25 junio 2019
El Popular

Contrastes

La capital inundada y la Sierra en la tragedia: ¿y la transformación?

Por Carlos GÓMEZ. / agosto . 10, 2016.

Las imágenes de la tragedia en los municipios de Huauchinango, Tlaola y Xicotepec son brutales, no dejan espacio a la imaginación, reflejan la pobreza y vulnerabilidad en la que viven más de la mitad de los poblanos, quienes —por cierto— están muy lejos de la Rueda de la Fortuna, el Teleférico, los puentes viales que se inundan a cada rato y el Museo Internacional del Barroco.

Las imágenes de la transformación de Puebla tan difundidas por el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, en la mayoría de los estados del país fueron borradas  por las fotografías que reflejan las vidas destruidas de más de 36 familias que perdieron a sus seres queridos y otras 500 que están en albergues.

Los millones de pesos que se han gastado en publicidad disfrazada para reflejar  una transformación en el estado de Puebla no sirvieron de nada ante las decenas de fotografías difundidas por medios locales, nacionales e internacionales sobre las verdaderas condiciones en las que se vive en la Sierra Norte de Puebla.

El dolor, la desesperanza, la pobreza, las casas humildes, los caminos de terracería, el vivir debajo de un cerro, el temer a cada tormenta tropical, huracán o mal tiempo que golpea a la Sierra Norte es el verdadero rostro de Puebla.

En la capital poblana, en donde están las obras que se difunden como el ícono de la “transformación” del estado, las cosas no están mejor.

Las juntas auxiliares que están en la periferia del municipio siguen prácticamente en el olvido por la falta de obras y servicios.

Y en las calles en donde se invirtieron millones de pesos para colocar el concreto hidráulico simplemente se han convertido en verdaderos ríos capaces de arrastrar autos —como ocurrió ayer en el bulevar Esteban de Antuñano y 15 Poniente—.

Y en el caso del puente de la 31 Poniente y bulevar Atlixco las cosas son igual o peores.

Los poblanos que habitan en la capital también están en constante riesgo porque las vialidades que tienen concreto hidráulico son verdaderas trampas mortales en donde el agua es capaz de cubrir un automóvil en su totalidad.

Hay decenas de fotografías, videos y testimonios de las permanentes inundaciones en las vialidades que “iban a ser útiles” por los próximos 20 años.

Está claro que son obras mal hechas porque no son capaces de dejar fluir el agua que cae con las lluvias y que cada año se han repetido.

La tan publicitada transformación de Puebla no es más que un engaño de la mercadotecnia política.

La cara más real de Puebla se presentó lamentablemente con la muerte de 36 personas en los municipios de Huauchinango y Tlaola.

Esa es la verdadera Puebla.

La de los miles de poblanos pobres y en riesgo.

No importa si son de la Sierra Norte o de la capital.

La transformación es sólo una frase publicitaria que ha sido derrumbada por el verdadero rostro de la pobreza en Puebla.

@gomezcarlos79

Te puede interesar