22 julio 2019
El Popular

Alquimia de poder

Reflectores rosas

Por Ruby SORIANO. / octubre . 10, 2016.

Hay temas que se imponen en las agendas gubernamentales y sociales, más allá de toda la polémica y división de opiniones que puedan generar. Soslayar la creciente muerte de mujeres en Puebla, sería intentar ignorar una realidad que está a la vista de una sociedad, de gobiernos e instituciones que se han dejado llevar por una politización absurda, que poco suma, a la urgente atención que ameritan los feminicidios en nuestra entidad.

Las cifras, historias y casos desafortunados de mujeres que han perecido por diferentes circunstancias a manos de sus parejas y algunas más en condiciones aún sin esclarecer, están ahí, a la vista de una realidad social que desafortunadamente se insiste en ignorar.

A la par de lo anterior, es desafortunado que algunos personajes politicen un tema que amerita una atención seria, donde las medidas deben llevar a acciones conjuntas entre gobiernos, instituciones y grupos de la sociedad civil que contribuyan a determinar verdaderos ejes de prevención, educación y acciones que de manera real contrarresten esa descomposición del tejido social que ha llevado a tantos crímenes desafortunados.

De nada nos sirve que una diputada como Geraldine González pida una alerta de género sólo en la lectura de un documento, cuando la legisladora no mueve un dedo en términos reales para hacer una propuesta integral que ayude a mujeres poblanas.

Tampoco nos sirve que diputados como Franco Rodríguez y Lizeth Sánchez evidencien una negativa por default ante la posibilidad de una Alerta de Género.

Una alerta de género refiere un mecanismo de protección dentro de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para garantizar la vida, libertad, integridad y seguridad de las mujeres y niñas.

La alerta consiste en tomar acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado. La violencia feminicida es la forma más extrema de violencia contra las mujeres.

El golpeteo político y social generado a raíz de la petición de dicha alerta resulta desgastante y sin duda golpea al gobierno del estado. Me parece que abrir los canales y esa posibilidad de este llamado social para implementar mecanismos no sólo de protección, sino principalmente de prevención, abonarían y en mucho, a la imagen de un gobierno comprometido con su sociedad.

Decretar la alerta de género no demerita a una entidad, por el contrario, fortalece las políticas públicas que están encaminadas a dar una rápida respuesta a situaciones como las que hoy vivimos en Puebla.

Mujeres poblanas han perecido como resultado de la violencia, el machismo, el maltrato de sus parejas y también la inseguridad.

Poder mirar una realidad social desde diferentes aristas, siempre contribuirá a encarar esos temas que se aprovechan para denostar, cuando lo que se necesita y de manera urgente es prevenir e informar para evitar que se sigan replicando más muerte de mujeres en Puebla.

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Te puede interesar