18 julio 2019
El Popular

Stalingrado

Conciencia falsa

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / marzo . 04, 2017.

En México, las castas divinas en el poder como sus aliados fácticos, son asiduos a manifestar actos moralistas, para justificar cualquier acción que satisface sus intereses más abyectos, mismos que van en contra de la ética social. Rayan en el moralismo nacionalista, sin detenerse a valorar que, entre ello, las garantías sociales e individuales, como la misma soberanía y democracia, son simples citas alejadas de la angustia social de estar ajena a un acto tan simple llamado: Justicia.

Si somos atentos a cada discurso que emiten, tal pareciera que se fusilan las ideas de Jonathan Swift, quien, en 1733, publica: Arte de la mentira política, documento que describe la realidad con la que políticos, gobernantes y empresarios, hacen uso de la política y mentira en un solo tono. Con el tiempo, los políticos de hoy mienten con torpeza, porque los rebasa el ser mitómanos, asumiéndose como dignos demócratas; sin embargo, por sus actos, recurren a mentir bien a los ciudadanos con el arte y elocuencia de la conducta ruin que les caracteriza, al grado que hacen el arte de mentir cínicamente.

En la era Trump, bajo su postura autoritaria y retrógrada, que hace retroceder a su nación a la obscuridad del derechismo, negando o secuestrando los derechos democráticos y de libertad social a su pueblo, emitiendo directrices que intentan acorralar a países a asumir una postura débil para “proteger los intereses del imperialismo norteamericano”. Trump enfrenta el reclamo mundial. En cuanto a México, mientras diversos países han externado su respaldo a nuestra soberanía, nuestras autoridades no dan muestra de asumir una dignidad soberana, al contrario, siguen una política de sumisión, emitiendo discursos confusos, sin un sustento lógico de actuar bajo preceptos constitucionales, como también el poder apegarse al derecho internacional. Si Trump pretende atarnos con amenazas de no continuar con el TLC, nuestros tecnócratas tiemblan no por tal acto, sino ante las consecuencias negativas para algunos empresarios y políticos, que son quienes en verdad se han visto beneficiado con el TLC, no así las masas trabajadoras urbanas y campesinas, a quienes se les han ido restando sus derechos laborales, salariales, de beneficio social, etcétera; máxime que para cumplir con dicho acuerdo comercial, se tuvo que ir castrando la Constitución mexicana, para acomodar sus intereses, que no del pueblo.

Las consecuencias nefastas se fueron dando con el tiempo, al grado que en el sector textilero, el 80 por ciento se extinguió, gracias a la importación de dicho producto. En cuanto al campo, la fuga de hermanos a Norteamérica, es un indicador de que la política gubernamental abandonó al mismo, derivando en que ahora somos importadores de legumbres y otros productos, siendo que millones de campesinos abandonan sus tierras, convirtiéndose en parias.

Podríamos enumerar más casos, pero, los apátridas tecnócratas, generan beneficios al capital extranjero, en menoscabo del aparato productivo nacional; como ejemplo, tenemos que dos trasnacionales –una de origen estadunidense (Nabors) y otra china (Cosl)– han sido señaladas por la Auditoría Superior de la Federación de causar estragos en el erario de Petróleos Mexicanos (Pemex), por diversas anomalías detectadas en contratos para la renta de plataformas.

Es tal el problema que, aunque la caída de los precios del crudo en el mercado internacional afectó algunos negocios en la empresa productiva del Estado, el del arrendamiento de plataformas se ha mantenido a flote, con multimillonarias sangrías para la hacienda nacional. Es así que son al menos 25 los onerosos contratos cuya vigencia caduca entre junio de 2017 y febrero de 2019, gracias a convenios modificatorios que han alargado el periodo originalmente acordado.

La subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP, ahora Pemex Perforación y Servicios) no sólo ha beneficiado a las contratistas con montos multimillonarios, sino también con ausencia de supervisión y sobre todo de sanciones. Y es que, a pesar del colapso en el sector petrolero, las trasnacionales han incumplido impunemente los contratos.

En la auditoría “Gestión financiera del arrendamiento de plataformas”, la ASF determinó que Nabors  –de la que omite su nombre– incurrió en un desfase de 14 días (del 26 de junio al 9 de julio de 2015) en la corrección de dos anomalías presentadas durante la operación de la plataforma MASE 807, de las cuales una se penalizó al 3 por ciento y la otra al 5 por ciento del monto de la renta diaria, que asciende a 60 mil dólares, establecido en el convenio modificatorio.

Sin embargo, el órgano fiscalizador comprobó que hasta ahora no se le ha cobrado la pena convencional por 67.2 mil dólares, equivalentes a 1 millón 276.6 mil pesos. Y es que a Pemex se le “olvidó” notificar al arrendador esa penalización: “la notificación se efectuó el 17 de junio de 2016, es decir, 337 días después de la fecha en que fueron corregidas las anomalías”, refiere la Auditoría Superior.

La “justificación” de la subsidiaria es que “mientras dicho contrato se encuentre vigente en el plazo del arrendamiento, se pueden hacer efectivas todas y cada una de las penas convencionales o deductivas pendientes dentro de dicho acuerdo de voluntades, pudiéndose inclusive hacer dentro del propio finiquito cuando se hace la extinción formal de derechos y obligaciones de ambas partes”.

El pueblo paga impuestos, mientras trasnacionales de origen estadounidense (General Motors, Carrier y Eli Lilly), una socia de Petróleos Mexicanos y una de las empresas del magnate Carlos Slim figuran entre las 14 corporaciones beneficiadas con millonarias devoluciones y compensaciones de impuestos. La armadora General Motors, que en enero pasado canceló parte de su producción en México para crear empleos en el vecino país. A ésta, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) le compensó 394 millones 418.6 mil pesos en 2015, revela el más reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En la próxima entrega, daremos seguimiento de lo que implica la “conciencia falsa”, con la que nos gobiernan y empobrecen.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar