22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

Soberanía herida

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / febrero . 04, 2017.

Aquel precepto y sentencia emitida por Benito Juárez: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Tal vez, por ignorancia o falta de formación ética y axiológica personal como social, Enrique Peña Nieto, no dimensiona o carece de valor, como presidente de la República, para sumir su obligación y compromiso a la patria, de hacer valer dicho precepto, que está enmarcado en nuestra Carta Magna. Partamos del apotegma o enseñanza en una sentencia breve del político liberal Benito Juárez (1806-1872), expresado en su manifiesto a la nación mexicana el 15 de julio de 1867, con la cual selló el triunfo definitivo de la República. (México, Estados Unidos y la guerra, Revista Istor, Núm. 13)

Hoy, nos alcanzó y rebasó lo más absurdo de la imposición imperialista norteamericana, quien, desde Miguel Alemán a la fecha, el sometimiento a sus intereses es de tragedia. Empero, jamás, con excepción de Santa Anna, no contamos con una dignidad soberana, que marque una postura digna de hacer respetar a nuestra nación, gracias a la llegada de los tecnócratas, que hablan en español, pero piensan y ¿razonan? en inglés. Tal es el caso de cada presidente desde Miguel de la Madrid, sobre todo el nefasto de Carlos Salinas de Gortari. Bajo Enrique Peña Nieto, es sentimiento lacayo, fue derribando soberanía al aplicar el plan de privatizarla, sin sopesar de que necesitamos ir construyendo caminos productivos, de ciencia, educación y tecnología, que nos permita determinar una fortaleza nacional, por el bien del pueblo. No, porque de nada sirvió la Revolución de 1910, como tampoco una Constitución de 1917, donde una nación se movilizó para tejer una nación republicana, con dignidad; al contrario, nuestra Carta Magna, ha sido deformada y castrada bajo intereses totalmente ajenos al pueblo, al servicio de criminales de cuello blanco, al servicio del imperialismo en general. Por cierto, este lunes 5, cínicamente los tecnócratas “celebrarán” un agravio más.

Con el triunfo de Donald Trump, todas sus peroratas y amenazas se hicieron realidad, acorralando y amedrentando a Peña Nieto y su aprendiz de político, Videgaray, amenazando de construir un muro, el cual nos trata de obligar a pagar, caso contrario, lo haremos mediante el pago de aranceles, entre otras lindezas. Bastó una llamada telefónica, donde ambos mandatarios trataron de comunicarse, lamentablemente, Trump, encontró a un Peña miedoso, débil, para sentenciarle que, si no puede con el paquete de eliminar el narcotráfico, entonces nos invadirían militarmente. Gracias a que lo reveló la periodista Dolia Estévez, el contenido de tal llamada, es como conocemos su contenido. Tan pronto como se dio a conocer, Presidencia de la República intentó desmentirla, argumentando que es falsa tal revelación; que el diálogo entre ambos mandatarios fue constructivo, entre otras burradas más. Al momento en que Dolia expuso que posee la grabación de tal catástrofe, argumentando que tiene el peso moral para demostrarlo, tanto Peña como el triste Videgaray, se mantienen en su dicho.

Todo podría continuar entre dichos, pero, una vez más, gracias a las declaraciones de Trump, quien apuntó que “sí hace llamadas telefónicas duras a presidentes”, como es el caso de amenazar al primer ministro de Australia, es imposible que nuestras autoridades se sostengan en negar. (EU y el terrorismo internacional. Heinz Dietrich. Ed. Plaza y aldez)

Penosamente, gringolandia nos ha invadido militarmente, pero, gracias a los tecnócratas, la invasión es mental, porque asumen que, siguiendo el modelo imperialista, es como seremos una nación desarrollada, encaminándonos a formar parte de países de avanzada. Todo lo contrario, porque gracias a la sumisión a la que nos han impuesto, tenemos a estos apátridas, quienes hicieron del Tratado de Libre Comercio, un falso espejismo, que permitió deformar la Constitución, y así mermar el sistema productivo textil, industrial, agrario, por citar unos ejemplos; también supeditar a nuestra educación a suprimir el gran valor que aporta en cada rubro mencionado, emprendiendo la pérdida de soberanía, misma que fallece en el camino al vender los bienes nacionales.

Si Juárez no hubiera muerto, estos apátridas le provocarían otro infarto por el coraje, de encontrar que la lucha de un pueblo por eliminar a los conservadores, luego contra el imperio francés, estos, derrumbaron y privatizan a una nación. Claro, porque estas castas divinas, se hicieron del poder, mismo que va en dirección contraria a nuestra dignidad. Dice, al pie de la letra el artículo 39 constitucional: “La soberanía nacional reside esencial y originalmente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”. Así o más claro (El enemigo lo que todo latinoamericano debe saber sobre el imperialismo. Felix Greene. Ed. Siglo XXI. México)

El TLC, benéfica a la élite económica y política tecnócrata, quien obligó, por hambre y desempleo, a que millones de hermanos brinquen la frontera para sobrevivir, ante la pérdida de toda esperanza de una vida digna. Sin más.

Torpe postura de nuestro aprendiz de brujo, Videgaray (perdonen que no ponga su nombre completo, porque es denigrante su designación y comportamiento), quien niega maltrato y amenazas de Trump a Peña, al insistir que está buscando negociar mejores términos de relación bilateral. La conducta de Trump, lo dice todo. Entre ello, el gobierno federal convoca a la nación a la unidad, para hacer sentir nuestra fortaleza. Ingenuo o ignorante, porque ahora sí les urge unirnos, pero, cuando el pueblo se manifiesta contra la represión, o la desaparición de los 43 normalistas, por el gasolinazo, entre otros agravios más, el recurso es, represión.

La unidad nacional se encamina contra todo hartazgo de injusticia, de anticonstitucionalismo, de apátridas que son culpables de esta tragedia. Es momento de ir construyendo una nueva etapa. Hagamos real el artículo 39.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar