17 junio 2019
El Popular

De frente y de perfil

Homónimos, confusiones y mala leche

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / abril . 05, 2017.

La recurrencia de mostrar en televisión y redes sociales la foto de un individuo que no es la persona de la que se habla, así como el remarcar una y otra vez que se trata de él, no tienen ninguna repercusión, más que el daño moral que se le causa al sujeto en cuestión, el que, muchas veces no tiene las armas necesarias para desmentir a sus acusadores.

Sucede frecuentemente en que nombres parecidos son mencionados en los medios de comunicación, aunque la mayor parte de ellos son relacionados con eventos que no comprometen su situación.

Sin embargo, en las semanas recientes, dos personajes han sido confundidos con sujetos del mismo nombre, pero con los que no tienen relación alguna, ni son familiares o parte de los desaguisados que cometen sus supuestos familiares.

Uno de ellos es Rafael Negro Cruz Tronco, él si un personaje cercano al afecto de Fidel Herrera Beltrán, al que tratan de vincular como padre de un sujeto acusado de formar parte de los llamados Porkys de Veracruz.

La única relación que tiene el popular Negro Cruz con el padre de dicho sujeto es llamarse de la misma manera y aunque ha desmentido una y otra vez su parentesco, varios medios de comunicación continúan mostrando la foto de Cruz Tronco como padre del muchacho que participó en un evento delictivo.

Osvaldo Rafael Cruz es el nombre del supuesto hijo del Negro Cruz, falsedad que se ha encargado de mostrar una y otra vez, pero se sigue exhibiendo su rostro, para incluir dentro del esquema al exgobernador Fidel Herrera Beltrán, en algo que no tienen nada que ver, ni uno ni otro.

La historia es que tres estudiantes de universidades privadas de Veracruz fueron acusados por los delitos de violación y pornografía en agravio de una joven de Boca del Río, quien, después de que el abuso sexual fue viralizado en internet, actualmente reside en otra entidad de la república.

De los tres jóvenes participantes, sólo uno de ellos está preso por el delito de violación, Jorge Francisco Pereda Ceballos, mientras que Oswaldo Rafael Cruz, hijo de Rafael Cruz Hernández, director de Pesca de la secretaría de Desarrollo Agropecuario, funcionario del gobierno estatal de Javier Duarte de Ochoa, es señalado como responsable de la grabación que fue viralizada en las redes sociales.

Es ahí donde surge la confusión, aclarada en muchos lados, aunque en otros se muestran renuentes a dar disculpas.

Otro caso es el reciente, ocurrido hace unos días, donde un irresponsable joven conducía su lujoso auto a una alta velocidad en Paseo de la Reforma y su imprudencia costó la vida a cuatro personas que viajaban con él.

El sujeto se denomina Carlos Salomón Villuendas y es hijo de un  próspero empresario de seguridad, aunque algunos lo han querido relacionar con Carlos Salomón Cámara, empresario de medios, quien fungió como vocero del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León.

El joven del accidente tiene doble nombre: Carlos y Salomón; el exfuncionario del gobierno federal se llama Carlos y se apellida Salomón.

Aunque el intento de relación no ha prendido en las redes sociales, comienzan a surgir interrogantes sobre si el responsable de las muertes de esos otros cuatro jóvenes es hijo del tabasqueño Salomón Cámara, con quien no tiene vinculación alguna.

Es poco común en México que cuando los medios de comunicación se equivocan pidan disculpas, sin importar el daño que pueden causar a los familiares y a la misma persona que es señalada en hechos en los que no tiene vinculación alguna.

Sucede muchas veces que hay nombres similares o parecidos de personajes que tienen actividades distintas y que llevan a la confusión, pero son, incluso, eventos en que nadie sale perjudicado y no pasa de una simple confusión.

Alguna ocasión, en su noticiario, Joaquín López Dóriga presentó al encargado de deportes como Javier Alatorre, cuando su nombre correcto es Javier Alarcón.

En otras ocasiones personajes como Francisco Agundis ha sido confundido con Francisco Abundis, aunque los dos se dedican a cosas distintas,

Agundis fue uno de los precursores del Partido Verde y fungió como diputado federal y local en la ALDF, mientras que Abundis es el director de Parametria, una casa encuestadora.

Verónica Velasco Rodríguez, es una militante del Partido Verde quien ya fue dos veces diputada federal en la 57 y 60 legislatura, además de senadora en la 58 y 59, en tanto que Verónica Velasco se llama la pareja de Epigmenio Ibarra, conductora de programas de radio y televisión.

En sus inicios, Emilio Gamboa Patrón era confundido con Emilio Carrillo Gamboa. El primero ha sido secretario particular del expresidente Miguel de la Madrid, además de secretario de Comunicaciones, director de Infonavit, Lotería Nacional, IMSS, Fonatur, diputado y senador dos veces. El segundo fungió como embajador de México en Canadá y director de Teléfonos de México, entre otros cargos.

José Antonio González Fernández en algún momento fue confundido con José Antonio Fernández. El primero fue el comodín del sexenio de Ernesto Zedillo, donde inició como diputado local siguió como procurador del DF, director del ISSSTE, secretario del Trabajo y de Salud, presidente del PRI y aspirante frustrado a la candidatura al gobierno capitalino. El segundo es uno de los principales empresarios del país y cabeza de un gran consorcio.

Como esas hay grandes mezclas en los nombres o en las vinculaciones que se hacen, en las que en muchos casos existe confusión, pero en otras mala fe y hasta mala leche.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar