21 abril 2019
El Popular

Bregando

Jesús Sesma, el fatuo

Por Jaime OAXACA. / septiembre . 27, 2016.

Nuevamente un diputado busca salir del anonimato apoyándose en la fiesta de los toros.

El fulano en cuestión se llama Jesús Sesma Suárez, quien vive de la ubre presupuestal, no sabe o no puede legislar, no cumple con su obligación, tienen una trayectoria gris, gris rata. Quizá, ante la falta de méritos, iniciativa y su ineptitud, busca formas de ser tomado en cuenta por los medios de comunicación y convertirse en noticia.

Evidentemente no es por un trabajo que aporte beneficios al país.

Chuchito Sesma es una de esas lacras que los ciudadanos mexicanos debemos mantener sin que el dé algo a cambio. Pertenece a una especie partido político llamado Verde Ecologista, más bien una empresa propiedad de Jorge González Torres y de su hijo Jorge Emilio González Martínez, el famoso niño verde, un pájaro de cuenta, según informaciones noticiosas.

Mantener a esos verdes, incluyendo al mencionado diputado, nos cuesta a todos los mexicanos.

Con el cuento que los trabajadores de esa empresa verde son animalistas y ecologistas, a Sesma se le ocurrió defender a los animales de los circos. ¡Pobres animales! El desgraciado sujeto los mató con una ley que prohibió a las empresas circenses presentarlos en los circos.

A Jesús Sesma ni remotamente se le ocurrió pensar que en los circos ya no alimentarían ni transportarían los animales que formaban parte del espectáculo; al convertirse en una carga éstos fueron abandonados a su suerte. Sesma se jacta que salvó a los animales.

Es conocida la doble moral del individuo, casado con Paulina, la nieta del expresidente genocida Gustavo Díaz Ordaz. En el diario La Jornada del 10 de julio de 2014, se lee el siguiente texto:

“El presidente de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circos, Armando Cedeño Álvarez, calificó de hipócrita y de doble moral la conducta del coordinador de la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Jesús Sesma Suárez –promotor de la ley que prohíbe utilizar animales en los espectáculos de circos– por difundir las fotos de su esposa, Paulina Díaz Ordaz, posando junto a especies disecadas y portando ostentosos abrigos de piel”.

El Francisco de Asís siglo XXI, ahora pretende ayudar al ganado bravo, quiere prohibir las corridas de toros, aunque de momento su prioridad es impedir la entrada de los niños a los espectáculos taurinos.

Es decir, el sujeto pretende decidir por los padres de los niños, debe considerar a los papás ineptos, idiotas, incapaces de saber qué les conviene a sus hijos. Seguramente se sentirá superior a todos los progenitores de nuestro país, tanto que va a decirles cómo tienen que educar a sus descendentes, dispondrá a dónde pueden llevar los papás a sus hijos a divertirse.

¿Qué le parece? El omnipotente Jesús Sesma, decidirá el futuro de la niñez. Ni más ni menos.

Méndigo, sólo busca los reflectores.

Independientemente que La fiesta de los toros sea tradición, cultura y fuentes de trabajo directa e indirectamente, no es prioridad en el país. Al pueblo mexicano le aflige la inseguridad, el tráfico de drogas, la delincuencia organizada, la reforma educativa, los asesinatos a montones, los desaparecidos de Ayotzinapa y otros lugares, la extrema pobreza.

Esa es la prioridad. No que un tipo soberbio, arrogante, que debe creerse un dios, les diga a los papás a dónde llevar a sus hijos.

El presente texto no pretende enumerar las bondades de la tauromaquia, que las tiene. Únicamente dejar claro que nadie puede decirles a los padres de familia cómo educar a sus chavales.

Si la tauromaquia es mala o buena para el desarrollo educativo de los chicos, que lo decidan los papás y no Jesús Sesma, el fatuo.

Te puede interesar