14 noviembre 2018
El Popular

Contrastes

Luz verde al ecocidio en Puebla

Por Carlos GÓMEZ. / agosto . 16, 2016.

Una vez más el Gobierno del Estado de Puebla ignoró a los ciudadanos y derribará 235 árboles en el bulevar Hermanos Serdán para construir la ciclopista más cara del país.

La obra de 4.4 kilómetros costará 271 millones de pesos y pese a la exigencia de grupos ciclistas para revertir el proyecto, el Gobierno del Estado doblegó al Ayuntamiento de Puebla para autorizar el ecocidio.

Luis Banck, presidente municipal de Puebla, no pudo frenar la obra porque su margen de maniobra es mínimo y asumirá el costo político del derribo de los 235 árboles.

El hecho es lamentable porque las ciclopistas no han sido proyectos exitosos en este gobierno estatal y para muestra están las ciclopistas que van del centro a Ciudad Universitaria o la de la Vía Atlixcáyotl.

Ya se han iniciado al menos siete amparos contra las obras pero hasta el momento no se ha obtenido ninguna orden de la suspensión de las obras.

No obstante, la pelea legal sigue y aún nadie puede cantar victoria, debido a que los activistas seguirán con su batalla en los tribunales federales y los grupos de ciclistas organizados harán lo propio en las calles.

El alcalde, Luis Banck, deberá aclarar por qué autorizó el ecocidio y deberá explicar a los poblanos las razones que tuvo para avalar la tan cuestionada obra del Gobierno del Estado.

En cuanto se derribe el primer árbol del bulevar Hermanos Serdán habrá una reacción importante en redes sociales porque la gente está muy interesada en el tema.

De ninguna manera se puede justificar derribar 235 árboles para un proyecto que resultará igual de inútil que los otros.

Está claro que el Gobierno del Estado seguirá su política de ignorar a los poblanos y no escuchar sus opiniones con respecto a las obras que en verdad necesitan en la capital y el resto de los municipios.

La tormenta tropical Earl dejó al descubierto que existen municipios (como Huachinango y Tlaola) que siguen hundidos en la marginación y la pobreza y aún así se hará en la capital la ciclopista más cara del país.

Es una total incongruencia.

Es una grosería para las miles de familias poblanas que viven en la pobreza.

Lamentablemente la falta de equilibrios políticos y legales mantiene sometida a la sociedad poblana ante un gobierno que actúa con base en directrices económicas más que sociales.

Y llama poderosamente la atención que los supuestos partidos políticos se oposición se mantengan callados como es el caso del PRI y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

El silencio daña mucho a la sociedad.

No obstante, la batalla aún no está perdida para los opositores a este proyecto.

@gomezcarlos79

Te puede interesar