21 marzo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Trabajo ilegal más allá de nuestra frontera

Por Fernando MORA. / marzo . 11, 2017.

  • Orgullo Azul y Oro
  • Influenza Estacional en CDMX

El pasado miércoles, indignados actores de Televisa dieron a conocer que fueron deportados por las autoridades migratorias de los Estados Unidos.

Carlos Benavides, Maribel Fernández y Yered Licona fueron retenidos al arribar al Aeropuerto de Houston, Texas, al ser señalados de intentar violar las leyes de los Estados Unidos al arribar para dar un espectáculo "gratuito" en un evento privado. La televisora dio amplia difusión a una situación que involucra actores, que no necesariamente son ya parte de su equipo artístico; ellos señalan haber sido maltratados y consideran injusto lo sucedido.

Ahora bien nos preguntamos, ¿en cuántas ocasiones las televisoras nacionales han enviado equipos técnicos, actores, reporteros y conductores deportivos, a trabajar en coberturas informativas o programas especiales que le generan importantes ingresos, sin necesariamente cumplir con toda la normatividad migratoria establecida?

Puede ser que en efecto las políticas migratorias, impulsadas por la actual administración sean severas; sin embargo, ¿en cuántas ocasiones las empresas nacionales de México y otros países de habla hispana, han violentado el marco legal? ¿No es evidente que en parte sí existe razón en las sanciones y medidas adoptadas por las autoridades migratorias?

Sin duda los programas hispanos de Telemundo y Univisión son dados a "invitar" artistas o conductores mexicanos. Hace algún tiempo la autoridad migratoria de Miami y Los Ángeles, ya habían realizado señalamientos en el sentido de que el simple hecho de recibir hospedaje y alimentos como "invitados", ya es una remuneración. Por ello, es pertinente que en lo sucesivo se tomen las medidas pertinentes ya que, en efecto, casos como este cada día serán más comunes en las actuales condiciones de la relación bilateral.

Tómelo con atención.- Como universitario, es un orgullo que al paso de los años la Universidad Nacional Autónoma de México, mantenga su prestigio y al paso del tiempo continúe figurando entre las 50 Universidades más importantes y de mayor nivel académico en el mundo.

Esta semana se presentó el estudio que lleva la evaluación, en base no sólo al nivel académico; sino que tomando en consideración sus instalaciones, la diversidad de opciones en las ramas del conocimiento, así como los programas de estudio.

En la década de los ochenta, y tras el conflicto que derivó en la Conformación del CEU (Consejo Estudiantil Universitario), nuestra máxima casa de estudios vivió el peor momento que puso en peligro la continuidad de la institución. Llegó un momento en el que las empresas condicionaban las contrataciones a no haber cursado estudios en la UNAM. Finalmente, el tiempo pone las cosas en su lugar y hoy, nuestra Universidad, goza de gran prestigio en los ámbitos nacional e internacional.

Tómelo con Interés.- Desde mediados del mes de febrero, cada día ha sido mayor la ausencia de niños y jóvenes en escuelas públicas y privadas en la zona sur de la Ciudad de México, derivado del brote de influenza estacional y en algunos casos AH1N1. Los médicos y los servicios de salud manifiestan una situación atípica que lleva al registro de un mayor número de casos; sin embrago, las autoridades educativas, del Sector Salud y del Gobierno de la Ciudad de México no se han manifestado al respecto y como sabemos problema que se soslaya estalla. Es inadmisible que experiencias del pasado que han dejado en claro, no nos llevan a buen puerto, se pretendan volver a aplicar.

Cuando lo que está en riesgo es la salud de la población y ante el incremento de casos, los padres de familia cuentan con poca o nula información sobre las medidas que las autoridades debieran tomar. Viene a nuestra mente la época de usar tapabocas, de recomendaciones sobre el lavado de mano, y el uso de gel antibacterial. El tema debería de ir más allá, los planteles escolares tendrían que cerrar salones por 24 o 48 horas para realizar limpieza profunda, y desinfectar bancas y áreas comunes.

Llama la atención el enterarnos de que, ante la baja de alumnos, en algunos planteles se dan el lujo de juntar a niños de dos o tres salones del mismo nivel, lo cual implica revolver a niños sanos con otros que pudieran ya estar infectados por sus compañeros; en fin que no queda claro la existencia de un protocolo sobre el manejo de estos casos.

Sería sumamente grave, llegar a los extremos de parar actividades y restringir la convivencia como sucedió en 2009 en nuestro país, con el brote de AH1N1. Es pertinente contemplar medidas preventivas permanentes, como el cerrar temporalmente una aula, y enviar a un número reducido de niños o jóvenes a sus casas, para evitar mayor contagio y el riesgo de un escenario complejo que ponga en riesgo a la población.

Nos extraña que Miguel Ángel Mancera, que es especialista en tomar un roll protagónico, no se apersone en los centros escolares de esta zona de la Ciudad de México y asuma el liderazgo con medidas que debieran ser cotidianas y recurrentes, como retomar la educación de los menores en el aseo, la forma de taparse al estornudar, el desinfectar instalaciones con cloro, y otras más que deberían ser parte de los procesos formativos básicos.

Correo: tomeloconcalmacolumna@gmail.com

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

 Maestro  en  Comunicación  Institucional  por  la  Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Te puede interesar