15 junio 2019
El Popular

Tu Voz

Prevenir riesgos en materia de asentamientos, tarea de todos

Por Pablo Fernández del Campo. / marzo . 02, 2017.

El martes de esta semana, las Comisiones Unidas de Protección Civil y de Asuntos Municipales del Congreso del Estado aprobaron el dictamen mediante el cual se solicita a los titulares del Poder Ejecutivo Federal y Estatal, así como a los 217 presidentes de los Ayuntamientos del Estado de Puebla, que de manera coordinada y en el ámbito de su competencia, instrumenten un “Programa de Reducción de Peligros en Zonas de Riesgo Grave”, que permita la eliminación o reducción del impacto de desastres, a fin de garantizar la seguridad de la ciudadanía.

Este acontecimiento no es obra de la casualidad. Tampoco es resultado de esfuerzos aislados por insistir en la necesidad de generar las políticas e iniciativas que en materia de orden urbano den certeza, pero sobre todo, seguridad a los poblanos.

De hecho, este acuerdo es parte de un paquete de iniciativas que varios diputados hemos impulsado porque consideramos que en materia de crecimiento urbano, seguridad y prevención de riesgos, existen vacíos que para subsanarlos se requiere de que todos, desde autoridades federales, estatales y municipales, así como los propios ciudadanos, participemos de manera activa desde el ámbito que nos corresponde.

Pero las acciones, considero, no se pueden quedar en este tipo de iniciativas. Creo firmemente, como ciudadano y diputado, que se debe ir más allá. Es imprescindible generar, primero, una cultura de conciencia por parte de los ciudadanos en cuanto a los riesgos que implican los asentamientos irregulares y, segundo, generar las leyes y las respectivas sanciones para quienes lucren con lo más valioso que tiene un ser humano, la seguridad de la vida.

En ese contexto, es importante insistir en lo fundamental de evitar a toda costa los asentamientos humanos en zonas de riesgo y disminuir la vulnerabilidad de la población urbana ante desastres naturales.

Ante ello y acorde a la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, presenté este miércoles un acuerdo ante el pleno del Congreso en el que propongo adicionar en el capítulo cuarto denominado delitos de peligro contra la seguridad colectiva, en su sección cuarta, llamada delitos contra el orden en el desarrollo urbano, artículo 199 Ter., un supuesto más, para sancionar con cuatro a diez años de prisión y multa de ciento ochenta hasta quinientos días de salario, tanto a los sujetos privados o públicos que, autoricen indebidamente construcción en zonas de riesgo, en polígonos de protección, salvaguarda y amortiguamiento en torno a la infraestructura o equipamientos de seguridad o de protección en derechos de vía, o que no respeten la definición de Área Urbanizable, contenidas en las Planes de Desarrollo Urbano, tanto Estatal como Municipales, así como en los de Protección Civil, Estatal o Municipal en materia de riesgo.

Estas reformas no surgen por ocurrencias e improvisaciones. Son el resultado de un trabajo que tiene bases en estudios internacionales de prestigio y que revelan que en la actualidad, las ciudades están en riesgo por; el aumento de asentamientos humanos en zonas propensas al riesgo; la falta de recursos para la reducción del riesgo de desastres; la escasa gestión urbana; el inadecuado sistemas de alcantarillado y de los residuos sólidos; el declive de los ecosistemas; las infraestructuras debilitadas y los estándares de construcción inseguros

La propia Organización de las Naciones Unidas resalta que reducir el riesgo de desastres es una acción tan importante que debe ser responsabilidad de los múltiples sectores que conforman la sociedad, pues además de establecer medidas de atención y prevención de riesgo, en paralelo contribuyen al logro del desarrollo sostenible.

En el caso de nuestra entidad federativa, existen registro de inundaciones y desbordamientos, historia sísmica, actividad volcánica, incendios forestales, usos de suelo irregulares, concentración promedio anual por contaminante atmosférico, elevaciones en los Ríos Atoyac, Alseseca, San Francisco; fenómenos que ponen en riesgo los asentamientos humanos.

La prevención, sin duda, es la mejor herramienta que tiene la sociedad organizada para hacer más eficiente el uso de los recursos, pero sobre, para garantizar lo más preciado que tenemos, la seguridad y la vida.

*Diputado Local de la LIX Legislatura

@pabloporpuebla

FACEBOOK: Pablo Fernandez del Campo

fernandezdelcampo@hotmail.com

Te puede interesar