26 marzo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Los independientes rumbo al 2018

Por Fernando MORA. / febrero . 18, 2017.

  • El rápido desgaste de Donald Trump
  • Mancera, el "independiente"

Estás últimas semanas, distintas casas encuestadoras que han visto disminuida su credibilidad, destacan el importante papel que pueden jugar los candidatos independientes rumbo a los comicios presidenciales del 2018.

Resulta en verdad imposible que se aboquen a citar estas candidaturas como la tercera o cuarta fuerza electoral, sin referir a un candidato en específico, lo que no suena lógico, ya que dejando a un lado el nivel de conocimiento y trayectoria profesional de una persona, para considerar su fuerza ante el electorado, hay que tener en cuenta su carisma, honorabilidad y relaciones, o vínculos políticos y sociales.

Es justo cuando se atreven a catalogar y juntar a todos los independientes como una sola fuerza electoral, cuando nos damos cuenta de por qué han restado y disminuido su seriedad en los últimos procesos.

Durante 2015 y 2016, quedó demostrado que la sociedad está cansada de falsas promesas, y de un sin fin de plataformas partidistas electorales que han fracasado. De igual forma de los elevados niveles de impunidad, corrupción y abusos en el ejercicio de los recursos públicos.

Como hemos dado cuenta a lo largo del 2017, a estas alturas ya el año se nos hace pesado, cuando estamos apenas en la tercera quincena del año, la sociedad ha salido durante seis fines de semana a manifestar y desahogar su malestar.

Ha quedado a la luz el tenor de autoridades de los distintos niveles de gobierno, que han anunciado destinar más de 15,000 millones de pesos de los distintos rubros presupuestales, para solventar los efectos del gasolinazo; así como de una ola de incrementos en recursos energéticos (luz y gas), alimentos, y en general en todos los insumos. Sin duda la relación bilateral con los Estados Unidos y otras malas decisiones gubernamentales, también se han traducido en malestar y hartazgo de los mexicanos.

En este escenario, resulta inconcebible la actitud de algunos funcionarios que exhiben sus excesos en gastos como vehículos, telefonía y otros servicios de los que no pueden prescindir, así como la indignación por una disminución del 10% en sus salarios (INE y Poder Judicial). Tal parece que la soberbia los ha hecho insensibles de la situación.

Es aquí donde nos damos cuenta que las candidaturas independientes, más que estar vivas o muertas, dependen de la imagen, sencillez, cercanía con la sociedad, y trayectoria del candidato. Por eso no entendemos cómo se pretende catalogar a todos los "independientes", como si fueran una sola fuerza electoral.

Así, podemos afirmar que sí habrá proyectos independientes que prosperen, pero nunca podremos considerar a los mismos como una fuerza política o como un grupo, ya que dependerá de cada caso la viabilidad o no del proyecto, y su posible triunfo electoral.

Tómelo con atención.- Está semana además de los muchos rumores y especulación sobre las acciones y estilo de gobernar del magnate Donald Trump, han comenzado a circular mediciones sobre los índices de aceptación y popularidad del presidente de los Estados Unidos, comparándolo con sus antecesores los últimos cinco mandatarios y el tiempo que les ha llevado rebasar el 50% de rechazo o aceptación.

En el caso de Trump, le han bastado cuatro semanas de acelerada gestión gubernamental, para ya ubicarse muy por debajo de los índices de popularidad ante la sociedad norteamericana.

El presidente estadounidense ha emprendido un estilo autoritario y rudo de gobernar, en el que se pretende rescatar un radicalismo y un nacionalismo extremo, que por un lado satisface a muchos norteamericanos, pero no es compatible con el desarrollo, crecimiento, y evolución de la sociedad actual.

Independientemente de que nos gusten o no las acciones migratorias y las medidas económicas de Donald Trump, los tiempos marcan la improcedencia del estilo autoritario y del nacionalismo de los años cincuenta, cuando un alto grado de las actividades en los Estados Unidos, corren a cargo de inmigrantes latinos y asiáticos.

Sin duda el estilo particular de Donald Trump al frente del gobierno de los Estados Unidos, ya se enfrenta a escenarios de remoción y desafuero; una muestra del rechazo y la baja popularidad del magnate, que nunca hubiera sido creíble en el 2017 y que nos llevará a vivir tiempos adversos a todas las naciones.

Tómelo con Interés.- Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, quien bajo el amparo del Partido de la Revolución Democrática triunfó en las elecciones del 2012, se resistió siempre a la militancia y afiliación al instituto político.

Ha defendido su autonomía política y busca perfilar una candidatura independiente rumbo a 2018. Todo está bien; sin embargo, lo que no cuadra ha sido su intromisión en decisiones y procesos internos del partido político, que han llevado a la institución a perder fuerza y de dominar electoralmente por más de 20 años la Ciudad de México, ahora enfrentarse a ocupar un tercer sitio en las preferencias electorales, por debajo de Morena y Acción Nacional.

Sin duda el PRD ha tenido una fuerte fractura y sus grupos (tribus), han sido incontrolables para los intereses del mismo partido; sin embrago la injerencia del jefe de gobierno, ha hecho que el juego no sea parejo al interior del instituto político, y es ahí cuando no se vale navegar con una bandera de independiente pero ejerciendo un liderazgo político que tras malas decisiones y resultados de gobierno en rubros de obra pública, movilidad y servicios, e incluso inseguridad, ahora tienen a la organización al borde del colapso electoral.    

Correo: tomeloconcalmacolumna@gmail.com

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

 * Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Te puede interesar