19 febrero 2019
El Popular

Contrastes

La autodestrucción del PRI

Por Carlos GÓMEZ. / octubre . 12, 2016.

Han pasado más de seis años desde que Javier López Zavala perdió la gubernatura de Puebla y desde entonces el PRI poblano está en un permanente proceso de autodestrucción.

Hoy las cosas no son distintas y ya muchos piensan seriamente en irse de su partido para buscar nuevas alternativas y así poder competir en las elecciones del 2018.

El PRI, la pésima imagen del presidente Enrique Peña Nieto y las intrigas entre los pocos sobrevivientes (principalmente delegados) dejan ver un terrible escenario para el 2018.

Por un lado, Juan Carlos Lastiri quiere adueñarse de lo poco que queda en el PRI y está dispuesto a ganarle la nominación a Enrique Doger Guerrero a costa de lo que sea.

No importa si es con guerra sucia o fuego amigo.

En ese proceso de autodestrucción el factor Juan Carlos Lastiri hoy juega un papel importante debido a que quiere apoderarse de las ruinas de su partido.

La verdad es que es una mala inversión política.

En tanto, que Enrique Doger Guerrero se metió a un camino complicado en la Delegación del IMSS debido a que la mayor parte de su tiempo lo utiliza en defenderse de la guerra contra el sindicato, recibir permanentes reclamos por el pésimo servicio del personal hacia los derechohabientes y aguantar la guerra interna del PRI.

Por donde quiera que se le vea el PRI es la peor opción a nivel federal y local.

Así que pronto veremos cómo las ratas saltan del barco antes de que se hunda otra vez.

Los priistas más astutos saltaron antes del 2010 y lo han hecho en los últimos seis años a los brazos de Rafael Moreno Valle.

Por otra parte, el líder estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, sólo está de adorno y nadie le hace caso, ni tiene la capacidad de poner orden en esta guerra interna en el PRI.

A Jorge Estefan Chidiac sólo le preocupa sobrevivir en el cargo hasta el 2018 cuando inicie el reparto de las candidaturas y en especial las plurinominales.

Nada luce bien para el PRI en Puebla.

Su camino hacia otra estrepitosa derrota lo están construyendo a la perfección.

Por eso el PRI ya dejó de preocupar al morenovallismo debido a que ha dejado de ser un peligro para el 2018.

Lo único que en verdad le preocupa al morenovallismo en MORENA y sus posibles candidatos a la gubernatura, José Juan Espinosa, y a la Presidencia Municipal de Puebla, Rodrigo Abdala.

Eso sí les preocupa por el respaldo social que tiene Andrés Manuel López Obrador en Puebla.

El PRI es el payaso de las cachetadas.

 

@gomezcarlos79

www.contrastesdepuebla.com

Te puede interesar