21 abril 2019
El Popular

Contrastes

La división natural del morenovallismo

Por Carlos GÓMEZ. / agosto . 19, 2016.

Los morenovallistas tienen algo muy claro: se terminó el pacto que los unió en la pasada campaña electoral entorno a la figura de Tony Gali Fayad.

Ahora viene un interesante reacomodo de fuerzas políticas dentro del propio equipo cercano al gobernador Rafael Moreno Valle.

Ahora hay muchos generales y poca tropa para las siguientes batallas políticas, debido a que existen personajes como Jorge Aguilar Chedraui, Javier Lozano Alarcón, Eukid Castañón, Marcelo García Almaguer, Martha Erika Alonso, entre otros, que buscarán sus propios espacios dentro del reparto de las próximas candidaturas.

Por ejemplo, Jorge Aguilar buscará ser candidato a gobernador, presidente municipal de Puebla o senador.

Javier Lozano quiere ser gobernador de Puebla.

Martha Erika Alonso de Moreno Valle también quiere hacer historia y ser la primera gobernadora de Puebla.

Eukid Castañón piensa más en negocios que en la política local, pero es un hombre tan importante dentro del morenovallismo que tendrá que operar para el candidato o candidata a la gubernatura en el 2018.

Y a estos personajes se le sumarán los hombres de mayor confianza del gobernador electo, Tony Gali, que asumirán el control del estado por un año y ocho meses y ejercerán el poder.

Aunque Marcelo García, Jorge Aguilar y Javier Lozano se sientan los generales que dieron el triunfo a Tony Gali, en la práctica el éxito de la campaña también estuvo sustentado en los hombres y mujeres que llevó el candidato al campo de batalla con excelentes resultados.

Así que el grupo de Gali emergerá con fuerza para colocarse en los primeros planos de la política local y en pocos meses lograr un posicionamiento interesante para pelear por las candidaturas en el 2018.

Aunque los morenovallistas no quieran reconocer a los galistas, éstos existen y ya preparan su arribo a Casa Puebla con todo lo que eso significa.

Y otro grupo que se fortalecerá en los próximos meses será el del alcalde, Luis Banck, que tampoco puede descartarse para ser el candidato a la gubernatura de Puebla.

Así que la división del morenovallismo cada día será más notoria.

Muchos ya preparan las maletas para irse con su jefe a la aventura presidencial del 2018.

Pero otros quieren trascender aún más en la política local.

En estos momentos no existe un grupo político más poderoso que el morenovallismo.

Pero las fisuras ya empezaron aparecer y van encamino de una ruptura natural e inminente.

Cada uno de los hombres de confianza de Moreno Valle jugará con sus propias cartas para el 2018.

Ya lo verá.

Se terminó el pacto de unidad.

Ahora cada uno peleará por las candidaturas a gobernador, alcalde, senadores, diputados locales y federales.

@gomezcarlos79

Te puede interesar