18 julio 2019
El Popular

Tómelo con calma

El nuevo Modelo Educativo

Por Fernando MORA. / marzo . 15, 2017.

Sin duda uno de los grandes pendientes en nuestro país, es la educación. A lo largo de los últimos veinte años, a partir del arribo de Ernesto Zedillo como secretario de Educación Pública, se inició un largo proceso para reorganizar administrativamente y desde el punto de vista académico el sector educativo.

Por más de siete décadas, el Sindicato de Trabajadores de la Educación, tomó el control del rubro en nuestro país, y partiendo de los maestros con vocación, que han sido un pilar indiscutible para formar a millones de niños y jóvenes, fueron surgiendo líderes magisteriales que observaron más por sus intereses que por lo que sucedía en nuestro país. Así, del México de los años 40 en los que los docentes eran observados con respeto y cariño, fuimos avanzando hasta llegar en los años noventa al magisterio que tomó calles e hizo rehén a toda la sociedad de sus intereses y ambiciones.

Quedó claro que la educación es la gran deuda de los gobiernos con la sociedad mexicana; la calidad y el nivel académico en la enseñanza, sin duda son el sustento de los países desarrollados. Mientras más conocimiento y conciencia hay en la sociedad, mejor desarrollo en todos los sectores de una nación.

A finales de los noventa, surge y se impulsa la carrera magisterial, que fue el primer programa enfocado en la capacitación de los docentes para elevar la calidad de la educación; de la mano del nivel educativo, se planteó la remuneración salarial, ya que también existía un gran rezago en la percepciones de los maestros. Hacia la primera parte de la década pasada, se trató de introducir las nuevas herramientas tecnológicas a los procesos formativos, lo que fue un fracaso por descuidos de las autoridades educativas; la capacitación en ese momento también fue un botín de los “líderes” magisteriales.

Al inicio de la presente década, se retomó el control de los proyectos de formación, y se lanzó la Evaluación Universal, programa que gozó de aceptación entre más de 55 por ciento de los docentes, conscientes de la baja calidad y nivel educativo; derivado de un modelo agotado, y de los malos intereses que llevaron al magisterio a un mal reconocimiento ante la sociedad.

Sin duda el camino ha sido complicado; las bases ya estaban puestas cuando en el año 2013, y como resultado del Pacto por México, los partidos decidieron impulsar la reforma educativa. En un principio las autoridades federales, se abocaron a retomar el control de las plazas y nóminas del magisterio, para lo que fue necesario elaborar un censo. Posteriormente se establecieron las bases administrativas, para sacar adelante un complejo proceso de transformación y modernización del sector educación, y finalmente, hacia el ciclo escolar 2018–2019, se plantea el inicio de un nuevo periodo de modelo educativo, en el que como resultado de consultas y consensos, se establecen cinco ejes rectores: cambio del modelo pedagógico, poner a la escuela en el centro, formación profesional de los maestros, equidad e inclusión, y nueva gobernanza educativa.

Esto se traduce en reparación y remodelación de los centros educativos, abatir la desigualdad en los tratos de niños y niñas, de zonas rurales y urbanas, así como de otras distinciones; llevar las becas a quienes más las necesitan, e impulsar la formación bilingüe y el desarrollo de habilidades en base a las necesidades del lugar.

Aunque quizás sea tarde, observamos los primeros pasos que esperamos sean sólidos, hacia una educación de calidad para los mexicanos. Claro el único pero, esto dependerá de la voluntad política de la siguiente administración, ya que será aplicable a partir del ciclo escolar 2018-2019.

Tómelo con atención

Hemos perdido la capacidad de asombro en la Ciudad de México, y claro, los últimos dos años no han sido para menos, la delincuencia organizada se ha apoderado de la plaza y tiene como rehén a la sociedad. Las autoridades locales han quedado por demás rebasadas, y el Gobierno Federal ha tomado una postura de dejar hacer, dejar pasar.

A la ola de robos a mano armada, violaciones de mujeres, secuestros en todas sus modalidades, esta semana se suma la lucha sindical y el enfrentamiento a balazos a pleno amanecer, en dos de las principales avenidas de sur poniente de la ciudad. Así es, este martes los vecinos de la zona, vivieron una situación muy álgida cuando en el cruce de Canal de Miramontes y Acoxpa, un grupo de albañiles se enfrentó a mano armada a otro, por el control sindical de una obra. Lamentablemente la violencia nos ha rebasado y no sólo en la Ciudad de México, lo mismo escuchamos de enfrentamientos en Chilpancingo, Guerrero; que en distintos municipios de Michoacán, o hasta en la zona hotelera de Los Cabos, en Baja California Sur. Lamentablemente los mexicanos hemos perdido la capacidad de asombro, y este tipo de noticias son el pan nuestro de cada día.

Tómelo con Interés

Las últimas semanas y ya con la designación de candidatos a la gubernatura del Estado de México por los Partidos, el Revolucionario Institucional, Alfredo del Mazo; Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota y Morena, Delfina Gómez; se observa una dura contienda en la que el proceso será decidido por 20 por ciento de la población que aún manifiesta no tener una decisión. En este universo, se ubica un amplio sector de los jóvenes millennials, una generación que no se compromete, y a quienes hay que conquistar con innovación, creatividad y a través de redes sociales.

En las primeras entrevistas y presentaciones, la contienda se observa cerrada y dividida en tercios, lo que por un lado deja de manifestó que la gente está cansada del manejo y ofrecimiento de soluciones que nunca se concretan, y por el otro, del lenguaje tradicional de los políticos que sólo acuden en tiempos electorales a brindar apoyos, soslayando la gravedad de la problemática en materia de seguridad, desarrollo social, salud y educación.

Por muchos ataques y por más que pretendan exhibir a sus contrincantes, el triunfo en el Estado de México, será de quien plantee soluciones viables a las problemáticas señaladas, pero sobre todo, quien ofrezca transparencia y demuestre compromisos claros ante la población.

tomeloconcalmacolumna@gmail.com

*Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Te puede interesar