20 abril 2019
El Popular

Los perfectos verdugos

Por Ruby SORIANO. / julio . 04, 2016.

Una débil línea suscribe la virtualidad y desplaza la realidad de los hechos, las palabras, los contextos e incluso las imágenes.

La vulnerabilidad en las redes sociales es uno de los grandes males del que difícilmente podemos escapar, si tomamos en cuenta que cada vez nos hemos vuelto más esclavos del social media.

Viralizar comportamientos a través de imágenes y videos se ha convertido en esa moda de hacer tendencia algo que consideramos digno de exhibir para hacer lo que paradójicamente criticamos en redes sociales: Denostar y hacer bullying.

Hoy estamos inmersos en la ley de la selva, todos somos susceptibles de ser los próximos protagonistas de un fenómeno viral que puede terminar con una vida personal o con un puesto laboral.

Mientras somos espectadores de cualquier hecho que se comparte, postea, y se hace cadena, entramos al peligroso juego de “mofarnos inocentemente” y convertirnos en los perfectos verdugos que con nuestra propia ley en la mano emitimos juicios de valor para destrozar reputaciones.

El caso de Lydia Cumming la reportera exhibida en redes sociales por ser cargada por dos personas durante la cobertura de las inundaciones en Puebla, sirvió para mostrarnos dos cosas: La primera de ellas, el linchamiento de su propio gremio que olvidó “los principios” básicos del periodismo y se lanzó a atacar a la joven reportera, dejándose llevar por el efecto “viral”.

En segundo lugar, Lydia nos enseñó cómo revertir ese fenómeno viral haciendo lo que todos sus demás colegas no hicieron. La reportera nos contó los hechos, pero también nos trajo los testimonios de los involucrados.

Algo tremendamente sencillo e indispensable para quienes se colocaron la toga y el birrete como los jueces de jueces y se lanzaron casi, casi a sentirse los perfectos corresponsales de guerra, cuando nunca en su vida reportearon o “talonearon” en las actividades diarias del periodismo.

El daño está hecho, pero me parece excelente que Lydia nos muestre la otra versión. Seguramente si conociéramos “las otras versiones”, muchos fenómenos mediáticos provocados por las redes sociales, quedarían diluidos. El alcance de las redes sociales para construir la virtualidad de realidades que son esporádicas y aparentemente vulnerables, provocan efectos que muchas veces son riesgosamente irreversibles y que obligan a pensar en esa regulación de contenidos en redes sociales, cuya invasión de la intimidad traspasa los límites que se convierten en inminentes riesgos para la integridad y reputación de las personas.

El siguiente puede ser cualquiera de nosotros…

@rubysoriano

www.mediatikos.wordpress.com

Te puede interesar