20 mayo 2019
El Popular

Bregando

Antis, nomás ténganos paciencia

Por Jaime OAXACA. / marzo . 14, 2017.

Inició la llamada feria de cuaresma en la plaza México, además de lo irreverente del nombre (la cuaresma se conmemora, no se festeja) dieron la mala noticia que el serial no iba a ser televisado.

Mal, muy mal, mucho daño le hace a la fiesta que la televisión esté fuera de las plazas.

Ignoro la razón, pero la empresa decidió que no pasara en la tele. Si le asusta que en las pantallas se vea la plaza vacía, tampoco se hubiera transmitido la temporada grande, eso fue mucho más grave.

El pasado domingo, a la primera corrida de la mencionada feria, asistieron unos cuantos aficionados, cierto que había nombres de toreros poco conocidos. A la inauguración de la temporada grande, en noviembre del año pasado, también concurrieron pocos, muy grave porque toreaban Manzanares y Talavante, dos figuras españolas que cobraron por torear una tonelada de euros. Muy figuras, pero no interesan.

En proporción de honorarios, fue peor la inauguración de la temporada grande que la actual.

Así que la poca asistencia no debe ser motivo de vergüenza ni móvil para sacar las cámaras de la plaza.

Al contrario

La única forma de darle difusión a la fiesta de los toros, que la gente vuelva a llenar las plazas, es con el regreso de la televisión abierta, la actual televisión de paga no es la solución.

Pareciera que nadie de los que puede tomar decisiones, quiere difundir las corridas de toros. Las agrupaciones de matadores, subalternos y empresarios son incapaces de llevar la televisión abierta a los cosos.

Se dice que es por dinero, que todos quieren tajada, pudiera ser falta de visión, pero lo que se aprecia es desamor a la tauromaquia, no les importa que la gente cada vez se aleje más de la fiesta.

No son los antitaurinos los que quieren acabar con la fiesta, somos los propios taurinos.

Además de la tele, Existen otras evidencias

En la temporada pasada, se lidió un encierro muy serio de la dehesa de José Julián Llaguno, esa ganadería no es de las preferidas de las figuras, la corrida estuvo impecablemente presentada, sin embargo manseó. Lo lógico hubiera sido que todos los taurinos se sintieran mal por lo sucedido. No fue así, muchos estaban felices porque la corrida no había funcionado, algunos de los medios de comunicación paleros de la tauromafia, se les llenaba la boca al decir que esos toros grandes no sirven, que los aficionados no quieren ese tipo de ganado, que lo mejor son los toritos bobos.

El próximo domingo, en la segunda corrida de cuaresma, reaparecerá en la México la ganadería tlaxcalteca de Piedras Negras, un hierro que se distingue porque sus toros no son bobos, consecuentemente, la lidia de esos bureles no es sencilla, son toros con bravura, complicados, de faenas cortas. Como en todas las dehesas también salen mansos, pero tienen la característica de la emoción. El famoso Timbalero lidiado en marzo de 1982, es un ejemplo, no fue una faena bonita de Mariano Ramos, fue una labor emocionante. A 35 años de distancia sigue siendo un referente.

Sondeando en el medio, muchos taurinos, inclusive de los profesionales, ya se frotan las manos, no para ver un triunfo de la dehesa de la moña rojinegra, ¡No!; al contrario, quieren que Los Piedras peguen un petardo para que no vuelva a lidiar en México, por lo menos durante otros 20 años y si la ganadería desaparece, sería mejor.

La plaza México es el símbolo de la fiesta brava de la República Mexicana, quienes la han administrado en los últimos 25 años han visto, sin inmutarse, que paulatinamente se han vaciado los tendidos y no hacen nada efectivo para regresar a la gente. Pareciera que el objetivo es tener la plaza vacía, quizá para justificar que, en un futuro no lejano, la plaza sea parcialmente derrumbada.

Se les puede decir a los antis que los taurinos le estamos dando la puntilla a la tauromaquia. Este asunto de la fiesta brava se está acabando, no hagan mitote ni se desesperen. Antis, nomás ténganos paciencia.

Te puede interesar