12 diciembre 2018
El Popular

La opinión del Búho

Repensando el Bullying

Por José Juan ANZURES. / julio . 19, 2016.

Hechos: En lo que va del año en el Estado de Puebla, se tiene noticia de 36 denuncias presentadas por casos de bullying. Según la asociación civil Cumpliendo Sueñosen el 2016 se han detectado al menos 80 casos de este fenómeno.

Según la Secretaría de Educación Pública estatal, hasta el 28 de juniose habían reportado 7 casos a través de la línea conocida como educatel. El pasado 15 de junio, después de enfrentar problemas de salud, una niña de 11 años de edad, falleció en su casa consecuencia de un golpe en la cabeza luego de ser empujada de una escalera por sus compañeras del colegio en enero de este año (el parte médico indica, no obstante, que el fallecimiento obedeció a una “patología congénita y degenerativa” que la menor ya presentaba).

El pasado 12 de julio la Comisión de Derechos Humanos del Estado emitió la recomendación 5/2016 para la Secretaría de Educación Pública por otro caso de bullying ocurrido en enero de 2015 en la secundaria “Jesús Romero Flores”, como resultado del expediente 932/2015, donde se comprobó que el estudianteagredido falleció a causa de una lesión en el tórax.

Otro alumno sufrió agresiones físicas en la escuela primaria Fray Julián Garcés, del municipio de Cuapiaxtla y el video fue difundido en las redes sociales. En el colegio Ramón López Velarde, en la comunidad de Tizatlán, en Tlaxcala, el padre de una menor víctima de bullying reprochó al padre de la niña agresora las conductas de su hija, el papá de la menor agresora sacó un machete y atacó al reclamante causándole heridas graves.

En Argentina, en la Escuela de Educación Técnica Nº1 “Antonio Bermejo” de la ciudad de Junín, dos jóvenes de 14 y 15 años amedrentaron verbal y físicamente a otro, el hecho fue grabado por el teléfono celular de un cuarto alumno, después fue difundido en Facebooky obtuvo más de once mil reproducciones en pocas horas.La artista italiana Laura Paussini cantará en la Ciudad de México el 12 de agosto con la intención de luchar contra el bullying.

Más allá de las cuestiones políticas de los casos mencionados y de lo triste y lamentable de cada uno, la intención de las presentes líneas no es más que hacer una reflexión del fenómeno denominado bullying. El bullying o acoso escolar no es un fenómeno propio de las escuelas de Puebla o Tlaxcala, es un fenómeno que aqueja a la gran mayoría de los colegios de México y del mundo entero. Tampoco es un fenómeno nuevo, las agresiones entre alumnos siempre han existido;por accidente, error, ignorancia o falta de discernimiento entre el bien y el mal, los niños suelen muchas veces herir a sus compañerossin remordimientoalguno.

Quienes somos de estatura baja siempre fuimos blanco fácil de agresiones por parte de nuestros compañeros del colegio, al igual que el niño con sobrepeso, el que usaba los denominados “frenos de caballo”, el que era demasiado alto, el que era muy estudioso, el que era el menos aventajado, el que sufrió los cambios de la adolescencia más rápido que los demás, el que tenía acné, o al que aún no le salía el bigote, y ya no decir de aquel que tuviera una discapacidad física o algún tipo de retraso.

Cualquier característica de un compañero era razón suficiente para burlarse de él y los motes o apodos eran parte de ello; el jirafa, el negro, el mandibulín, el ñoño, el tonto, el rojo, archie, el chimuelo, el cuatro ojos, el dumbo, el nopal, el cantinflas, el tarzán, el chango etc… Molestar al compañero (siempre que aguantara o hasta que nos ponía en nuestro lugar) era cuestión de todos los días; pero así como a uno lo bullyaban (esa expresión no se utilizaba en mi época) uno tenía que bullyar a otros para hacerse respetar, porque en el colegio rige la ley de la selva, la ley del más fuerte, del más abusivo que suele ser el más popular y por tanto suele tener a su club de seguidores.

No trato de ignorar la realidad del bullying ni de minimizar el dolor de aquellos alumnos y padres que han sufrido esta situación; por el contrario, creo que a pesar de que el acoso escolar siempre ha existido, de unos años a la fecha se ha radicalizado, ha cambiado de naturaleza y se ha vuelto más alarmante: sin ser experto en el tema, esto puede obedecer a distintas razones.

En primer lugar, parece que las agresiones entre los alumnos son mucho más violentas que antes. Hoy en día los acosos escolares atacan la integridad física, moral y psicológica de las personas, incluso en casos extremos llegan a terminar con la vida de algún alumno.En segundo lugar, los acosos escolares se hacen del conocimiento popular de manera inmediata debido a las tecnologías de hoy en día. Debido al uso de estas tecnologías, sale de las paredes del colegio y la víctima se vuelve objeto de burla a nivel de su comunidad, colonia, o país y es incluso visto por cualquier persona en cualquier parte del mundo, lo que implica además de la violación de su integridad física y emocional una violación a su honor y propia imagen.

Los abusos que sufren los alumnos de hoy no son “cosa de niños”, muy por el contrario, son cosa de adultos, son violaciones sistemáticas y reiteradas de derechos humanos; es la falta de respeto y tolerancia hacia el otro. Por tanto, la educación que deben recibir los menores, por parte del Estado y de los padres de familia, no debe entenderse sólo en las ciencias básicas sino en ciudadanía y compromiso social,en el respeto a los derechos humanos como fundamento de convivencia y organización del Estado constitucional y democrático de Derecho. Si los menores son nuestros futuros líderes políticos y empresariales debemos educarlos según el tipo de líderes que queremos tener el día de mañana, líderes que respeten y cuiden a sus semejantes.

* Director del Departamento de Derecho, Relaciones Internacionales y Ciencia Política del Tec de Monterrey Campus Puebla.

Te puede interesar