21 febrero 2019
El Popular

Alquimia de poder

La pobreza perfumada de Meade y Videgaray

Por Ruby SORIANO. / agosto . 01, 2016.

¿Cómo se mira la pobreza en México desde un escritorio? Se mira con la indolente visión de un funcionario tecnócrata que, me atrevería a decir, jamás ha probado vivir con 100 pesitos en el bolsillo y la presión de conseguir un empleo.

La mirada de los hombres que son puntales en la política económica y social del Presidente Enrique Peña Nieto, están muy distantes de esa realidad que hoy vivimos en un país que enfrenta una dura crisis, no sólo económica sino también social y política.

Luis Videgaray y José Antonio Meade miran la pobreza en México pero de lejitos. Difícilmente estos alfiles del presidente Peña Nieto se ensucian los zapatos, es más cómodo, usar a los operadores y peones de sus Secretarías para palpar el pulso económico y social de un país.

Cada vez son menos los que defienden esta política sexenal donde es irrefutable que estamos viviendo al más puro estilo de los finales presidenciales priistas, donde ya no funcionaba apretarnos el cinturón, sino prácticamente asfixiarnos con la escalada de incrementos a alimentos y servicios que han  golpeado de manera contundente los bolsillos de quienes vivimos al día.

El fallido intento de maquillar cifras de pobreza en el país, refleja la más pura contradicción de un gobierno federal que no ha hecho otra cosa más que contradecir todas sus promesas de campaña.

El peñismo se ha convertido en el vivo ejemplo de cómo tirar y hacer cachitos una plataforma electoral que les ayudó a recuperar Los Pinos.

El pasado fin de semana, el nuevo incremento al precio de las gasolinas nos cayó como otro balde de agua fría, sin contar todos los incrementos que se siguen registrando en productos de la canasta básica.

Mientras el presidente Enrique Peña anda de gira por Argentina simulando que vamos a cerrar muchos y jugosos acuerdos comerciales, sus hombres, los perfumados y que muy pocas veces se rosan con los ciudadanos, suman sus erráticas declaraciones a una verdadera falta de sensibilidad política y social.

El ejemplo inmediato es el del responsable del combate a la pobreza en el país, es decir, el secretario de Desarrollo Social José Antonio Meade, quien ahora pone a chambear a las ONG. Y es que el secretario les pidió que lo ayuden a detectar la pobreza.

Señor secretario, camínele, váyase a cientos de zonas que hay en el país donde la gente está comiendo una vez al día; pregunte cuántos están en el desempleo sobreviviendo como pueden. Es decir, levántese del escritorio y deje la tecnocracia para trabajar en la cruda y lastimosa realidad del país.

Es así como se perfuma la pobreza en un momento donde los desaciertos siguen sumando golpes, que van directos a los bolsillos de la ciudadanía y mantienen intactos los excesos de la gran burocracia dorada del gobierno federal, donde se prioriza el gasto para el posicionamiento político con miras al 2018 y se adelgazan programas de impacto social.

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Te puede interesar