionar esto es justo con el esfuerzo y el trabajo conjunto de las autoridades, y la sociedad. La Seguridad se construye de abajo hacia arriba.

Tómelo con preocupación.- Más de seiscientos mil niños migran de Centroamérica y México rumbo a los Estados Unidos. El problema se ha recrudecido en los últimos años; estos migrantes no miden los riesgos que implica el fenómeno, se lanzan a la aventura para cumplir el sueño de reencontrarse con sus padres.

En los últimos meses, se ha incrementado el tránsito de niños migrantes no acompañados, que ponen en riesgo sus vidas, en principio por tratar de reunirse con sus padres, hermanos o abuelos; así también huyen de las amenazas de la delincuencia organizada, que pretende reclutarlos en su país de origen. Un alto porcentaje de estos niños y jóvenes, ven frustrado su sueño al ser detenidos por las autoridades migratorias norteamericanas o mexicanas.

Es sin duda, un fenómeno que nos preocupa y mucho, por las violaciones a los Derechos Humanos que se cometen en torno a este fenómeno. De todos es sabido que muchas niñas y jóvenes son violadas y sometidas, en los trayectos migratorios, mientras que los niños y jóvenes son en efecto reclutados por la delincuencia organizada, con los altos riesgos que ello implica.

La migración de niños menores no acompañados, debe ser un problema prioritario para los gobiernos de los Estados Unidos, de México, y de Centroamérica, ya que representa un alto riesgo.  

tomeloconcalmacolumna@gmail.com

@Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

*Maestro  en  Comunicación  Institucional  por  la  Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Te puede interesar