16 agosto 2018
El Popular

La Vecindad

La Vecindad

Por Redacción. / junio . 07, 2018.

YA SABE usted que Andrés Manuel López Obrador es el político más deseado de todo México, que una foto con él significa eso que llaman “estar del lado correcto de la historia…, y Atlixco no podía ser la excepción a ese cuasi arrasador sentimiento.

Al mitin que tuvo se dieron cita, deseosos de ser el elegido, Juan Antonio Villarroel, el aspirante oficial de Morena a la alcaldía; y Eleazar Pérez Sánchez, exmilitante del PRI, y también aspirante de Morena a la presidencia municipal.

Su diferendo ayer fue de gritos aspirando a porra y lejos de agradar hicieron enojar a AMLO. Hay quien dice que la gente de Pérez quiso impedir la entrada de las huestes de Villarroel; otros que fueron éstos quienes comenzaron las agresiones. ¡Como niños!

Todo se transformó en un galimatías, para que finalmente el candidato presidencial no mostrara preferencia por ninguno de los dos que parecían más niños en busca del saludo paterno que políticos profesionales. ¡Ay!, pobre Atlixco.

OTRA GUERRA es la que se centra en las encuestas: ayer en Teziutlán a López Obrador se le pasó la mano al decir que su candidato en Puebla, Miguel Barbosa Huerta, lidera las encuestas al ir 20 puntos arriba del segundo lugar.

Empresas como Massive Caller; sin embargo, arrojan resultados conservadores que posicionan como puntera a Martha Erika Alonso, candidata de Por Puebla al Frente, quien tiene entre 6 y 8 puntos de ventaja y sería la puntera.                                        

Sin duda, la contienda por la gubernatura de Puebla es una de las más cerradas en el país y eso de hacer cuentas alegres sólo muestra la desesperación de los candidatos por mover la balanza a su favor.

CÓMO ESTARÁ la cosa de peliaguda en San Martín Texmelucan que Benjamín García Noé, director de Desarrollo Urbano y suplente del presidente municipal con licencia, Rafael Ramírez Núñez, no aceptó el cargo. Adujo cuestiones de salud.

Dijo que “(…) no me es posible aceptar tan digno cargo, toda vez que la demanda física y laboral que conlleva el asumir la presidencia municipal de San Martín Texmelucan, traería consigo un detrimento a mi estado de salud”.

Ese municipio es, pues, un caos en el que no hay presidente municipal, en el que no hay policías de tiempo completo, en el que nadie quiere asumir la responsabilidad de gobernar a aquellos que los eligieron.

 

Te puede interesar