21 marzo 2019
El Popular

Tómelo con calma

La capacidad de reconocer errores nos lleva a comprender nuestra realidad

Por Fernando MORA. / enero . 24, 2017.

  • La sociedad civil consolida su posición rumbo a 2018.
  • La austeridad en el Poder Legislativo poco clara.

En las últimas semanas, uno de los temas que mayor interés ha generado en nuestra sociedad, es el arribo de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos. Con ello, el cumplimiento de muchas acciones que más que comprometernos, demanda la atención y análisis de los mexicanos.

En principio, el panorama de la relación bilateral debe llevarnos a enfrentar nuestros problemas, sin estar más a la expectativa de que los Estados Unidos, brindarán el apoyo necesario para que podamos salir adelante.

Requerimos partir de reconocer la dependencia que por más de dos décadas nos ha traído beneficios, pero también ha limitado nuestro actuar, y nos ha generado compromisos. Si bien el marco legal y las condiciones en que se pactó el Tratado de Libre Comercio hace 22 años, han quedado superados, es el momento de llegar a una negociación que si bien nos implique compromisos y nuevas condiciones, también nos aporte beneficios así como elementos que fortalezcan nuestro desarrollo, y el crecimiento de nuestra economía.

La deportación masiva o no de connacionales, es algo que desde 2008 ha ido presentándose en base al crecimiento y condiciones del flujo migratorio. Sin embargo, hemos eludido el negociar este punto y establecer bases sólidas, como el demandar la debida acreditación de nacionalidad mexicana, de toda persona que sea deportada a nuestro país.

Desde hace más de una década los gobiernos de México y Estados Unidos, han llevado a cabo programas de repatriación al interior, entre otros mecanismos conjuntos para contrarrestar los altos riesgos migratorios y brindar oportunidades de reinserción a sus lugares de origen de muchos connacionales.

En fin, este es un tema que de igual forma ha sufrido cambios importantes, si tan sólo tomamos en consideración que en la última década, nuestro país pasó de ser una nación expulsara de migrantes, a un territorio que conjuga los tres fenómenos de la migración. Ahora somos un país emisor, receptor y de tránsito.

Así, estamos enfrentando un nuevo escenario en la relación bilateral, en la que debemos llegar con una posición firme a exigir -en la medida que se pretenda exigirnos-, y poner sobre la mesa los beneficios y acciones, que deben fortalecer la región norteamericana.

En conclusión hemos de aceptar nuestros errores y asumir las consecuencias de frente, para establecer condiciones de equidad en la relación bilateral.

Tómelo con atención.- 2017 marca sin duda el despertar de nuestra sociedad. Durante cuatro fines de semana en distintas capitales del país, la sociedad ha salido a las calles en orden, mostrando carácter, conciencia, y sobre todo un repudio a la violencia, así como a falsos liderazgos de partidos políticos u organizaciones, que pretendan sacar provecho de la situación.

El gasolinazo ha venido a sentar las bases para consolidar nuestra democracia rumbo al próximo año, y claro como sin 2017 no habría 2018, los procesos electorales que se avecinan no tendrán precedente, y ya observamos la elección del Estado de México, como el primer laboratorio en la toma de decisión del electorado.

Vislumbramos una votación concurrida, en la que los candidatos representarán más que sus filiaciones políticas, y las propuestas e iniciativas tendrán que ser viables y razonables. Sin duda un proceso muy peculiar en el que ya se perfilan dos mujeres Delfina Gómez, por Morena; y Josefina Vázquez Mota, por Acción Nacional.

Tómelo con Interés.- A lo largo de las últimas dos semanas, hemos dado cuenta de cómo en los distintos niveles de gobierno, se fue tomando conciencia sobre la necesidad de priorizar el ejercicio de los recursos públicos. Lo mismo se han suprimido gastos de celular, viáticos y telefonía que partidas presupuestales para la organización de eventos y Coffe Break, desde los gobiernos municipales, estatales y distintas instancias del gobierno federal.

Sin embrago, en el ámbito legislativo ni los recortes en el Senado de la República, ni en la Cámara de Diputados y menos aún en los congresos estatales, han dejado conformes incluso a los propios legisladores.

Esta semana ha quedado al descubierto como los diputados locales reciben financiamiento para vehículos, pago excesivo de teléfonos celulares e incluso gastos médicos mayores y otros privilegios, que dejan en evidencia el dispendio de recursos.

Los legisladores del PRI han querido una vez más tomar el liderazgo en el tema, haciendo suya una demanda ciudadana de hace varios años, para disminuir el número de legisladores plurinominales, lo que lejos de ser del agrado de la sociedad, se observa como que una vez más lo que se pretende es aprovechar la situación, y tomar un liderazgo sobre la petición ciudadana de racionalizar los gastos, y disminuir el dispendio de recursos.

El gran tema para los legisladores federales, será sacar adelante el combate a la corrupción, y consolidar un sistema transparente en el uso de los recursos públicos, solicitudes que desde hace varios años, conforman la prioridad de nuestra sociedad.

Correo: tomeloconcalmacolumna@gmail.com

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

* Maestro  en  Comunicación  Institucional  por  la  Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Te puede interesar