18 julio 2019
El Popular

Stalingrado

El Muro

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / octubre . 22, 2016.

Los muros de Troya, la Muralla de Jericó, la Muralla en China, el Muro de Berlín, entre mito y realidad, cada una tiene un papel histórico. Ante el embate de un capitalismo sediento de poder y capital, poco le importa las necesidades y hambre de los pueblos, quienes ya sea por guerras, dictaduras, pobreza extrema de todo, miles de personas son obligadas a huir de su lugar de origen. En el caso del Muro de Berlín, el capitalismo exigía a la ex Unión Soviética, a que lo retirara, por considerarlo como un acto de humillación y violatoria a los derechos humanos.

Pues bien, desde que el capitalismo salvaje emprende nuevo panorama para expandir su poder e ir sembrando catástrofes sociales en el mundo, creando conflictos bélicos, donde miles de personas son sacrificadas, porque sus vidas poco importan ante el hambre de extraer o robar y saquear sus economías. Ante tal situación, miles de sirios, de naciones del medio oriente y de África, son obligados a buscar sobrevivir en calidad de migrantes. Cientos son ya los que en esa aventura peligros han muerto. Como respuesta, las potencias europeas tratan de impedir la invasión migrante, mediante barreras y muros de poder.

En México, en nuestra frontera norte, el poder yanqui construye también muros para mismo fin, impedir que hermanos centroamericanos y mexicanos emigren a la tierra causante de tanto dolor y hambre mundial. En Tijuana, miles de haitianos y africanos se agolpan para brincar la frontera. No podemos, ni debemos calificarlos de entes sin voluntad propia de vivir en su país; ya lo dije, son el resultado de la explotación brutal. No importa si es Hillary Clinton o el nefasto de Donald Trump, ven a nuestros hermanos migrantes como carne de explotación, justificando que son parte de males en su país. Son de una nación de migrantes, quienes asesinaron o cometieron genocidio contra naciones indígenas. Hoy se pretenden ser los paladines de la libertad. El escenario más cruel, es en nuestra frontera sur, donde el INA cumple el mismo papel que su similar norteamericano, el impedir que más centroamericanos pasen por nuestro país y lleguen a los gringos. El punto es que, con mayor crueldad criminal, porque entre autoridades mexicanas del mismo INA, policías y del crimen organizado, robos, violaciones y asesinatos contra los migrantes.

En México, la Corrupción y la Impunidad, con la que actúan políticos y gobernantes, sin marginar a las castas empresariales, son quienes tienen sometida a la ciudadanía en el fondo de las trincheras de la explotación y marginación insultante. Es tal la conducta, que recientemente se mandó una minuta que en materia laboral envió el Senado a San Lázaro. Entre los senadores que impulsan tales arbitrariedades es Javier Lozano Alarcón.

El mal se llama Corrupción e Impunidad, porque mientras legisladores, gobernantes y empresarios, se dedican a discusiones bizantinas sobre su combate y eliminar el fuero a todo criminal de cuello blanco, se estancan en los casos de Padrés y Duarte, como queriendo decir que están aplicando la ley. Sin embargo, no son los únicos ejemplos del mal, siendo que hay muchos más, quienes comprometen la estabilidad nacional; al grado de que somos el paraíso de la Impunidad.

De los 40 millones de personas menores de 18 años que viven en México, poco más de la mitad estaba en situación de pobreza, arroja un análisis del El Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)

La Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indica que 35.8 por ciento de los niños de tres a cinco años no asiste a la escuela, es decir, uno de cada tres no está desarrollando sus habilidades escolares en este nivel.

“En nuestro país habitan 20.8 millones de niñas y niños de seis a 14 años, y requieren recibir una educación básica de calidad, a fin de que amplíen sus oportunidades futuras y mejoren sus condiciones de vida, sin embargo, 3.5 por ciento de esta población no asiste a la escuela”, precisa la encuesta.

Además de que 1.8 por ciento de la población de ocho a 17 años no sabe leer ni escribir, y de éstos, 37.6 por ciento no asiste a la escuela, mientras que de 6.4 millones de adolescentes de 14 a 17 años, 9.7 por ciento tiene 8.9 años de escolaridad; 9.7 por ciento no ha cursado ningún grado de secundaria y 26.5 por ciento no va a clases.

Darío Ramírez, director de Comunicación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, me comentó que: “El tema del fuero es que hay que replantearlo, no hay que desaparecerlo. En todos los países con democracias fuertes y sostenidas, el fuero es una figura completamente aceptada. El tema es el replanteamiento que se tiene que hacer porque aquí en México lo que se ha hecho es más bien transformarlo en un halo de impunidad y es ahí donde estamos fallando”.

Impunidad que permite saquear al país, sumiendo a la población a la pobreza insultante, violando derechos constitucionales, generando violencia y crimen organizado. México es el páramo para oportunistas y cínicos de la cleptocracia. Tan sólo en Puebla, se gobierna con desfachatez, bajo el pretexto de “transformar y modernizar”, excluyendo de todo beneficio al pueblo, condición que debe establecerse el desafuero y cárcel a este tipo de cleptómanos en el poder.

Son el muro antidemocrático, formados mentalmente en Gringolandia, quienes consideran que por ese hecho, deben ser tratados como reyes bonitos. Cínicos.

 

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar